Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Nuevo CEO de Petrobras prohibe puestos políticos

Nuevo CEO de Petrobras prohibe puestos políticos

El nuevo CEO de Petrobras, la compañía petrolera brasileña en el centro del escándalo de corrupción más grande del país, prometió terminar con los nombramientos políticos para cubrir puestos gerenciales en el grupo.

Pedro Parente –ex CEO del grupo de agronegocios Bunge– fue confirmado por el gobierno la semana pasada como máximo responsable de Petrobras, lo que se considera otra medida pro negocios tomada por el presidente interino Michel Temer.

"Michel Temer dio una orientación bien clara. . . No habrá designaciones políticas en Petrobras", dijo Parente a los periodistas después de asumir como CEO. "Esto facilitó enormemente mi decisión [de aceptar la oferta del puesto].

La designación del experimentado empresario, que se desempeñó en numerosas funciones públicas y ministeriales en otros gobiernos, le sigue al nombramiento de otras figuras probadas por el mercado para formar parte del equipo económico de Temer.

El presidente interino, que llegó al poder tras la reciente suspensión de la presidenta de izquierda Dilma Rousseff por un proceso de impeachment, prometió un gobierno más cercano a los inversores para reanimar la debilitada economía de Brasil.

Muchos atribuyen el escándalo en Petrobras –donde e ejecutivos conspiraron con políticos y contratistas para que la compañía pague coimas por miles de millones de dólares– a la práctica de la ex coalición gobernante de nombrar políticos en el grupo.

A esas personas designadas tenían la tarea de desviar fondos de la compañía para beneficiar a sus líderes políticos.

Según la investigación del caso Petrobras, los miembros del PMDB estuvieron íntimamente involucrados en esa práctica como ex aliados de la coalición del partido gobernante de Rousseff, el PT.

Parente reemplazará en Petrobras a quien había sido elegido personalmente por Rousseff, Aldemir Bendine, el ex CEO del Banco do Brazil, el banco estatal más grande del país. Fue designado para estabilizar la compañía, que casi entra en quiebra técnica después de que el escándalo la obligó a demorar la publicación de sus cuentas de 2014.

El desafío de Parente será reducir la deuda bruta de la empresa, que en u$s 126.300 millones) a fines de marzo se cree que es la más elevada de una petrolera en todo el mundo.

La acumulación de esa enorme deuda se produjo a raíz del intento de Petrobras de aplicar un inmenso programa de inversión de capital pese a que el plan de corrupción estaba debilitando la calidad de esta inversión y el gobierno contenía los precios del combustible para controlar la inflación.

Los requisitos del gobierno para que Petrobras usara equipos locales costosos en sus inversiones y para ser el único operador de los gigantes yacimientos offshore socavaron aún más su estado de resultados. La drástica caída del precio del crudo fue la gota que colmó el vaso, según los analistas.

Según Moody’s Investors Service, la compañía tiene suficiente liquidez para este año. Pero si si se concretan las ventas de activos, podría necesitar recapitalización del gobierno equivalente a 2% del PBI brasileño.