Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

PDVSA podría caer en default si no logra el canje de bonos

Pese a las tres prórrogas que concedió la petrolera y una leve mejora en las condiciones ofrecidas, hasta ahora los interesados no llega al 50% del total

PDVSA podría caer en default si no logra el canje de bonos

La compañía petrolera estatal venezolana amenazó con dejar de pagar sus deudas a menos que suficientes bonistas acepten un canje de bonos por u$s 5.300 millones antes de este final de semana, lo que recalca la pésima situación financiera que atraviesa el país, y podría presagiar una reestructuración mayor de la deuda del gobierno.


El anuncio de Petróleos de Venezuela (PDVSA) influyó ayer en los bonos de la compañía petrolera y del gobierno local, porque que los inversores temen que el gobierno finalmente llegue al fin de su capacidad de mantenerse al día con sus obligaciones financieras.


"Las apuestas son altas con no muchas opciones más que reducir las reservas de divisas y el cashflow cada vez más dependiente de los precios del petróleo", dijo Siobhan Morden, directora de estrategia de renta fija latinoamericana en Nomura.


Ayer, PDVSA volvió a prorrogar la fecha límite para que los inversores acepten canjear u$s 5.300 millones de bonos con vencimiento 2017 por deuda a más largo plazo, con lo que el grupo petrolero nacional espera ganar tiempo para que se recuperen las finanzas de Venezuela.


Sin embargo, a pesar de las tres prórrogas ya concedidas y una leve mejora en las condiciones, hasta ahora menos de la mitad de los bonistas aceptaron el intercambio, según PDVSA. Si fracasa la operación, la compañía tendrá problemas para el servicio de su deuda y podría verse obligada a hacer una reestructuración, señaló el grupo en una declaración.


"Si la oferta de canje no es exitosa, podría complicársele a la compañía el cumplimiento de los pagos programados de su actual deuda, lo que llevaría a la empresa a evaluar todas las alternativas", afirmó PDVSA en una declaración.


Ayer en una conferencia con inversores –en la que no participó Eulogio del Pino, presidente de la petrolera estatal y ministro de Petróleo de Venezuela–, Rafael Rodriguez, jefe de gabinete de del Pino, pidió a los inversores que participen del canje.


"Esperamos que los inversores apoyen a PDVSA de la misma manera que nosotros los venimos apoyando desde hace muchos años", dijo. "Es muy importante que este canje se financie de la mejor manera posible. Ha sido un proceso muy duro y complicado".


Los inversores miran con escepticismo el acuerdo, y prefieren la posibilidad de que les paguen a la par el año próximo en vez de aceptar las condiciones que les han presentado, que fueron endulzadas en septiembre.
Los bonistas de la deuda noviembre 2017 recibirán 1,22 veces su capital si aceptan el canje. Los bonistas abril 2017 recibirían 1,17 veces su capital. Los tenedores tienen hasta las 17:00 horas del 21 de octubre para presentar sus bonos, según la última oferta.


Consultado acerca de si la alternativa a un canje exitoso era un default, o si había opciones más allá de la cesación de pagos, Rodriguez dijo: "Las opciones son opciones, tenemos que considerar todo lo que haya sobre la mesa. Pero no tenemos [en mente] ninguna opción en particular. Todos tienen que juntarse y mirar al futuro. Tenemos buenas razones para creer que los inversores deberían seguir invirtiendo en el futuro de la compañía. Pero las opciones son opciones".


Morden dijo que la última prórroga y declaración de PDVSA "representa una táctica de negociación para alentar la participación". Se observó un renovado nerviosismo entre los inversores de bonos venezolanos, con el bono 2026 de PDVSA cayendo de 40,4 centavos de dólar a 39,28 centavos, para un rendimiento anual de 21,54% y el bono noviembre 2017 deslizándose de 86,44 centavos a 85,45 centavos de dólar, para un rendimiento de 45,2%.


Los bonos del gobierno de Venezuela también sufrieron ayer una liquidación por el temor a que los esfuerzos del gobierno por mantenerse al día en todas sus deudas finalmente fracasen. Si bien los bonos de PDVSA no tienen garantía soberana, su importancia como conducto central de exportaciones de petróleo venezolano sugiere que probablemente el país caribeño no le permita caer en cesación de pagos a menos que el gobierno mismo se quede sin dinero.


Ayer el precio de los bonos venezolanos con vencimiento 2022 se derrumbó a 57,25 centavos de dólar, comparado con los 70 centavos de principios de este mes, lo que colocó el rendimiento anual apenas por encima de 30%.


Los inversores que participaron de la videoconferencia se quejaron de la falta de información proporcionada. Rodriguez no quiso decir cuántos bonistas se habían adherido al canje, si bien afirmó que eran sustancialmente menos del 50% necesario.

Más notas de tu interés

Comentarios1
sebastian comyn
sebastian comyn 19/10/2016 07:17:55

Me gustaria saber quien tiene el coraje de poner sus ahorros en Venezuela.... ahhh los K y los argentinos los llaman buitres...