Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Nada cambiará si Trump impulsa la producción de crudo en EE.UU.

El anuncio de eliminación de las restricciones a la explotación de hidrocarburos no modificará en gran medida la realidad del mercado petrolero

Nada cambiará si Trump impulsa la producción de crudo en EE.UU.

Donald Trump el lunes a la noche en un video describió los planes para sus primeros 100 días como presidente de Estados Unidos. "En energía, cancelaremos las restricciones a la producción de energía norteamericana", dijo.

El presidente electo planea abrir más tierras y aguas federales a concesiones de petróleo y gas, modificar los permisos para nuevos proyectos energéticos y rescindir acciones ejecutivas del presidente Barack Obama. La desregulación es el corazón de su promesa de lograr que EE.UU. sea "independiente en cuanto a la energía", un vaga idea invocada desde los años setenta.
Por lo tanto, ¿el mercado de petróleo debería esperar un impacto a partir del nuevo crudo estadounidense? No en el corto plazo y por cuatro razones: los precios del petróleo, el dólar y las tasas de interés, el limitado impacto de las actuales regulaciones y el cambio de las relaciones norteamericanas con los exportadores de crudo como Rusia e Irán.

West Texas Intermediate subía 0,8% a u$s 48,65 el barril ayer a la mañana. El precio, 80% arriba desde las profundidades del invierno boreal, todavía es demasiado bajo para que muchos productores generen ganancias. La producción de crudo estadounidense disminuyó en cerca de 1 millón de barriles diarios desde su pico de abril de 2015 de 9,6 millones b/d después de que los perforadores respondieron a la caída de los precios deteniendo la actividad de las plataformas.
Michael Cohen, analista en petróleo de Barclays, comentó: "Si bien el menú de opciones se va a ampliar, al fin del día los precios van a impulsar el desarrollo. De ser así, a menos que lleguemos a u$s 80 será difícil ver que el año próximo cambie el panorama de la oferta."

El dólar subió desde la victoria electoral de Trump. A fin de cuentas, un dólar más sólido tiende a agobiar el precio del petróleo –que se vende en dólares– y frenar la perforación.
Las tasas de interés también han trepado. Si bien esto podría reflejar que se espera inflación –que en general es positivo para los precios de las materias primas–, podría elevar el costo del financiamiento para los productores ya perjudicados por el derrumbe del petróleo.

"Si la disponibilidad de crédito disminuye y las tasas de interés empiezan a subir, será menor la capacidad de los productores de invertir y elevar la producción local; y los pagos de deuda a tasas altísimas afectará el resultado de sus balances", según la consultora Energy Aspects.
Permitir más perforaciones en tierras federales probablemente no mueva la aguja de la oferta, sostienen los analistas. Eso se debe a que los estados que están apuntalando el boom del shale oil tienen pocas de esas tierras.

La administración Obama restringió la perforaciones offshore, dejando los mares árticos fuera de la lista cuando armó el cronograma de los próximos cinco años de ventas de concesiones petrolíferas el viernes pasado. La delegación parlamentaria de Alaska criticó el plan, describiéndolo como un regalo para los ambientalistas.

Sin embargo, la exploración petrolera en el Ártico norteamericano ya se había detenido después del derrumbe de los precios del crudo y Royal Dutch Shell no encontró reservas significativas en un pozo perforado en 2015.

Kevin Book, director general de la consultora ClearView Energy Partners, señaló: "El mercado va a controlar la canilla mucho más que la administración Trump, al menos en el corto plazo. Liberalizar la producción en tierras federales no va a producir mucha oferta adicional. Y liberalizar la producción offshore podría producir mucha oferta adicional, pero no por muchos años".

Una administración Trump podría tratar de anular normas como la que limita las emisiones de metano provenientes de establecimientos nuevos de petróleo y gas natural. La semana pasada, el departamento del interior emitió una regulación para que se reduzca la quema de gas de escape en tierras federales.

Sin embargo, para el gobierno Trump eliminar esas normas "no será fácil" según Mark Brownstein del Environmental Defense Fund.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar