Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Los golpeados bancos de Europa y Estados Unidos enfrentan desafíos tras el Brexit

La incertidumbre, la volatilidad y las posibles relocalizaciones cambiarán en gran medida el panorama para las instituciones financieras

Los bancos de toda Europa y Estados Unidos se vieron perjudicados por el Brexit. Las acciones de las grandes entidades globales fuera del Reino Unido cayeron entre 7% y 20% el día posterior al voto de Gran Bretaña a favor de salir de la Unión Europea. Si bien otros sectores del mercado mejoraron desde entonces, los bancos no británicos no lograron recuperar todo el terreno perdido.
El Brexit cambiará significativamente a las instituciones bancarias extranjeras, en algunos casos para bien. El referéndum las afectará de varias maneras:
La incertidumbre por el modelo de negocio golpea en el corto plazo. Los bancos extranjeros actualmente tienen sede central en Londres y "pasaporte" para los otros 27 países miembro de la UE. Ahora tiene que enfrentar meses, si no años, sin saber si necesitarán obtener nuevas licencias bancarias para operar en la UE. También están esperando para saber si el clearing del euro se traslada de Londres a Francfort o París. La confusión crea gastos nuevos para planes de contingencia y, potencialmente, para relocalización.
La relocalización podría reducir costos en el largo plazo. Se calcula que el Brexit disminuiría la cantidad de personal bancario que trabaja en Londres y podría acelerar los planes de traslado de algunas operaciones hacia lugares más baratos –un proceso que muchos bancos ya comenzaron. "En el largo plazo, los bancos estadounidenses podrían beneficiarse dados los altos costos en Londres", dijo Mike Mayo, analista de CLSA, desde Nueva York. Pero advirtió que algunas funciones podrían terminar duplicándose en Londres y en la UE, lo que disminuiría el ahorro.
Los ingresos por operaciones bursátiles suben en el corto plazo. Los bancos recibieron volúmenes récord de negociaciones inmediatamente después del Brexit; hubo ejecutivos que informaron niveles diez veces superiores a los "normales" el 24 de junio. Eso significa 10 veces más comisiones. Pero los analistas del Citi advirtieron: "Cualquier impulso en los ingresos por negociaciones de clientes quizás se compense con pérdidas en inventarios" si los bancos mantuvieran los activos que perdieron valor.
Los ingresos por operaciones bursátiles caen en el largo plazo. Para los meses venideros, los analistas ven que los ingresos por negociaciones disminuyen, dado que la incertidumbre sobre las condiciones de la salida del Reino Unido de la UE genera volatilidad, y los inversores se mantienen al margen. Eso golpeará a los bancos de inversión con operaciones en los grandes mercados.
Los ingresos de la banca de inversión disminuyen en el corto plazo. Se pronosticaba que un voto a favor de Permanecer en la UE dispararía una ola de actividad corporativa que ayudaría a los bancos a recuperarse del pésimo primer trimestre de 2016, período en el que las comisiones de los bancos de inversión cayeron 23%. En cambio, ahora se espera que el referéndum a favor de abandonar la UE enfríe las adquisiciones y fusiones entre empresas. Los analistas del Citi notaron que "la mayor incertidumbre económica, política y del mercado junto con la volatilidad del mercado, probablemente reduzca en gran medida la cantidad de acuerdos y transacciones".
Tasas bajas por más tiempo. La tan esperada suba de las tasas de interés ya sea por parte de la Reserva Federal o el Banco Central Europeo parece alejarse más desde la votación a favor del Brexit. Los analistas de RBC escribieron que ahora creen que las tasas podrían mantenerse "estáticas durante todo el segundo trimestre de 2016 y la mayor parte de 2017", debido al "intenso nivel de incertidumbre y fragilidad". Los bancos ganan menos dinero cuando las tasas de interés están bajas, porque se achica la brecha entre lo que pagan para obtener financiación y lo que cobran por los préstamos que otorgan.
Subsidiarias y sucursales británicas menos rentables. Después de la votación por el Brexit, Morgan Stanley recortó 12%, a 27% su pronóstico de ganancias de 2018 para los bancos británicos, debido a las "implicancias macro" de la salida del Reino Unido de la UE. El golpe tiene dos partes: menor crecimiento de préstamos porque la economía se desacelera, y mayores pérdidas por préstamos. Los bancos extranjeros con grandes operaciones en Gran Bretaña sufrirán de lo mismo. Santander generó 23% de su ganancia subyacente en el Reino Unido el año pasado, más que en España o Brasil.
Cae el valor de los resultados británicos por debilidad de la libra esterlina. La dramática depreciación de la libra hace que los bancos extranjeros registren menos beneficios de cualquier utilidad que tengan en el Reino Unido. Los resultados del primer trimestre de Santander ya mostraban el impacto: las ganancias del grupo cayeron 5%, pero subían 8% sin tener en cuenta las depreciaciones del real brasileño y de la libra. Desde entonces, la libra cayó aún más contra el euro y el dólar.
Mejora la relativa solidez de los bancos norteamericanos frente a los europeos. Durante los últimos años, los bancos de inversión estadounidenses crecieron a expensas de sus rivales europeos. Algunos analistas creen que el Brexit hará que los titanes de Wall Street amplíen su ventaja. "Los bancos norteamericanos más grandes tendrán una oportunidad épica para ganar participación de mercado versus los bancos europeos más débiles," aseguró Mayo de CLSA. "Pese a todos los costos adicionales y la complejidad para los bancos estadounidenses, aún pueden beneficiarse."