Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Los brasileños van a las urnas en busca de una renovación política

La denuncias contra el ex presidente Lula Da Silva, la destitución de Dilma y los escándalos de corrupción impulsan a la población a buscar alternativas en las elecciones

El ex boxeador José Alfonso Pinheiro testimonió contra Lula

El ex boxeador José Alfonso Pinheiro testimonió contra Lula

El ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, inspiró a muchos políticos en ciernes a comenzar sus carreras pero a pocos de la manera que lo hizo José Alfonso Pinheiro. El ex encargado de edificio se está presentando como candidato en las elecciones municipales que tendrán lugar en Brasil el mes próximo, después de haber sido despedido de su anterior trabajo supuestamente por haber brindado testimonio en un caso de corrupción contra el ex presidente.

Pinheiro brindó pruebas que respaldan sus dichos de que, en la torre frente a la playa donde él trabajaba, Lula da Silva recibió un departamento triplex de lujo de parte de una constructora a cambio de contratos en Petrobras, la petrolera estatal. El ex presidente niega haber cometido delito alguno. Pero el supuesto maltrato que recibió el portero lo llevó a ser candidato a concejal en su ciudad natal de Santos, el puerto más grande de Brasil, con una plataforma de honestidad y competencia –cualidades que, según él, le faltan a la política brasileña.

"Nunca supe que pagaría un precio tan alto por simplemente decir la verdad", dijo Pinheiro, un fornido ex boxeador.
En todo Brasil, casi medio millón de candidatos como Pinheiro se están preparando para las elecciones locales que, se cree, serán las más importantes en años en un país hundido en una profunda crisis política y económica.
Los votantes están buscando una renovación política en medio del descontento con el actual sistema después de que en agosto la anterior presidenta Dilma Rousseff fuera destituida en un juicio político y reemplazada por su ex vicepresidente y socio de la coalición Michel Temer.

Rousseff fue oficialmente destituida por no respetar el presupuesto pero los analistas sostienen que las verdaderas razones fueron su mal manejo de la economía y el escándalo de corrupción en Petrobras en que quedó atrapado su Partido de los Trabajadores (PT) y su predecesor y mentor Lula da Silva.

Se cree que el antes dominante PT será fuertemente aplastado en las elecciones locales, lo que prepara el terreno para una mayor fragmentación política en un país que ya tiene 35 partidos oficialmente registrados.
"Estas elecciones locales son importantes para el armado de las elecciones presidenciales de 2018," aseguró Juliano Griebeler, una consultora sobre asuntos de gobierno en Barral M Jorge en Brasilia.

Como reflejo de la retirada del PT, el partido está presentando 42% menos candidatos este año para competir por las 5.568 alcaldías y casi 58.000 cargos de concejal en disputa en todo el país."Comparado con las elecciones de 2012 hay seis partidos nuevos, lo que respalda la idea de que habrá más fragmentación política en esta elección", aseguró Griebeler.

También serán las primeras elecciones en donde las compañías no están autorizadas a financiar campañas –todas las donaciones deben provenir de individuos.. "Estas elecciones para nosotros son un experimento", admitió Gilmar Mendes, el juez que encabeza el tribunal. En los comicios municipales que se harán en dos rondas en 2 y el 30 de octubre, se votan cargos en todas las grandes ciudades incluyendo San Pablo y Río de Janeiro.

Fernando Haddad, el alcalde de la ciudad más grande de Brasil San Pablo, es uno de los últimos políticos del PT que tiene un cargo ejecutivo importante, pero en las encuestas está quedando atrás de João Doria del PSDB.
Doria, que es empresario, tiene como principal ventaja electoral que justamente no es un político. "No soy político, soy gerente", dice en su cuenta de Twitter.

Si bien los analistas sostienen que la política local es demasiado caótica como para indicar qué partido podría ganar las elecciones presidenciales, una victoria de Doria aumentaría las chances de los candidatos del PSDB en la votación de 2018. Los alcaldes pueden traccionar votos a favor de los candidatos nacionales.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar