Obligan a Google a cambiar sus prácticas ilegales con Android

La Unión Europea multó a Google con una cifra récord de 4.300 millones de euros por imponer términos anticompetitivos a las compañías que usan el sistema operativo móvil Android. Es la segunda vez que Bruselas sanciona al grupo tecnológico estadounidense por abusar de su posición dominante en el mercado.

Más allá del costo financiero, la decisión de la Comisión Europea tiene implicancias significativas para las operaciones de Google porque la compañía ahora tendrá que hacer cambios en una de las plataformas digitales más importantes de la era de los smartphones.

¿Por qué es un fallo significativo para Google?

Desde su lanzamiento en 2007, Android ayudó a Google a conservar su supremacía mientras los consumidores se mudaban de la computadora de escritorio a los dispositivos móviles. Actualmente, más de la mitad del tráfico mundial por Internet se da a través de aparatos móviles, 80% de los cuales corren con Android, lo que le brinda a Google una vidriera para sus servicios y aplicaciones móviles.

Google provee Android y lo mantiene actualizado de manera gratuita, cubre sus costos con ingresos provenientes de individuos que usan sus servicios. Entrega las licencias para la versión oficial del Android si los fabricantes de los dispositivos cumplen con determinadas normas.

Ahora con la sanción de la UE, Google debería revisar los términos del servicio que hicieron viable su modelo, especialmente la distribución garantizada de productos Google. Con esos cambios, Google tendría menos control, lo que podría originar oportunidades para sus rivales.

¿Cómo respondió Google?

Google rechaza la decisión de la comisión basado en tres principales argumentos. Asegura que la negativa de los investigadores europeos de aceptar que Android compite con el sistema iOS de Apple es maltinterpretar el mercado.

La compañía también sostiene que la comisión no reconoce lo fácil que es para los usuarios hacer el cambio. Incluso si las apps están preinstaladas, según Google, los consumidores pueden fácilmente quitar los productos Google y descargar otros. Y cree que la comisión subestima la importancia de las normas que deben cumplir los desarrolladores y usuarios. Los desarrolladores de apps dependen de un cierto grado de consistencia para distribuir productos. En otras palabras, un Android más abierto podría deteriorar la experiencia de los usuarios.

¿Qué fue lo que disparó la investigación?

Microsoft, Oracle y Nokia son algunas de las 14 compañías que se quejaron ante la UE en abril de 2013, reclamando que Google sostenía injustamente Android y sus servicios móviles ofreciendo licencias a bajo precio y acuerdos de exclusividad.

Bruselas inició otras dos investigaciones. La primera, que concluyó el año pasado, resultó en una multa de 2.400 millones de euros contra Google por favorecer ilegalmente su servicio de compras por sobre los de sus rivales. Google apeló la decisión. La segunda se relaciona con cómo la compañía impidió que sitiosweb que usan su barra de búsquedas y avisos también muestren publicidad de la competencia.

¿Qué pasará ahora?

Google pagará la multa y tiene 90 días para decidir cómo modificará sus contratos de Android para quitar las cláusulas ilegales. La comisión finalmente revisará si la solución de la compañía cumple con lo que pide su fallo.

Si los cambios no son suficientes, la controlante de Google, Alphabet, podría tener que abonar otra multa de hasta 5% de su facturación diaria. Se espera que Google apele la decisión ante los tribunales.

Tags relacionados