Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Maduro endurece el control de la economía con cambios en el gabinete

Un joven sociólogo de izquierda, a favor de reforzar los controles, manejará la cartera de Economía Productiva, ahora el ministerio central. Un comunista, a Comercio e Inversiones

Maduro endurece el control de la economía con cambios en el gabinete

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, revisó su equipo económico, un día después de que la oposición del país tomara el control de la Asamblea Legislativa por primera vez en 17 años. Se trata de la última movida en la lucha por el poder que libran el presidente socialista y la nueva legislatura dirigida por la centroderecha, con Maduro insistiendo con que el país, que posee las mayores reservas petroleras mundiales, está enfrentando una "guerra económica" con los centristas.


Luis Salas, un sociólogo y economista político de izquierda quien acuñó el término "hiperespeculación", fue nombrado vicepresidente de economía productiva, el mayor cargo económico del país. Analistas de Barclays creen que Salas apoyará la implementación de controles más estrechos del precio y la moneda –los cuales muchos economistas culpan por las dificultades económicas de Venezuela– en vez de relajarlos.


Maduro también tomó otras decisiones para reorganizar el área económica, según anunció el miércoles por la noche, casi a la medianoche. Dividió el Ministerio de Economía y Finanzas en dos: Producción Económica, que será dirigido por. Salas, y Banca y Finanzas, que será dirigido por Rodolfo Medina, un profesor de econométrica.
Otros pasos incluyen la degradación de Rodolfo Marco Torres de vicepresidente de Economía y ministro de Finanza a ministro de Alimentación.


Maduro, quien dijo el miércoles que declararía que Venezuela está en una "emergencia económica", también anunció la creación de un nuevo Ministerio de Comercio e Inversiones Exteriores, con Jesús Faría –un economista educado en Alemania, antiguo legislador y miembro principal del partido comunista de Venezuela– al timón.
Faría ha propuesto la reforma del sistema de cambio de divisas y subir los precios del petróleo, según una nota de Barclays. Pero Maduro no hizo ningún anuncio al efecto de estos cambios el miércoles.


En un contexto de precios petroleros que se desploman, mala administración y fuertes controles estatales, los venezolanos han sufrido escasez de alimentos, inflación anual estimada a más de 200% y una moneda que se cambia en el mercado negro a 130 veces la tasa oficial.


En su último pronóstico para Latinoamérica, el Banco Mundial estimó que la economía de Venezuela experimentó una contracción de 8,2% en el 2015 (aun no está el dato oficial), y pronosticó que se encogería un 4,8% más este año. La crisis económica llevó a los desencantados venezolanos a darle a la oposición una súper mayoría en la Asamblea Nacional el mes pasado.


La estridente inauguración de la Asamblea el martes fue marcada por gritos, empujones y una salida de los legisladores socialistas. Henry Ramos Allup, el nuevo presidente de la legislatura, pidió un fin a la rama ejecutiva del gobierno dirigida por Maduro antes de julio: "La salida será constitucional, democrática, pacífica y electoral para la cesación de este Gobierno".


El miércoles también pidió que todas las imágenes de Hugo Chávez, el predecesor socialista de Maduro y padre político, fueran sacadas de la legislatura e inauguró a tres legisladores de la oposición cuya elección ha sido cuestionada por el Partido Socialista Único de Venezuela (Psuv) de Maduro.


El paso de descolgar los retratos –tomado en medio de las protestas a viva voz de los legisladores socialistas– probablemente empujará a Venezuela hacia una crisis institucional y una difícil confrontación política.