Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

México recurre al encanto para defenderse de Trump

México recurre al encanto para defenderse de Trump

Harto de ser criticado por Donald Trump, México planea una ofensiva a puro carisma político en EE.UU. para dejar en claro cómo es la relación bilateral que mueve u$s 1 millón por minuto en comercio transfronterizo y millones de puestos de trabajo.


En lugar de contraatacar al hombre que ha prometido construir un "gran muro" entre los socios comerciales, el gobierno busca capacitar a los jefes de las campañas electorales y a los medios de comunicación para "contrarrestar la desinformación" que hay sobre México en Estados Unidos, contó Francisco Guzmán, jefe de gabinete del presidente Enrique Peña Nieto.


"La relación no es una amenaza, sino una oportunidad. La región de América del Norte es la más competitiva del mundo. Esa relación es mucho más inteligente que una muralla, la cual, lejos de impulsar el comercio, lo limitaría", señaló Guzmán, refiriéndose a la propuesta de Trump de levantar barricadas en la frontera de 3.200 kilómetros.


Los funcionarios y diplomáticos están preocupados pero, hasta hace poco tiempo, se han mordido la lengua y no se pronunciaron sobre las promesas del principal candidato republicano de deportar a 11 millones de inmigrantes ilegales, cobrarle a México el muro y evitar que las compañías muden la producción industrial – ya sea desde los autos Ford hasta las galletitas Oreo – hacia fábricas más baratas al sur de la frontera.

Dos ex presidentes de México, Vicente Fox y Felipe Calderón, advierten que Trump es un demagogo peligroso. Alejandro Hope, editor de la sección seguridad de El Daily Post, afirma que ‘la relación de seguridad entre EE.UU. y México sufriría un retroceso de 20 años‘ si Trump llega a la presidencia, pues la frontera reforzada produciría un violento conflicto en México por las rutas de la droga.


El país azteca también teme que si Trump es presidente, se congestione la frontera terrestre más transitada del mundo para todo, desde el comercio hasta el turismo médico que se dirige a Tijuana en busca de cirugías estéticas de abdomen baratas. Se estima que México es el país donde viven más estadounidenses fuera de EE.UU., y con sus playas exóticas, el peso más barato, muy buena comida, y cerveza y tequila en abundancia, es el principal destino vacacional internacional de los estadounidenses.


Las frías relaciones entre México y Estados Unidos más una frontera fortificada no sólo sería negativo para los amantes del sol o del guacamole –la mayoría de las paltas que hay en Norteamérica son mexicanas– y para el pan Sara Lee, propiedad de la marca mexicana Bimbo. Para las grandes compañías como Citi, General Electric, American Express y Procter & Gamble, México es un mercado emblemático. Sin embargo, Trump se opone a que Norteamérica tenga un déficit comercial con México, que el año pasado fue de u$s 53.400 millones, según la Oficina del Censo estadounidense.


Pero los temores de que el NAFTA provocaría la pérdida de puestos de trabajo norteamericanos demostraron ser infundados: existen alrededor de 6 millones de empleos en Estados Unidos que se deben al comercio con México, que se ha sextuplicado desde que comenzó el acuerdo de libre comercio en 1994 hasta alcanzar más de medio billón de dólares por año, o más de u$s 1000 millones por día.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar