Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Negocios del magnate complican su llegada a la Casa Blanca

Acusan al mandatario electo de pedir al presidente argentino Mauricio Macri que apruebe su proyecto para una Trump Tower por u$s 100 millones en Buenos Aires

Negocios del magnate complican su llegada a la Casa Blanca

La transición de Donald Trump al poder está siendo muy cuestionada por los potenciales conflictos de intereses vinculados a sus negocios internacionales. Simultáneamente crece la mirada sobre las operaciones del presidente electo en Argentina, Arabia Saudita y el Reino Unido.

En Argentina, un proyecto para construir una Trump Tower de 35 pisos en Buenos Aires parece estar a punto de despegar después de haber estado detenido durante el anterior gobierno del país.

En Arabia Saudita, Trump registró ocho empresas nuevas en agosto de este año, según revelaciones de la Comisión Electoral Federal informadas por el Washington Post.
Y en la primera reunión posterior a la elección con un político extranjero, Trump le dijo a Nigel Farage que se oponía a los parques eólicos offshore en Gran Bretaña porque arruinaban la vista desde una de sus canchas de golf en Escocia, según un amigo del líder interino del Partido de la Independencia del Reino Unido (Ukip).

A sólo seis semanas de asumir la presidencia, Trump se encuentra en una situación sin precedentes en la historia presidencial norteamericana, con intereses comerciales repartidos entre más de una docena de países y aún no anunció un plan sobre cómo lidiará con los conflictos de intereses que se perciben.

En Twitter, Trump defendió sus negocios fuera del país. "Antes de la elección se sabía bien que tengo propiedades en todo el mundo. ¡Sólo los medios corruptos hacen de esto un tema importante!", escribió el lunes.

Es una diferencia drástica en comparación con hace diez meses cuando Trump anunció que apartaría sus intereses comerciales si accedía a la Casa Blanca. Sin embargo, ahora no está claro cómo pretende mantener una distancia prudente de sus activos via un fideicomiso ciego, y si serán administrados por sus hijos, que forman parte de su equipo de transición.

Más urgentes son las dudas sobre cómo Trump evitará que los gobiernos extranjeros usen sus negocios internacionales como influencia contra su administración o para ganarse un favor.
El domingo un programa de televisión argentino informó que Trump había pedido al presidente de argentina Mauricio Macri que apruebe su proyecto para una Trump Tower por u$s 100 millones en Buenos Aires, cuando Macri lo llamó el 14 de noviembre para felicitarlo por su triunfo electoral.

YY Development Group, la compañía argentina de bienes raíces a cargo del proyecto, negó rotundamente el informe. Y el vocero de Macri Ivan Pavlovsky insistió en que los intereses comerciales argentinos de Trump no se habían mencionado "en ningún momento" durante la conversación telefónica entre Trump y Macri.

Sin embargo, hay dudas sobre la aparición del acuerdo si es aprobado por la Ciudad de Buenos Aires, cuyo gobernador es colaborador cercano de Macri.
 

Trump mencionó otra preocupación comercial, su oposición a los parques eólicos, durante un encuentro con Farage cuando el líder de Ukip fue a visitar al presidente electo a la Trump Tower de Manhattan la semana pasada, dijo Andy Wigmore, especialista en medios que estuvo presente en la reunión. El presidente electo "volvía y volvía" al tema de los parques eólicos y pidió a Farage y a él mismo hacer campaña en contra de ellos", contó Wigmore.

Mientras tanto, surgen más dudas sobre el legado de los negocios de Trump en todo el Golfo. Allí, el audaz estilo de la marca Trump encaja bien con la ostentosa Dubai, un lugar que su hija Ivanka describió como "primera prioridad" para Trump International en una entrevista que le hizo una revista el año pasado. "Estamos analizando múltiples oportunidades en Abu Dhabi, Qatar, Arabia Saudita, por lo que es en esos cuatro lugares donde tenemos el mayor interés", dijo ella.
El grupo Trump se está asociando con Damac Properties de Dubai para operar el Trump International Golf Club, que se inaugurará el año próximo cuando esté listo el clubhouse.