Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Los bancos sacrifican cuentas en la lucha contra la corrupción

Deutsche Bank, Barclays y UBS ya cerraron cada uno entre 20.000 y 35.000 cuentas de sus divisiones de banca corporativa y banca de inversión

Los bancos sacrifican cuentas en la lucha contra la corrupción

Deutsche Bank, Barclays y UBS llegaron a la conclusión de que estarían mejor sin decenas de miles de sus actuales clientes. Los tres bancos decidieron cada uno cerrar cuentas de entre 20.000 y 35.000 clientes de sus divisiones corporativa y de banca de inversión, según allegados a los movimientos.

Las purgas muestran cómo las instituciones financieras más grandes del mundo se están volviendo más agresivos en el cierre de cuentas ya sea porque las consideran demasiado riesgosas según las normas antilavado de dinero o porque dejaron de ser rentables a la luz de las nuevas regulaciones.

El rol de los bancos en la lucha contra la corrupción será central esta semana cuando el primer ministro británico David Cameron sea anfitrión de una cumbre sobre el tema impulsada por la filtración de los detalles de más de 200.000 entidades offshore en los denominados Panamá Papers.

Deutsche planea reducir entre 35% y 40% de sus casi 190.000 entidades legales que operan con su divisiones de mercados globales, banca corporativa y banca de inversión.
Algunos clientes tratan con Deutsche a través de múltiples entidades y su base de clientes total se reduciría de 65.000 a fines de 2014 a un número levemente superior a 30.000.

Barclays en los últimos años cerró 35.000 cuentas de clientes inactivos o semi inactivos.
Cuando UBS revisó su base de clientes el año pasado, el banco suizo se sorprendió al ver que unos 18.000 de sus clientes no habían operado con el grupo en los anteriores tres a cinco años. Esos clientes fueron eliminados de la listado.

Los oficiales de cuenta sostienen que la estrategia de "bajarlos del barco" puede "decepcionar a los clientes. "Hay que ser cuidadoso de no llegar demasiado lejos", dijo un alto ejecutivo de Citi. "Tenemos conversaciones económicas muy maduras". En su gran mayoría, los clientes comprenden, aseguró.
Algunos inversores temen que la escala de las purgas haga que los ingresos de los bancos caigan más rápido que la reducción de costos que se obtiene.

Los ingresos de Deutsche bajaron en más de 20% a 8100 millones de euros en el primer trimestre y algunos allegados a la situación sostienen que la medida "quizás haya ido demasiado lejos" y esté afectando el negocio.
El banco más grande de Alemania está ajustando sus sistemas de aplicación de normas y antilavado de dinero después de que una serie de problemas por malas prácticas, incluyendo una multa por 2500 millones de euros por manipular las tasas Libor el año pasado y las investigaciones en curso relacionadas con operaciones rusas sospechosas por u$s 10.000 millones.

El ente regulador financiero del Reino Unido advirtió a Deutsche sobre fallas "serias" y "sistémicas" en sus controles contra el lavado de dinero, financiamiento de terrorismo y sanciones, según una carta confidencial revelada este mes por Financial Times. En respuesta a las investigaciones rusas, Deutsche cerró su unidad de banca de inversión en ese país, mientras que las existentes en otros 10 países del mercado emergente, lo cual según las estimaciones internas ya le costaron al banco 100 millones de ingresos en el primer trimestre.
John Cryan, co-CEO de Deutsche, dijo el año pasado que los ingresos en su unidad de banca de inversión provienen de sólo 30% de sus clientes y prometió prescindir de la mitad del total.

Esta última limpieza de clientes llega después de movimientos semejantes que han hecho otras instituciones globales como JPMorgan Chase y HSBC, que cerraron cuentas de más de 100.000 clientes en los últimos años. "Había algunos clientes nuestros con cientos de entidades registradas como clientes", dijo otro alto oficial de banca. "Quizás no operaban nunca".

BNP Paribas de Francia decidió achicar su unidad de financiación de energía y materias primas. Redujo de 1.500 a 200 la cantidad de clientes que atiende su unidad con sede en Ginebra, después de que el banco fue multado por u$s 8900 millones por los reguladores norteamericanos por no cumplir sanciones.