Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Los bancos de Estados Unidos dan el alerta por si gana el Brexit

Londres es una sede crucial para varias entidades norteamericanas. El abandono de la Unión Europea puede reducir entre 5% y 9% las ganancias

Los bancos estadounidenses notificaron a los reguladores federales lo que ellos piensan sobre cómo sus negocios se verían negativamente afectados en el caso de que Gran Bretaña abandonara la Unión Europea. Se trata de la última señal de que las grandes instituciones se están preparando para los efectos que tendría tal resultado del referéndum en todo el sistema financiero.

Algunos de los 33 bancos que participan de las "pruebas de resistencia bancaria" anuales, o tests de estrés, incluyeron en sus presentaciones los riesgos que implica la posibilidad de que Gran Bretaña abandone la Unión Europea –el llamado Brexit–, según allegados con conocimiento de proceso, pese a que los reguladores no se los había solicitado.

Se espera que el jueves la Reserva Federal dé a conocer la primera ronda de resultados de sus tests de estrés, el mismo día que se realiza el referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea.

Crece en Wall Street la preocupación por los peligros inherentes a un Brexit. Londres es una ubicación crucial para varios bancos norteamericanos, que usan la ciudad como base desde la cual pueden acceder al mercado único europeo.

Una votación británica a favor de abandonar la Unión Europea podría reducir entre 5% y 9% las ganancias del año próximo en cinco de los bancos más grandes de Estados Unidos, estimó KGW en un informe la semana pasada.

Los analistas citaron como factores negativos la volatilidad del tipo de cambio, la incertidumbre que desalienta a los clientes al momento de concretar negociaciones bursátiles y cerrar fusiones y adquisiciones; y los mayores gastos derivados de la reubicación de las operaciones de la banca fuera de Londres.

El Brexit no estaba mencionado entre los temblores macro que los reguladores de la Reserva Federal pidieron a la banca que prevean a la hora de presentar los escenarios de "estrés" en enero.

Pese a que el Brexit estaba ausente en los tests que ordenó la Reserva Federal, se dice que algunos de los bancos sometidos al test de estrés lo mencionaron como una debacle hipotética que las instituciones financieras deben imaginar.

Todos los bancos tienen que presentar como mínimo un escenario que provoque al menos dificultades financieras tan serias como el test más duro diseñado por el regulador.

En el escenario "seriamente adverso" de la Fed, los precios de las acciones caen cerca de 50%, el desempleo alcanza el 10% y el PBI cae abruptamente durante cinco trimestres consecutivos.

La Fed también solicitó a las entidades bancarias que expongan por primera vez cómo manejarían sus balances generales en un escenario de tasas de interés negativas.

No se pudieron conocer cuáles son esos bancos que incluyeron al Brexit como escenarios de estrés en sus presentaciones ante el regulador.

Las operaciones globales de bancos estadounidenses son sometidas a pruebas de resistencia al igual que las divisiones norteamericanas de los bancos extranjeros. Las presentaciones se hicieron hace varias semanas.

Los tests de estrés se convirtieron en uno de los acontecimientos que más siguen de cerca los inversores del sector bancario. Los resultados de la segunda ronda del ejercicio, instancia que deben aprobar las instituciones para estar habilitadas a elevar los dividendos que pagan a los accionistas, se conocerán la semana próxima.

Los bancos pueden desaprobar esa prueba por motivos cualitativos o cuantitativos.
KBM pronostica que un Brexit significará una caída de 9% en las ganancias por acción de Morgan Stanley en 2017, de 8% en Goldman Sachs y 7% en JPMorgan Chase. Los analistas estimaron un perjuicio de 6% para Bank of America y de 5% en Citigroup.

Reconocen que el impacto "podría ser devastador o mínimo, dependiendo de cómo se tomen los inversores las suposiciones pos Brexit", pero aseguraron que cuando elaboraron sus estimaciones hicieron "conjeturas bastante razonables".