Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Los "Cinco Frágiles" de la OPEP se perjudican con suba del crudo a u$s 50

El precio actual no es lo suficientemente elevado para salvar a sus castigadas economías, ni lo suficientemente bajo como para promover alguna acción de colaboración por parte de los grandes productores

Los

Los países del Golfo que son miembros de la OPEP reciben con agrado el regreso del petróleo a u$s 50, pero para sus pares económicamente más débiles el actual precio es casi intolerable.

Debido a la grave crisis fiscal que sufre Venezuela, en ese país hay cortes de luz, escasez de artículos de primera necesidad y se impuso el estado de emergencia, mientras que la producción de petróleo en Nigeria se redujo casi a la mitad debido a los ataques militares. Los problemas políticos y de seguridad se propagan por todo Irak.

Venezuela no caerá en default, pero para todos los países es más dificultoso conseguir financiación y tienen que abrirse paso en un mercado muy difícil”, aseguró Eulogio Antonio Del Pino, el ministro de Petróleo en Venezuela, en cuanto llegó a Viena para la reunión de ministros de la OPEP que se hará hoy.

Para los miembros más débiles entre los cuales también se encuentran Libia, que está devastada por la guerra, y la económicamente débil Argelia –a quienes los analistas llaman los “Cinco Frágiles”– el actual precio del petróleo es el peor de todos. No es suficientemente elevado para salvar a sus castigadas economías ni los suficientemente bajo como para promover alguna acción de colaboración por parte de los productores de petróleo más grandes del mundo.
“

Nigeria necesita cada uno de los dólares que consigue”, señaló Emmanuel Ibe Kachikwu, el ministro de Petróleo del país y CEO de la petrolera estatal. Si bien el mercado se está “moviendo en la dirección correcta”, agregó, “necesitamos una nueva aceleración en el ritmo” a través de una acción coordinada.

La incapacidad de la OPEP de acordar una política de producción frente al escenario de precios, que este año llegaron a su nivel más bajo en más de una década, generó críticas desde las naciones productoras con falta de fondos, que consideran que la organización es un fracaso.

Para los estados del Golfo más saludables, la política liderada por Arabia Saudita –apuntada a exprimir a los productores de mayores costos– se vio reivindicada por la caída de la producción en naciones no miembros de la OPEP, incluyendo los yacimientos de shale oil en Estados Unidos.

El petróleo se recuperó desde que en enero cayó por debajo de u$s 30.
Suhail al-Mazrouei, el ministro de Petróleo de Emiratos Árabes Unidos, y aliado cercano a Arabia Saudita –el cerebro de la OPEP–, aseguró a su arribo a Viena que no habrá ningún cambio de rumbo. “Las reglas del mercado, que son la oferta y la demanda, están funcionando”, dijo. “El mercado se ajustará por si solo”, agregó.

Pero algunos sienten que la recuperación llegó en parte a costa de los miembros más débiles, ya que Nigeria está produciendo casi 1 millón de b/d menos y en Irak dejó de crecer la producción de crudo.
 

Helima Croft de RBC Capital Markets cree que 2016 se está perfilando como el año del reconocimiento a los miembros más débiles. “Esos estados, que tenían problemas estructurales incluso cuando el barril de petróleo cotizaba a u$s 100, fueron el daño colateral de la política que obligó a que el peso del ajuste lo soportaran los productores de mayores costos,” dijo explicando que una recuperación a u$s 50 el barril “probablemente no sea una victoria para ellos”.

Hasta ahora, Arabia Saudita mostró pocas señales de salir al rescate de los miembros de la OPEP más pobres. Las negociaciones en torno a un congelamiento de la producción de crudo junto con otros países como Rusia fracasaron en abril después de que Riyadh exigió que Irán, su rival en la región, forme parte de cualquier acuerdo.
Dos delegados del Golfo sostienen que el nuevo ministro de petróleo de Arabia Saudita, Khalid al-Falih, quiere aprovechar el encuentro de esta semana para restablecer puentes con otros países.

La mayoría de los analistas no espera ninguna sorpresa de la reunión de hoy.
El venezolano Del Pino, que niega que su país esté en crisis, sostiene que la OPEP podría necesitar más que palabras amables y debe actuar otra vez en pos de todos sus miembros.