Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Los ricos financiarán las obras tras el sismo en Ecuador

El terremoto que azotó Ecuador dejó inmensos daños

El terremoto que azotó Ecuador dejó inmensos daños

Rafael Correa, presidente de Ecuador, prometió nuevas medidas para recaudar los miles de millones de dólares que se necesitan para reconstruir un país que ha sido seriamente afectado por el peor terremoto que ha sufrido en décadas, incluyendo un impuesto único a los millonarios.

Mientras el miembro más pequeño de la OPEP lucha por lidiar con las consecuencias del sismo del sábado, en el que murieron 570 personas y comunidades enteras sobre la costa del Pacífico quedaron devastadas, el líder de izquierda anunció que se les impondría un impuesto del 0,9% a aquellos ecuatorianos cuyas fortunas superen el millón de dólares.

"La situación es realmente grave ... pero esto es sólo el comienzo. La reconstrucción de las zonas afectadas tomará años y costará miles de millones‘, aseguró Correa en un discurso televisado. Sobre el impuesto sobre el patrimonio que propone, añadió: "Así es cómo una sociedad moderna responde a este tipo de desastres y la forma en que cada ecuatoriano, según sus posibilidades, contribuye a la recuperación de su propia patria".

Dijo que a los ecuatorianos que ganan u$s 1.000 o más al mes se les deduciría un día de salario para financiar la reconstrucción, y aumentaría a cinco días para aquellos que ganan u$s 5.000 mensual. También aumentó el impuesto sobre las ventas durante un año de 12% a 14%.

Correa señaló que la reconstrucción puede costar hasta u$s 3.000 millones, o el 3% del PBI del país.
Ramiro Crespo, director de Analytica Securities en la capital, Quito, dijo: "‘Estamos muy cortos de dinero para pagar la reconstrucción. Este sismo llegó en el peor momento posible".

Incluso antes de que ocurriera el terremoto, la economía totalmente dolarizada del país sudamericano ya estaba lidiando con los efectos de los bajos precios del petróleo y el impacto sobre sus exportaciones – bananas, camarones y flores entre otros– del fortalecimiento del dólar estadounidense.

El FMI pronosticó antes del terremoto que la economía de Ecuador se contraería un 4,5% este año, y advirtió que "las necesidades de financiamiento bruto siguen siendo elevadas, y el acceso internacional al crédito se ha restringido".