Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Los "instintos" son clave para el éxito en las negociaciones financieras

Es la conclusión de un estudio dirigido por la Universidad de Cambridge

Los

Una investigación muestra que las señales corporales pueden ayudar a los seres humanos a competir contra las máquinas. La sensibilidad a los "instintos" es un gran indicador del éxito en las negociaciones financieras, según un estudio dirigido por la Universidad de Cambridge.

El trabajo de 18 operadores de fondos de cobertura descubrió que aquellos que tenían más "introspección" - la capacidad de detectar el propio estado de ánimo - ganaron más dinero y sobrevivieron durante más tiempo en los frenéticos mercados financieros. Los resultados se publicaron en la revista Scientific Reports.

"Nuestros resultados sugieren que las señales del cuerpo - los instintos reconocidos y utilizados por inversores en el mundo de las finanzas - contribuyen al éxito en los mercados", concluyeron los autores. Al combinar el cuerpo y el cerebro, los mejores operadores humanos pueden superar a los algoritmos informáticos, dijeron.

Para evaluar la introspección los investigadores midieron la capacidad de los sujetos para contar sus propios latidos cardíacos durante períodos variables, en estado de reposo y sin tocar el pulso ni ninguna otra parte del cuerpo. Los 18 voluntarios, todos hombres, se dedicaban a la negociación de alta frecuencia, compra y venta de contratos de futuros en un fondo no identificado de Londres durante un período especialmente volátil al final de la crisis de la Eurozona. Mantuvieron sus posiciones comerciales durante lapsos cortos, desde segundos hasta unas pocas horas, una actividad que requiere tomar decisiones en fracciones de segundo, basada en la asimilación de grandes cantidades de información que derivan de fuentes de noticias y un rápido reconocimiento de los patrones de precios.

"Este nicho de los mercados financieros es especialmente implacable y la selección actúa rápidamente", dijo John Coates, el autor principal del estudio, quien solía dirigir una mesa de negociaciones en Wall Street y luego se convirtió en neurólogo. "Mientras que los operadores exitosos pueden ganar más de 10 millones de libras al año, los que no producen no sobreviven mucho tiempo".

Los operadores en su conjunto fueron mejores en detectar los latidos del corazón que un grupo de control conformado por estudiantes de la Universidad de Sussex, alcanzando un promedio de 78.2 por ciento los primeros en comparación con el 66.9 por ciento de los otros. Dentro del grupo de estudio, la capacidad introspectiva predijo tanto las ganancias generadas como los años de experiencia como operador financiero. "Los operadores en el mundo financiero a menudo hablan de la importancia de los instintos al momento de elegir los negocios rentables. Ellos seleccionan de una gama de negocios posibles sólo el que "les parece bien", dijo Coates. "Nuestros hallazgos sugieren que se las arreglan para leer las señales comerciales fisiológicas reales y valiosas, incluso aunque no se den cuenta de que lo están haciendo".

Los investigadores dicen que los resultados tienen implicancias para la teoría económica, al socavar el punto de vista de los "mercados eficientes" de que los participantes humanos no pueden superar a las máquinas de forma consistente mediante habilidades superiores u otras características.

"Una gran parte del éxito y la supervivencia de un operador parece estar asociada con su fisiología", dijo Mark Gurnell de Cambridge, otro miembro del equipo de estudio. "Este hallazgo tiene profundas consecuencias para la forma en que entendemos los mercados financieros". La investigación anterior, hecha por el mismo equipo, mostró cómo los diferentes niveles de hormonas del estrés afectan el desempeño de los operadores financieros.

El trabajo también debe influir el debate acerca de si los algoritmos informáticos pueden superar a los operadores humanos, añadió Coates. "Si nos enfocamos en la mente consciente y la modelamos como un software, llegaremos a la conclusión de que los seres humanos están condenados", dijo. "Pero si reconocemos que el cuerpo y el cerebro actúan como una sola unidad y forman un reflector parabólico que capta señales inaccesibles a la mente consciente, entonces también debemos reconocer cuán exquisitamente estamos construidos para el rápido reconocimiento de patrones. Definitivamente, los seres humanos pueden competir contra las máquinas".