Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Los bancos europeos salieron a comprar su propia deuda

Aprovechan la caída de los precios de los bonos para ganar dinero rápidamente, mejorar el humor de los inversores y aprovechar el exceso de liquidez

Los bancos europeos salieron a comprar su propia deuda

Una serie de bancos europeos, incluyendo Barclays, Lloyds y Deutsche Bank, han ofrecido recomprar sus propios bonos este año como parte de su "gestión de pasivos". Varios factores están llevando a las entidades a tomar tal medida y los motivos son los siguientes.


Humor y financiación
Los precios de las acciones y bonos de bancos sufrieron caídas a principios de este año, y si bien el ánimo mejoró abruptamente en las últimas semanas, el sector sigue bajo el agua en 2016. La atención se centra en los bonos Tier 1 (que conllevan más riesgo), que son los que se llevaron la peor parte de la liquidación de febrero y que posteriormente recuperaron parte de las pérdidas. A mediados de febrero, Deutsche Bank lanzó una recompra de deuda por u$s 5400 millones para ayudar a estabilizar los precios de sus bonos. En ese momento, un bono tier 1 cotizaba por debajo de 75 centavos, mientras que parte de su deuda senior también estaba por debajo de la par. Además, UniCredit propuso recomprar deuda a inversores junior en enero en un momento en que las acciones del banco italiano sufrían extrema presión.


Cuando los mercados están en apuros, los bancos buscan recomprar su deuda para mejorar el humor; y cuando los precios caen fuertemente, pueden contabilizar una ganancia de corto plazo comprando su deuda a un descuento. Los bancos también emiten bonos para financiar los préstamos que otorga, por lo que una recompra estratégica, con precios en auge, hace caer los rendimientos y potencialmente reduce sus costos de financiamiento en el futuro.


Liquidez y apalancamiento
En el anuncio de la oferta en febrero, Deutsche citó su "sólida posición de liquidez". Los bancos europeos tienen muchos activos líquidos y acceso a financiación barata por parte de los bancos centrales. Si las entidades no necesitan toda la liquidez que tienen, tiene lógica recomprar deuda. Además, se estima que la emisión de bonos por parte de los bancos se estancará en todo Europa en 2016. Para los bancos con menores necesidades de financiamiento, recomprar bonos es una manera de desapalancarse. Por lo tanto, la gestión de pasivos empieza por reducir el balance general de los bancos en Europa.


Capital heredado
Los bancos emiten una mayor variedad de bonos que la mayoría de las compañías "normales". La regulación, especialmente después de la crisis financiera, creó diferentes clases de deuda que sirven para una serie de propósitos. Los bonos de más riesgo están diseñados de tal manera que toman o "absorben" pérdidas cuando las instituciones financieras se encuentran en problemas, y pagan a los inversores un cupón alto para compensar ese riesgo.


Sin embargo, si cambian las reglas, parte de ese capital podría convertirse en obsoleto. A fines de enero, Lloyds Bank invitó a los tenedores de notas a que presenten sus ofertas para vender sus títulos de deuda. Los 8400 millones de libras en "notas de capital ampliado" del banco, originalmente vendidas en 2009, desde entonces se volvieron innecesarias y no ayudan a la institución a cumplir con los requisitos regulatorios. Los cupones altos de esa deuda representan un costo ineficiente.


Normas nuevas
Las normas nuevas que aplican a deuda de bancos señalan que la deuda senior no garantizada –antes casi intocable en una crisis– ahora está expuesta a pérdidas en caso de que el banco quiebre. Esas regulaciones se están implementando de diferentes maneras en todo Europa. En Gran Bretaña y Suiza, al igual que en EE.UU. los reguladores optan por la subordinación de la "holding". Los bancos emiten esta deuda "que absorbe pérdidas" desde sus holdings y no desde su "compañía operativa", que es donde realmente tiene lugar el negocio bancario. Como resultado, tiene sentido recomprar deuda de la compañía operativa que no satisface las reglas nuevas. Barclays acaba de anunciar un nueva oferta para comprar deuda, después de haberlo hecho también en enero.


El futuro de la gestión de pasivos
Los mercados de deuda bancaria son sensibles a la regulación. En Europa las normas son muy complejas y cambian continuamente. Al mismo tiempo, los bancos se endeudan en los mercados de capitales para financiar los préstamos que otorgan. La pregunta para los mercados es cuánta inestabilidad en los precios, especialmente para el capital de los bancos, puede afectar el costo de financiamiento de los bancos.