Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Organismos financieros se defienden de planes proteccionistas de Trump

Se dio a conocer un informe elaborado por el FMI, la OMC y el Banco Mundial a una semana del encuentro de ministros de Finanzas en Washington

Organismos financieros se defienden de planes proteccionistas de Trump

Los máximos responsables del Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y la Organización Mundial de Comercio montaron una extraña defensa conjunta de los beneficios del comercio mundial. Se trata de una respuesta a la creciente preocupación por los planes de Donald Trump para la economía mundial.

La aparición conjunta ayer en Berlín –que bajo la conducción de la canciller alemana Angela Merkel está surgiendo como la nueva capital del liberalismo del libre mercado global– constituye un intento de contraatacar lo que las instituciones temen que sea un deslizamiento hacia un mayor proteccionismo desde que Trump asumió como presidente.

La sólida defensa del multilateralismo llega una semana antes de que los ministros de Finanzas y presidentes de bancos centrales de todo el mundo se reúnan en Washington para la primera reunión bienal del FMI y el Banco Mundial desde que Trump ganó las elecciones en noviembre pasado.

Estados Unidos es el mayor accionista de ambas instituciones y se espera que los encuentros estén dominados por preguntas sobre los planes que tiene Trump para ellas. La OMC, donde EE.UU. tradicionalmente ha sido un importante miembro, tiene programada su propia cumbre bienal de ministros en Argentina a fines de este año.

Si bien evitó mencionar a EE.UU. o a Trump por su nombre, la directora general del FMI Christine Lagarde, el presidente del Banco Mundial Jim Yong Kim y el director general de la OMC Roberto Azevêdo se muestran cada vez más ruidosos al momento de defender lo que ellos y muchos economistas ven como generalizados beneficios del comercio. "La integración del comercio es una herramienta poderosa para elevar el crecimiento y mejorar los estándares de vida. Ha sido un motor de crecimiento y prosperidad global", dijo Lagarde ayer en un encuentro con altos ejecutivos de empresas en Berlín.

La defensa del comercio se produce mientras las tres instituciones le piden a los gobiernos hacer más para ayudar a quienes se ven desfavorecidos por la ola de cambios tecnológicos y automatización, y del impacto de la competencia internacional como resultado de la globalización.

El efecto sobre los trabajadores ha sido el foco de un debate cada vez más acalorado entre los economistas académicos. Los estudios realizados en los últimos años aseguraban que el mayor número de importaciones provenientes de China provocó la pérdida de empleos industriales en Estados Unidos. Pero esas conclusiones recibieron una serie de questionamientos en los últimos meses; los economistas ahora aseguran que en realidad la culpa la tienen en mayor medida la automatización y la competencia interna.

El surgimiento de Trump y la votación el año pasado a favor del Brexit también llevaron a poner el foco en cómo hacer más por ayudar a los desfavorecidos por el cambio económico. Muchos de ellos votaron a Trump y a favor de la salida de Gran Bretaña de la UE.

En el informe conjunto preparado por el FMI, OMC y el Banco Mundial, las tres instituciones pidieron a los gobiernos desplegar todo tipo de iniciativas desde programas de educación y de vivienda hasta mejores seguros de desempleo para ayudar a la gente desplazada por el cambio económico.

También promocionan los beneficios del comercio –que desde 1960 hasta vísperas de la crisis financiera global en 2007 creció a una tasa promedio real cercana a 6% anual para luego desacelerarse abruptamente– de la OMC y de un sistema multilateral que ha ayudado a evitar guerras comerciales.

En un reproche a la administración Trump, que aseguró que tomará con más escepticismo la visión de la OMC y sus fallos, el informe también solicita a los gobiernos defender a la institución y su sistema de resolución de disputas. "Sigue siendo vital el sólido sistema de comercio mundial centrado en la OMC", aseguran los autores. "Sostener el sistema de resolución de disputas es más importante que nunca", concluye.