Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Los inversores se lanzan a la compra de bonos de alto riesgo

La recuperación del mercado permitió a tomadores de crédito triple C endeudarse en condiciones atractivas. Captaron u$s 41.000 millones en EE.UU. en lo que va del año

Los inversores se lanzan a la compra de bonos de alto riesgo

Los inversores están acumulando algunos de los bonos de más alto rendimiento emitidos por compañías norteamericanas. Apuestan a que el presidente Donald Trump cumplirá con su promesa de fortalecer la economía, bajar los impuestos y disminuir las regulaciones.

La demanda de bonos basura elevó a 10% los rendimientos de la deuda con menor calificación crediticia debido a que los fondos que invierten en esa clase de activo captaron más de u$s 10.000 millones desde principios de diciembre.

El endeudamiento de los grupos calificados con Triple C –que son los de menor capacidad de pago dentro del universo de alto rendimiento– se incrementó en casi dos terceras partes comparado con el año anterior, cuando el rendimiento promedio para esa parte del mercado basura trepó a 21,7%. Los rendimientos caen cuando los precios de los bonos suben.

La actual recuperación del mercado permitió a los tomadores de crédito más riesgosos endeudarse bajo condiciones atractivas. Los grupos de alto rendimiento captaron un total de u$s 41.000 millones en EE.UU. en lo que va del año, incluyendo dinero para refinanciar deuda antigua –la suma más elevada para un período comparable desde 2013, según Dealogic.

"La gente se siente más cómoda asumiendo riesgo, impulsada por el optimismo relacionado con las políticas nuevas", dijo Raman Srivastava, subdirector de inversiones en Standish Mellon Asset Management.
Sin embargo, el ánimo inversor optimista llega en un momento en que crecen las advertencias sobre el panorama para el mercado norteamericano de bonos basura –que mueve u$s 2,2 billones– que incluye para los próximos cinco años un preocupante "muro de vencimientos" de u$s 1 billón para las compañías de menor calificación, un nivel récord según la agencia evaluadora Moody’s.

Los vencimientos alcanzan su pico en 2012, año en que vencen bonos y préstamos bancarios por más de u$s 400.000 millones. Al mismo tiempo, los analistas de la agencia calificadora advierten que las notas crediticias de los préstamos se han "deteriorado significativamente".

"Se está volviendo imposible ignorar los riesgos políticos y fundamentales", comentó Stephen Caprio, estratega de UBS. "Los estándares para préstamos bancarios y no bancarios no se están relajando, la mora en el pago de tarjetas de crédito y préstamos automotores está subiendo, el crecimiento de los préstamos industriales y comerciales bancarios se detuvo, y creemos que se está subestimando el ánimo proteccionista como riesgo macro".

La baja de los impuestos a las ganancias corporativas liberaría efectivo para pagos de intereses por parte de las compañías con poca capacidad de pago, si bien una menor carga regulatoria podría apuntalar los márgenes, sostienen los inversores y estrategas. El mayor crecimiento económico a su vez respalda el incremento en las ventas.

Las menores expectativas inflacionarias –en parte debido a que los aumentos de salarios norteamericanos fueron inferiores a lo previsto en enero– se sumaron al atractivo del crédito en un momento en que los rendimientos de los títulos valores parecen más tentadores que los activos seguros.

Las primas de riesgo sobre la deuda de alto rendimiento y sobre los bonos corporativos de grado de inversión –una medición del spread que exigen los inversores por mantener esos bonos por sobre la deuda de referencia del Tesoro norteamericano cayeron dentro de los 259 puntos básicos cada una, según muestran los datos de Bank of America.

La cifra es menor al pico de 650 puntos hace un año, cuando el rápido descenso de los precios de los commodities y los temores a una desaceleración china provocaron una agitación más general del mercado.
"El año pasado había mucho temor y aversión en el mercado", dijo Mary Bowers, administradora de carteras de HSBC. "Eso se desapareció con la solidez del mercado de acciones que se observa desde que Trump fue electo", agregó.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar