Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Mercado de transgénicos sufre su primera caída

El CEO de Bayer Werner Baumann prometió crear un "líder global en agricultura" cuando en septiembre anunció la adquisición de Monsanto.
El éxito del acuerdo por u$s 66.000 millones dependerá significativamente de la constante expansión del mercado de semillas transgénicas, que Monsanto lidera desde que se plantaron los primeros cultivos transgénicos comerciales en 1996.
Sin embargo, la siembra global de cultivos genéticamente modificados cayó levemente en 2015, después de dos décadas de crecimiento rápido, y hay pocas señales de un repunte en el futuro cercano. Los mercados de los cultivos que hasta ahora encabezan la expansión de los transgénicos –maíz, soja, algodón y canola– están mayormente saturados en los países que acogen en términos políticos y agrícolas a los transgénicos.
Según el Servicio Internacional para la Adquisición de Aplicaciones Agrobiotecnológicas (SIAAA), que hace un estudio anual de los cultivos biotecnológicos, la superficie total plantada cayó de 181,5 millones de hectáreas en 2014 a 179,7 millones el año pasado. Randy Hautea, coordinador global de SIAAA, señaló que la pequeña reducción –la primera en la historia– refleja los bajos precios de los commodities y no un rechazo a la tecnología por parte de los productores agrícolas. "Esperamos que aumente cuando mejoren los precios de los cultivos", explicó.
La consultora en agroquímicos y biotecnología Phillips McDouglas sostiene que se vendieron semillas por un valor de u$s 37.200 millones en 2015, de los cuales u$s 19,8 millones eran transgénicas. El mercado total se contrajo 8% desde 2014, mientras que el segmento de transgénicos se redujo 6%, agregó Allister Phillips, subdirector. Prevé otras pequeñas caídas en el mercado global de semillas en 2016 y 2017 mientras los precios de los cultivos se mantengan bajos.
La contracción de la industria agrícola fue un disparador de la ola de acuerdos que barrió a los proveedores de semillas y pulverizaciones de cultivos, incluyendo la oferta de Bayer por Monsanto. Entre las otras grandes operaciones se encuentran la oferta de Dow Chemical para quedarse con DuPont y la planeada adquisición de Syngenta por parte de ChemChina.
Se espera que todos los acuerdos sean analizados por los reguladores, en parte debido al riesgo de que las compañías ampliadas estén en condiciones de exigir a los productores mayores precios por las semillas y pulverizaciones.
Monsanto es el líder del mercado de transgénicos; sus ingresos fueron de u$s 10.000 millones en 2015, y provinieron de la venta de semillas y licencias de "rasgos" genéticos a otras compañías. La segunda compañía de semillas más grande es la unidad Pioneer de DuPOnt. Syngenta es también un importante jugador.
La consultora agrícola PG Economics sostiene que los productores agrícolas tienen buenas razones para comprar semillas transgénicas, aunque les cuesten más caras que las alternativas convencionales, porque ofrecen "sustanciales beneficios económicos y ambientales, permitiendo a los productores crecer más con menores recursos".
Pero Pat Mooney, director ejecutivo de ETC Group sostiene que los productores de países donde se comercializan agresivamente semillas transgénicas en muchos casos las compran porque tienen pocas opciones. En Canadá es casi imposible conseguir canola convencional, contó.