Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

U$D

DÓLAR
/
MERVAL

Los emergentes deben estar atentos al balance de la Fed más que a las tasas

Al vender bonos para desarmar el sistema de auxilio que lanzó con la crisis, el banco central de EE.UU. contribuye a la actual agitación en los mercados

La Reserva Federal está sacando dólares del sistema a un ritmo de u$s 20.000 millones al mes

La Reserva Federal está sacando dólares del sistema a un ritmo de u$s 20.000 millones al mes

Cuando la poderosa Reserva Federal de EE.UU. (Fed) comenzó a desinflar su abultada hoja de balance de u$s 4000 millones el año pasado, algunos inversores se prepararon para un shock. Pero no sucedió de inmediato.

Por el contrario, los mercados estadounidenses parecían tan inmunes a la liquidación de bonos que numerosos inversores casi se olvidaron de que está sucediendo. En este momento, en cambio, lo que más se debate en torno a la Fed es si subirá las tasas de política monetaria tres o cuatro veces este año.

Pero si Urjit Patel, el presidente del banco central de India, está en lo cierto, esta obsesión por las tasas de interés estadounidenses es equivocada. Argumenta que la reducción de la hoja de balance de la Fed está contribuyendo a la actual agitación en los mercados emergentes. Y además advierte que la situación pronto podría empeorar.

Patel no piensa que la Fed se equivocó al embarcarse en una reducción del balance. Más bien le preocupa que los siguientes recortes de impuestos del presidente Donald Trump hayan inesperadamente elevado el déficit de EE.UU, generando una emisión de deuda estadounidense mucho mayor a la proyectada. De hecho, se van a colocar bonos del Tesoro por cerca de u$s 2,34 billones en los próximos dos años.

Los inversores globales necesitarán dólares para comprar esos bonos. Sin embargo, el problema es que el desarme de la Fed está sacando dólares del sistema, ahora a un ritmo de u$s 20.000 millones al mes, y subiría a u$s 50.000 millones el próximo año. Eso disminuye la liquidez en dólares, teme Patel, y significa que " es inevitable que haya una crisis en el resto de los mercados de bonos en dólares", con una creciente "posibilidad de una interrupción repentina de la recuperación económica mundial". Es por esto que él quiere que la Fed desacelere la reducción de su balance.

La Fed no ha respondido en público a esta extraordinaria súplica. Pero los inversores deberían tomar nota por varias razones. Por un lado, los presidentes de los bancos centrales en general no presentan advertencias tan claras sobre los riesgos de un inminente shock financiero. Tampoco suelen opinar tan fuertemente sobre cuestiones fiscales polémicas, mucho menos de otro país.

¿Le prestará atención la Fed? Con su nuevo presidente no queda claro. Jay Powell hace poco ofreció algunas pistas sobre cómo él cree que la Fed debería considerar su impacto sobre los mercados fuera de EE.UU., al menos con respecto a sus tasas de interés. En mayo declaró en un seminario organizado por el Fondo Monetario Internacional y el Banco Nacional de Suiza que "si bien se anticipaban efectos secundarios transfronterizos en un mundo de mercados financieros altamente integrados", la última década de datos indica que el papel de la política monetaria estadounidense en relación con los mercados mundiales es "a menudo exagerado".

Como prueba, agregó que los flujos de capital a las economías emergentes disminuyeron en 2011 cuando la Fed ablandó la política, pero aumentaron en 2013 cuando la endureció, aunque la lógica podría sugerir que una política norteamericana más ajustada debería sacar capital de esas economías. La Fed "desempeñó un papel relativamente limitado en el aumento de los flujos de capital hacia las economías de mercado emergentes", concluyó.

Esto indica que el mismo Powell tendrá poca compasión si las economías emergentes intentan culpar a la Fed de cualquier agitación en el mercado, o si le piden que cambie de dirección. En todo caso, al igual que otros altos funcionarios de la Fed, él se muestra muy interesado en mantener el rumbo para asegurarse de que la Fed tenga capacidad suficiente cuando llegue la próxima recesión.

Pero algunos funcionarios de la Fed aceptan lo que dice Patel en cuanto a que las mayores ventas de bonos están cambiando el panorama. Ellos también saben que será mucho más fácil modificar el proceso de desarme, si fuera necesario, que cambiar las tasas, ya que la Fed cuenta con un enorme poder de decisión en este campo.

La principal conclusión para los inversores es que deben prestarle atención a Patel y reconocer que las tasas de interés no es lo único que importa. Ellos deben estar atentos para ver qué va a hacer (o no) la Fed con ese balance. Y aunque Patel tiene toda la razón al sugerir que la Fed necesita tomar en cuenta los recortes de impuestos de Trump, y considerar ajustar la política, yo no apostaría mucho a que la Fed alguna vez acepte públicamente su súplica. Habría que advertirle a los inversores en activos de mercados emergentes.

Más notas de tu interés

Comentarios1
Javier Alejandro
Javier Alejandro 12/06/2018 11:42:03

LA NOTA DEL DIA. MACRI ESTA PERDIDO Y ESTO EXPLOTA DESPUES DEL G20