Domingo  16 de Febrero de 2020

Nuevo escenario en Brasil con inflación y tasas de interés bajas

El recorte que hizo el banco central días atrás colocó al país en un escenario nuevo y desconocido, que tiene implicancias en todos los rincones de la economía del gigante sudamericano.

Nuevo escenario en Brasil con inflación y tasas de interés bajas

El 6 de febrero, el Banco Central de Brasil bajó su tasa de interés de referencia a 4,25%. Llevó la tasa, conocida como Selic, a un piso histórico después de 15 recortes aplicados desde octubre de 2016, cuando la tasa era de 14,25%.

Los retoques se realizaron durante un período de agitación económica y revolución política. Comenzaron poco después del juicio político a una presidenta de extrema izquierda y terminaron a un año de la presidencia de su archienemigo de extrema derecha.

En un segundo plano, durante dos ciclos expansivos, el banco central llevaba a cabo una revolución más silenciosa. El recorte de comienzos de mes, que probablemente sea el último por ahora, colocó a Brasil en el umbral de un mundo nuevo y desconocido con inflación y tasas de interés bajas que tiene implicancias en todos los rincones de la economía. La revolución no está consolidada pero ya tiene impacto.

Las tasas de interés reales cayeron a cerca de cero. Ya estuvieron en este nivel antes, en 2013. Sin embargo, en aquel entonces el banco central bajó las tasas presionado por el gobierno izquierdista de la presidenta Dilma Rousseff (que luego atravesó un juicio político). Enseguida fue forzado a dar un giro de 180º. Esta vez, las expectativas de inflación parecen estar bien ancladas, al menos por ahora.

La inflación baja y las tasas bajas son excelentes para la economía pero menos atractivas para los ahorristas, que están acostumbrados a ganar intereses similares a los que ofrece la tasa a un día. A principios de la década de los 2000, los retornos anuales reales eran de dos dígitos. Los ahorristas conseguían un rendimiento de un dígito alto hace sólo tres años. En enero, los retornos reales casi se evaporaron.

ACTIVOS DE RIESGO

Las acciones brasileñas registran alzas desde fines de 2015, en cuanto los inversores empezaron a creer que Rousseff se dirigía hacia la salida.

Los precios de las acciones se vieron impulsados por los inversores locales, en parte porque creen en la historia de crecimiento de Brasil más que los extranjeros, pero también porque no conseguían retornos fáciles en otras lugares.

La participación de los inversores minoristas en las negociaciones de la bolsa de valores de San Pablo, el B3, subió de 14% a 19% en los últimos cinco años, mientras que en el caso de los inversores institucionales locales aumentó de 27% a 33%, según datos de la bolsa. La porción de inversores extranjeros cayó de 53% a 43% en el mismo período.

El cambio de comportamiento entre los inversores es más evidente en el sector de fondos de inversión, que creció desde el fin del período de inflación galopante a mediados de los '90. Pero últimamente tomó una nueva dirección.

Los fondos de renta fija, que fue la clase dominante durante décadas, se estancaron durante los últimos dos años. Los denominados fondos de renta variable -que invierten en acciones, bienes raíces, capital privado, tipos de cambio y otros activos de riesgo- y los fondos multimercados -que invierten en activos de renta fija y variable- crecieron con gran rapidez: ahora tienen más del 40% de los activos bajo administración, según Anbima, la asociación de mercados de capitales. Los activos bajo administración crecieron 54% a 496.000 millones de reales (u$s 115.000 millones).

FINANCIAMIENTO A EMPRESAS

Pero los inversores no sólo apuestan a las acciones. El primer paso para muchos fue en otras formas de renta fija que conllevan más riesgo. Eso abrió nuevas fuentes de financiación para las compañías.

Las empresas aprovecharon la oportunidad. La suma de obligaciones negociables y títulos valores similares vigentes se duplicó en los últimos cuatro años y sólo en 2019 aumentó 35%, según el banco central.

Para muchas compañías brasileñas, éste es realmente un mundo nuevo. La mayoría careció de crédito durante décadas. La financiación que ofrece el sector bancario es extremadamente cara y sólo unas pocas afortunadas fueron seleccionadas para recibir préstamos baratos del BNDES, el banco de desarrollo nacional.

Ahora, muchos grupos pueden emitir deuda en los mercados locales a tasa de interés de un dígito. Muchas empresas grandes retiraron bonos internacionales y los reemplazaron por locales, una propuesta antes impensable.

Pero los inversores minoristas inexpertos están comprando bonos de emisores novatos con poca idea de los riesgos que implica. Por ejemplo, el bono por 1000 millones de reales que emitió Rodovias do Tietê, una operadora de autopistas, fue liderado por la división de banca de inversión de XP Investimentos, grupo de servicios financieros cuya unidad de gestión de fondos luego vendió los bonos a inversores minoristas. En noviembre, Rodovias do Tietê cayó en cesación de pagos dejando a 15.000 bonistas con pérdidas del 100% de su inversión.

LA ECONOMÍA REAL

Si bien quizás a los ahorristas no les guste, las tasas de interés bajas prometen abrir áreas de la actividad económica que estuvieron sofocadas durante décadas. Los préstamos hipotecarios, por ejemplo, son equivalentes a menos del 10% del PBI de Brasil, comparado con cerca de 50% en EE.UU.

Eso está cambiando. El crédito inmobiliario ya creció fuertemente este siglo, antes de que la brutal recesión de 2015-16 lo frenara. Ahora está nuevamente en alza y llegará a nuevos máximos este año, según la ABECIP, una asociación de préstamos inmobiliarios. Y lo verdaderamente crucial es que el crecimiento está siendo financiado por cuentas de ahorro y nuevos tipos de títulos valores.

Brasil hizo avances en el control de su inmenso sector público, pero todavía queda mucho por hacer. Desde 2016, el gobierno reduce lo que puede de su gasto discrecional. Gran parte del resto está protegido por la Constitución. Cambiar eso requiere mayorías de tres quintas partes en ambas cámaras.

Se aprobó la crucial reforma previsional, que dio un gran impulso a la confianza. Pero otras reformas avanzan lento. Cualquier revés socavaría la confianza en la recuperación aún anémica de Brasil.

La revolución en los mercados de capitales brasileños todavía no llegó a otras partes del sistema financiero.

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,381760,750065,7500
DÓLAR BLUE0,000083,000084,0000
DÓLAR CDO C/LIQ0,5428-86,9583
EURO0,278070,966171,0075
REAL0,224612,352812,3602
BITCOIN1,11186.471,41006.479,0100
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS-5,531927,7500
C.MONEY PRIV 1RA 1D-24,00009,5000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-22,222210,5000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000027,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)-0,9709102,00103,00
CUPÓN PBI EN PESOS0,00001,541,54
DISC USD NY1,375251,6050,90
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL1,354024.058,6000
BOVESPA-2,170074.639,4800
DOW JONES-1,840022.327,4800
S&P 500 INDEX-1,60132.626,6500
NASDAQ-0,95007.774,1510
FTSE 1001,10007.273,4700
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO0,3684325,3656324,1714
TRIGO CHICAGO-0,3073208,6124209,2554
MAIZ CHICAGO0,1465134,5418134,3450
SOJA ROSARIO0,00000,00000,0000
PETROLEO BRENT-0,219722,710022,7600
PETROLEO WTI0,398220,170020,0900
ORO-2,76821.577,10001.622,0000
Revista Infotechnology