U$D

JUEVES 13/12/2018
Dólar Banco Nación
/
Merval

Ola de votos a favor de los populistas alarma a titanes financieros en Davos

En los principales países de Occidente, el porcentaje de votos obtenidos por candidatos populistas anti-establishment creció de 7% en 2010 a 35% el año pasado

Ola de votos a favor de los populistas alarma a titanes financieros en Davos

El hedge fund Bridgewater, valuado en u$s 160.000 millones, el año pasado produjo un gráfico de la política moderna que resultó alarmante por al menos dos razones.

La primera fue que los cálculos numéricos revelaron que la proporción de votos obtenidos por candidatos populistas contrarios a las clases dirigentes de Occidente como el presidente de Estados Unidos Donald Trump, la francesa Marine Le Pen y Jeremy Corbyn, el líder del Partido Laborista del Reino Unido se disparó del 7% en 2010 al 35% en 2017.

La segunda razón fue que el gráfico muestra que la única vez que se produjo un aumento de esta magnitud en tiempos recientes fue en la década de 1930, cuando otra crisis financiera condujo al populismo. En esa oportunidad, la oscilación presagió el avance del nacionalismo y condujo a la guerra. La pregunta es si se podría repetir la historia.

La élite global cada vez le tiene más miedo a eso. El miércoles pasado, el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) publicó su encuesta anual sobre de las principales preocupaciones de sus miembros.

Los riesgos económicos y financieros solían ocupar un lugar preponderante en la mente de los delegados. A comienzos de esta década, por ejemplo, problemas como las crisis en la industria bancaria, el aumento de la deuda y el lento crecimiento económico encabezaban los ránkings.

Sin embargo, en 2018 esos riesgos financieros ya no aparecen, o definitivamente no se ubican cerca de las primeras posiciones.

Por el contrario, los ejecutivos de las empresas, los titanes financieros y los analistas políticos están preocupados por problemas que los economistas y expertos en cuestiones financieras no pueden resolver, o ni siquiera modificar.

Los miembros del Foro Económico Mundial temen que la desigualdad esté provocando las peligrosas grietas sociales y el populismo que revela el gráfico elaborado por Bridgewater. Ellos están profundamente preocupados por los "hechos climáticos extremos", por los "desastres naturales" y por el "fracaso de las medidas implementadas para mitigar el cambio climático".

Sin embargo, la otra amenaza citada apenas aparecía hace unos años: la guerra. El mayor peligro percibido de 2018, en términos de impacto, es que alguien use armas de destrucción masiva. También existe una creciente preocupación sobre su sustituto digital: los ciberataques.

Casi todos los miembros (el 93%) del Foro Económico Mundial piensan que los conflictos políticos y económicos entre países aumentarán este año; el 79% cree que existe un creciente peligro de que surjan conflictos militares; y el 78% anticipa que los países grandes se verán inmersos en batallas regionales. Como era de esperarse, esto deja a dos tercios de los delegados del Foro Económico Mundial sumidos en la triste conclusión de que el mundo será más peligroso en 2018 que el año pasado.

Es completamente posible que esta percepción sea incorrecta. Una broma que se escucha desde hace tiempo sobre el Foro Económico Mundial, la cual sin duda saldrá a relucir nuevamente durante la cumbre de esta semana, es que los inversores deberían tratar el debate de Davos como un "indicador de lo contrario", ya que normalmente tienden a equivocarse con respecto a los temas importantes del momento.

Si bien los gráficos como el elaborado por Bridgewater son fascinantes, la década de 1930 no es la única década que los inversores deberían estudiar. A fines del siglo XIX (antes de que se pudieran compilar los datos electorales), Estados Unidos también atravesó una crisis financiera que generó populismo; aunque en esa oportunidad no condujo a la guerra.

Aunque la encuesta del Foro Económico Mundial es rudimentaria, sí refleja un consenso, ya arraigado, sobre el surgimiento de más conflictos.

En Washington existe una nube de especulación en torno a que Trump está considerando tomar acciones unilaterales en contra de Corea del Norte, incluso al mismo tiempo que Arabia Saudita está empujando a Estados Unidos hacia una guerra con Irán, y que crece la tensión entre China y Norteamérica.

Esta semana, Trump viaja a Davos y no cabe duda de que tratará de brindar algunas "ofrendas de paz". Sin embargo, el mandatario se enfrentará a un profundo escepticismo: una encuesta de Gallup publicada el jueves pasado muestra que la confianza en el liderazgo estadounidense se ha derrumbado en todo el mundo durante el último año. Las fracturas abundan.

Incluso si Davos a veces puede operar como una cámara de eco, la encuesta del Foro Económico Mundial debería dar que pensar a los inversores, particularmente cuando consideren el altísimo nivel de los precios de los activos en los mercados occidentales, a pesar de los bajos niveles de volatilidad. También debería alentar el debate entre los comités de inversión y los ejecutivos sobre si pueden crear coberturas para lidiar con este mundo profundamente fracturado y potencialmente peligroso.

Tradicionalmente, la respuesta ha sido que "no". Los inversores no son muy efectivos cuando se trata de prepararse para enfrentar acontecimientos muy poco probables pero potencialmente dañinos; la guerra no es un peligro ambiental que se pueda modelar. Pero es probable que 2018 sea un año en el que la industria financiera se esfuerce por ofrecer una plétora coberturas para el apocalipsis; de hecho, el argumento de venta comenzará indudablemente en Davos esta semana.

Deberíamos esperar, y rezar, que la discusión de estas posibilidades ayude a la élite global a enfocar sus mentes de manera tal que, por lo menos, retrase el inminente apocalipsis.

Mientras tanto, hay que mantenerse al tanto de aquello que no cause preocupación en Davos este año: como ese molesto asunto de las finanzas globales, particularmente en lugares como China.

Comentarios2
Hernan Migliori
Hernan Migliori 23/01/2018 10:09:42

Si la elite global, los bancos, Merkel, Macron, Trudeau, o personajes mas insignificantes como Macri, que son en definitiva los titeres de Soros, tienen miedo, ya es un buen comienzo.

Hernan Migliori
Hernan Migliori 23/01/2018 10:09:31

Si la elite global, los bancos, Merkel, Macron, Trudeau, o personajes mas insignificantes como Macri, que son en definitiva los titeres de Soros, tienen miedo, ya es un buen comienzo.

Más notas de tu interés