Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

No hay temor de una ola de default tras la caída de las commodities

Ninguno de los 26 grandes exportadores de materias primas ha dejado de pagar sus deudas. Sólo Venezuela tiene probabilidades mayores al 10% de hacerlo

Los países mineros están entre los más afectados por la caída del precio de las materias primas

Los países mineros están entre los más afectados por la caída del precio de las materias primas

El precio de las materias primas no conducirá a una oleada de defaults soberanos al estilo década de los ochenta, pese a los obstáculos que están bloqueando las reformas fiscales necesarias en muchos países exportadores, según un análisis de Oxford Economics.

Sin embargo, es probable que haya otra serie de rebajas de notas soberanas –las agencias evaluadoras todavía están colocando calificaciones superiores a los exportadores – y unos pocos países mas podrían verse obligados a pedir ayuda al Fondo Monetario Internacional (FMI).

Oxford Economics identificó 28 cesaciones de pago soberanas anunciadas por 17 países del mercado emergente inmediatamente después del derrumbe de los commodities en la década de los ochenta, habiendo Brasil, Argentina, Chile, Perú, Venezuela, Ecuador e Irán caído en default dos veces.

Esta vez hasta ahora, ninguno de los 26 grandes exportadores de materias primas identificados por Oxford ha dejado de pagar sus deudas soberanas, y cree que sólo Venezuela tiene probabilidades mayores al 10% de hacerlo.

Además, sólo Ghana y Ruanda están en programas del FMI. Si bien Angola –que pidió un rescate de hasta u$s 15.000 millones al fondo– probablemente también lo esté, según Oxford Ecuador y Zambia son los únicos otros exportadores de commodities con más de 25% de chances de unirse a esos países este año.
"Cuando los estudió por primera vez, pensé que todos irían a hacer fila en la puerta del FMI", contó Gabriel Sterne, director de investigación global macro en Oxford.

Él atribuye esta resiliencia a dos factores vinculados entre sí. Primero, hay una ausencia de "precipicios en la financiación de deuda". En los ochenta, las tasas de interés de Estados Unidos subieron a 15%, lo que hizo trepar los rendimientos de la deuda nominada en dólares. En esta oportunidad, los costos de endeudamiento se mantuvieron más manejables.

Segundo, es menos probable que los Estados del mercado emergente se endeuden en dólares, por el contrario están emitiendo bonos en sus monedas locales. Eso significa que los costos del servicio de la deuda no suben si sus monedas se deprecian contra el dólar, y también disminuye el incentivo para que los países deudores caigan en cesación de pagos o reprogramen su deuda en dólares como forma de mejorar su situación financiera.
"No hay problemas de financiación y ese es un gran cambio", dijo Sterne. "Al fin y al cabo lo que importa es la liquidez, es por eso que uno cae en default. No es porque el stock de deuda sigue creciendo".

Pese a eso, Sterne todavía cree que hay problemas en el horizonte. En vez de una ola de defaults, imagina un proceso de ajuste que implicará un "largo y duro trabajo", debido a que el crecimiento económico está siendo más débil que en la década de los ochenta.

Además, los análisis de Oxford sugieren que cerca de una tercera parte de los 26 países –especialmente Venezuela, Irak, Mongolia, Angola, Zambia, Nigeria, Gabon, Argelia y Azerbaiján– deben modificar sus estructuras fiscales para depender menos de las materias primas y equilibrar sus finanzas públicas.
En cada uno de estos países la energía y los minerales representa al menos tres cuartas partes de las exportaciones de mercaderías, y los estados son considerados de alto riesgo, en base a la combinación de deuda pública, equilibrio fiscal, cuenta corriente y reservas de divisas, todo medido con respecto al PBI y al PBI per cápita.

En muchos países, el proceso de ajuste necesario enfrenta significativos obstáculos, asegura Oxford.
Sterne asegura que si bien el rebote de los precios de los commodities es "extremadamente beneficioso" en el corto plazo, no elimina la necesidad de ajustes fiscales, que muchos países todavía se muestran "reacios a aplicarlos". Asimismo, es poco probable evitar que las naciones exportadoras sufran más rebajas de sus calificaciones crediticias, agregó.

El análisis de Oxford sugiere que los exportadores de materias primas normalmente reciben notas dos escalones superiores a las de otros mercados emergentes con los mismos rendimientos de bonos soberanos, lo que sugiere que las "agencias evaluadoras de crédito están demasiado optimismo en relación a los mercados".

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar