Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Maduro sabe que se acerca el momento de convocar a un referéndum revocatorio

La coalición opositora cree que la crisis económica y las actividades para impulsar la consulta los fortalecieron para poner fin a la era del socialismo chavista

Henrique Capriles encabeza una manifestación a favor del referéndum

Henrique Capriles encabeza una manifestación a favor del referéndum

Cuando el legislador de la oposición Julio Borges se acercó al consejo electoral de Venezuela para conminar a las autoridades a continuar con el llamado a referéndum revocatorio, partidarios del gobierno lo golpearon con un tubo y lo dejaron con el rostro cubierto de sangre. El incidente, dice, demuestra cómo el gobierno socialista y sus seguidores temen que el ímpetu de la movilización y el resultado de las elecciones le pongan fin a tres turbulentos años de mandato de Maduro.

"El referéndum nos ha fortalecido. La gente sabe que ahora es el momento", dice Borges, una persona de alto rango en el partido del líder de la oposición Henrique Capriles. "Es nuestra tarea canalizar esa energía y convertirla en punto de inflexión para Venezuela".

Ahora que el Consejo Nacional Electoral de Venezuela está próximo a anunciar si la oposición ha reunido con éxito las aproximadamente 400.000 firmas necesarias para proceder a la siguiente etapa, ese momento podría llegar pronto.

Los líderes de la oposición dejaron de lado sus diferencias con el fin de montar una vigorosa campaña para convencer a los votantes de que la destitución de Maduro, quien fue elegido en 2013 para un mandato de seis años, es la única manera de evitar que el país caiga en un caos aún mayor.

Venezuela se encuentra en medio de la peor crisis de su historia, azotada por una inflación galopante, una escasez agobiante y una economía que se prevé se contraiga un 10% este año.
Cientos de miles de personas se inscribieron para validar la petición de destituir a Maduro y celebrar elecciones; el esperado anuncio del consejo electoral se relaciona con la validez de esas firmas.

Si son válidas, puede comenzar la siguiente etapa del proceso. La oposición necesita recoger al menos 4 millones de nombres para activar un mecanismo equivalente a un popular voto de censura. Sin embargo, las poderosas fuerzas en Venezuela están decididas a detenerlos.

En un mensaje publicado en las redes sociales, el vicepresidente del PSUV, Diosdado Cabello, dijo rotundamente: "Para este año no hay tiempo ni manera de hacer ese referendo, ni una sola posibilidad".

Capriles, ex candidato presidencial , respondió que la votación debe realizarse este año, ya sea en octubre o diciembre. "Es un derecho constitucional. No hay ningún mecanismo legal o técnico que impida hacerla este año", dije, añadiendo que el Consejo Electoral, cuyos funcionarios son designados por el gobierno, está "usando cualquier truco a su alcance" para obstaculizar el proceso.

Capriles llamó a los venezolanos a salir a las calles para salvaguardar la votación si el organismo electoral no anuncia una fecha. "Con un referéndum podremos evitar una explosión. Porque cuando la gente tiene hambre, cuando lleva días sin comer, no se le puede decir que espere", dice.
Freddy Guevara, aliado del encarcelado opositor Leopoldo López, añade: "No hay forma de resolver esta crisis con Maduro en el poder".

Pero el temor es que la disputa por el proceso de referendo exacerbe las tensiones en un país donde el saqueo y los disturbios por los alimentos se convirtieron en algo común, y donde el ejército se volvió más poderoso.

Si la votación se realiza antes de enero, Maduro será destituido de su cargo y se convocará a elecciones. Si sucede después de esa fecha, entonces su vicepresidente, Aristóbulo Isturiz, tomará su lugar y el partido gobernante permanecerá en el poder.

En cuanto a retrasar completamente la votación, algunos creen que no es una opción, pues el mecanismo era parte de la constitución promovida por el fallecido Hugo Chávez quien todavía es venerado en Venezuela. El propio Chávez sobrevivió a un referendo en el año 2004.
En un esfuerzo por aliviar las tensiones, se espera que la Iglesia Católica se una a los ex presidentes iberoamericanos en la búsqueda de un diálogo entre las partes opuestas.

Pero Capriles y otras figuras de la oposición creen que el llamado de Maduro a un diálogo es sólo una estratagema cínica para ganar tiempo para retrasar la votación y permanecer en el cargo.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar