Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Los límites legislativos a las promesas de Trump

El sistema es famoso por sus controles y equilibrios, lo que dificulta que uno de los poderes de Estados Unidos, incluso el presidente, actúe de forma unilateral

Manifestantes rechazan el programa de salud Obamacare

Manifestantes rechazan el programa de salud Obamacare

Donald Trump prometió repetidas veces durante su campaña cambiar o derogar en el "día uno" algunas de las principales políticas del presidente Barack Obama, incluyendo sus reformas al régimen de salud y al sistema financiero. También dijo que quiere modificar la conducción de la Reserva Federal y del Poder Judicial, que son independientes del gobierno estadounidense.


Pero el sistema norteamericano es famoso por sus controles y equilibrios, lo que dificulta que uno de los poderes del gobierno, incluso el presidente, actúe en forma unilateral. La pregunta es con qué rapidez pueden cambiar las cosas una vez que Trump asuma el 20 de enero.


¿Puede revocar el programa Obamacare?
Trump prometió derogar la Ley de Cuidado de Salud Accesible, u Obamacare, en sus primeros 100 días como presidente. La legislación, promulgada en 2010, amplió el seguro de salud a 20 millones de norteamericanos pero ha recibido críticas por sus crecientes costos. Las cifras oficiales publicadas en octubre muestran que las primas de seguro subirán en promedio 25% el año próximo. Para reemplazar o volver atrás con el Obamacare, Trump necesita que el Congreso apruebe una nueva ley, lo que es posible. Los republicanos controlan ambas cámaras del Congreso y su liderazgo comparte su disgusto por la ley. Pero el proceso podría empantanarse si el Congreso y Trump no coinciden en la legislación que debería reemplazarse. El mandatario podría tomar otras medidas para reducir unilateralmente el programa, como dejar de exigir el cumplimiento de ciertas cláusulas o la exigencia de que la mayoría de la gente tenga seguro.


¿Puede reemplazar a Janet Yellen?
En mayo, Trump dijo que si era electo "lo más probable" era que reemplazara a la cabeza de la Reserva Federal Janet Yellen, explicando a la CNBC que Yellen "no es republicana" y que sería "apropiado" colocar a alguien nuevo en esa posición cuando su mandato de cuatro años finalice en febrero de 2018.
Como presidente, Trump tendrá la facultad de designar a todos los miembros de la Junta de Gobernadores del banco central por un período de 14 años. También puede elegir el presidente y el vice de la Fed con mandato de 4 años. Sin embargo, los gobernadores de la Fed no pueden ser removidos del cargo antes de la finalización de su período salvo que sea "con causa", lo que no incluye sus opiniones sobre política monetaria.


¿Puede desechar la reforma Dodd-Frank?
Trump dio señales variadas en cuanto a sus planes para la regulación fiscal, pero dijo que quiere "acercarse al desmantelamiento" de la Dodd-Frank, la compleja ley para reformar Wall Street de 2010 que apuntó a evitar una repetición de la crisis financiera. Muchos republicanos en el Congreso detestan la ley y figuras claves propusieron planes para reformarla. Pero al igual que con el Obamacare, la dificultad estará en acordar los detalles.


Sin embargo, Trump puede darle nueva forma a parte de la regulación financiera más rápidamente usando el proceso regulatorio. Podrá designar nuevos jefes en todos los principales organismos de control financiero, que podrían cambiar o derogar las regulaciones que detallan cómo se aplican en la práctica los principios establecidos por Dodd-Frank.


Por ejemplo, un nuevo presidente de la Comisión de Operaciones de Futuros de Commodities (CFPB, por sus siglas en inglés) podría redactar nuevamente las normas y aplicar un enfoque más relajado. Trump también podría debilitar la CFPB sin matarla designando un director nuevo. Pero hay una disputa legal en curso sobre la facultad del presidente para removerlo.


¿Puede hacer que la Corte Suprema sea más conservadora?
El máximo tribunal de EE.UU. se compone de nueve jueces que son designados por el presidente y confirmados por el Senado. Son cargos vitalicios. El tribunal actualmente tiene cuatro demócratas y cuatro elegidos por los republicanos. Hay una vacante desde el fallecimiento a principios de año del conservador Antonin Scalia. Obama en marzo eligió a Merrick Garland, un juez centrista de un tribunal de apelaciones, pero los republicanos se negaron a votar la designación. Trump ya publicó una lista de 21 personas que podrían cubrir la vacante, pero una designación inclinada hacia la derecha no alteraría el equilibrio de opiniones en el alto tribunal. Hay tres jueces con setenta años o más. Si alguno renunciara, Trump estaría en posición de inclinar el tribunal hacia la derecha en temas como aborto y derechos de los homosexuales.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar