Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Los préstamos y financiación bancaria a las familias son un peligro para la economía

Según el FMI, una mayor deuda familiar puede impulsar el crecimiento económico en el corto plazo, pero estos efectos se revierten en un término de tres a cinco años

Los préstamos y financiación bancaria a las familias son un peligro para la economía

Endeudarse demasiado es peligroso, tal como lo demostró la crisis financiera global. Pero las investigaciones económicas empezaron a explicar cómo el crecimiento financiero puede dañar una economía.

En su nuevo Informe sobre la Estabilidad Financiera Global, el Fondo Monetario Internacional (FMI) agregó más fuego a la hoguera que es la reputación de la industria bancaria por hacer "el trabajo de dios", tal como dijo el CEO de Goldman Sachs en 2009, un año después del casi derrumbe del financiamiento global.

El FMI dedicó un capítulo al endeudamiento de los hogares. Establece estadísticamente lo que suponíamos: un aumento de la deuda familiar puede impulsar el crecimiento económico en el corto plazo, pero en un plazo de tres a cinco años, estos efectos se revierten; el crecimiento es más lento de lo que habría sido en caso contrario y las posibilidades de una crisis bancaria aumentan.

Más específicamente, el estudio concluyó que un aumento de 5 puntos porcentuales en el coeficiente de endeudamiento de los hogares en relación con el PBI en un período de tres años pronostica un descenso de 1,25 puntos porcentuales en el crecimiento ajustado por inflación tres años después.

El nivel mayor de endeudamiento está asociado con un índice significativamente más alto de desempleo hasta cuatro años después.

Naturalmente uno se pregunta dos cosas: si es creíble ese estudio y cuál es su explicación.

La respuesta a la primera es que definitivamente es creíble porque corrobora una serie de números de recientes investigaciones sobre los peligros del crecimiento financiero. El mismo FMI anteriormente había señalado que el desarrollo financiero puede mejorar la prosperidad de un país en la primera etapa una economía moderna necesita servicios financieros pero cuando alcanzan un cierto tamaño, cualquier desarrollo adicional en promedio destruye la riqueza.

Pero lo que es más importante, no toda la financiación se crea de la misma manera. La OCDE también demostró que más allá de un cierto punto, más financiamiento es perjudicial para la economía. Pero cuando los investigadores discriminaron los diferentes tipos de financiación, encontraron algo fascinante y significativo: los peores efectos provienen de la financiación bancaria y de los préstamos que se otorgan a las familias. Eso respalda los nuevos resultados del FMI. (La OCDE halló que los créditos a empresas también pueden reducir el crecimiento, pero no tanto como los préstamos a los hogares).

Estudios del Banco Internacional de Pagos (BIS) indican que el crecimiento financiero empuja los recursos hacia actividades que producen activos que sirven fácilmente como garantía de préstamos. Esas actividades, como la construcción de una casa, tienden a tener un crecimiento de productividad menor. La distribución de la mano de obra también puede distorsionarse, en parte haciendo que el personal talentoso se incline por el sector financiero por sobre otros sectores. Finalmente, los balances más grandes pueden crear más inestabilidad porque amplifican las fluctuaciones en el valor real subyacente de los activos que garantizan los préstamos.

La pregunta es qué significa todo esto para las políticas.

Primero, que controlar el financiamiento es profundamente problemático. No porque no sepamos qué hacer, sino porque es difícil para los políticos oponerse al crédito barato a los hogares. Peor aún, tal como asegura Raghuram Rajan, los sistemas políticos democráticos con frecuencia recurren a la expansión del crédito para sustituir la verdadera prosperidad.

Sin un continuo crecimiento del endeudamiento de los hogares (y sin mejores políticas alternativas), la modesta recuperación que hubo desde la crisis podría haber sido aún más decepcionante.

Segundo, como mínimo, las autoridades que deciden políticas deberían determinar la manera en que se otorga el financiamiento. Sería positivo que haya mucha más financiación del mercado de valores y muchos menos préstamos bancarios.

Y tercero, no hay excusas para no tomar medidas para que el sistema financiero sea más seguro. La evidencia claramente demuestra que los inversores deben ser responsables de las pérdidas a través de mayores requisitos de capital, normas para las capitalizaciones de deuda que se cumplan constantemente.

Si eso conduce a economías con menos crédito, tal como amenaza a menudo el sector financiero, que así sea. Hasta podría ser una ventaja.

Más notas de tu interés

Comentarios3
Juan Perez
Juan Perez 14/10/2017 11:51:44

Es que la gente saca créditos para comprar pasivos como casas y no para producir y generar riqueza.

Silvio Santone
Silvio Santone 13/10/2017 08:18:41

El estudio es muy acertado! No se obtiene prosperidad creciendo en base a deuda para consumo. Es un consumo artificial que sumado a la falta de educación financiera de las personas lleva a mal gastar su dinero y vivir endeudado.

Ricardo Nandin
Ricardo Nandin 13/10/2017 08:04:28

Una ridiculez el estudio y los comentarios