Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Las tasas de interés negativas podrían dominar el 2016

Los bancos centrales, como el de Japón, están colocando sus costos de endeudamiento cada vez más en territorio negativo a fin de elevar las expectativas de inflación

Las tasas de interés negativas podrían dominar el 2016

Los bancos centrales están colocando sus costos de endeudamiento cada vez más en territorio negativo, lo que castiga al sector financiero y arrastra más de u$s 6 billones de deuda soberana colocada por Japón y otros países europeos ubicándolos por debajo de un rendimiento de cero por ciento.


n ¿Qué están haciendo los bancos centrales?
Oficialmente se la conoce como política de tasas de interés negativa (NIRP, por sus siglas en inglés). Suiza y Dinamarca tomaron la iniciativa en los últimos años mientras que Riksbank de Suecia ayer subió la apuesta recortando su principal tasa repo a -0,5%.


El reciente ingreso del Banco de Japón (BOJ) al bando de la política negativa colocando la tasa en -0,1% para algunas reservas generó expectativas de que acaba de iniciar su incursión por debajo de cero. Se pronostica que la tasa para depósitos del Banco Central Europeo (BCE) bajará de su actual -0,3% en los próximos meses.


n ¿Por qué los bancos centrales entran en territorio negativo?
Las presiones inflacionarias dormidas y el riesgo de deflación preocupan a las autoridades que fijan políticas, quienes quieren que se reanude el crecimiento y ayudar a que los consumidores, compañías y gobiernos cancelen deudas.


Después de la crisis financiera, las tasas de interés globales cayeron. Los bancos centrales, encabezados por la Reserva Federal estadounidense y el Banco de Inglaterra, recurrieron a la flexibilización cuantitativa, la compra de cantidades masivas de deuda del gobierno.


Por todo eso, la inflación sigue siendo inferior a las metas fijadas por muchos bancos centrales, una tendencia que se está reforzando con el derrumbe de los precios de las materias primas y los temores en torno a la desaceleración de la economía mundial.


n ¿Cuánto más pueden las tasas de interés adentrarse en territorio negativo?
En teoría, no hay límite pero la solidez de las monedas está dificultando la tarea del Banco de Japón y el Banco Central Europeo. Las tasas negativas son consideradas una de las formas más efectivas de debilitar una moneda y así elevar las expectativas de inflación. Pero está sucediendo lo opuesto con el euro y el yen.


n ¿Cuáles son las consecuencias de las tasas negativas para los mercados?
Después de un tórrido inicio de año encabezado por las minerías y productores de materias primas, las acciones globales se ven golpeadas por el sector financiero, que se está llevando la peor parte de la liquidación. El clima de tasas negativas es mala noticia para las ganancias de los bancos; y en Japón, Europa y Estados Unidos los precios de las acciones y bonos se han derrumbado. Eso va en contra de lo que se supone que se busca con la política de tasas negativas.


Las tasas negativas para depósitos son consideradas como un complemento de la flexibilización cuantitativa del banco central porque obliga a los bancos a buscar activos y oportunidades de préstamo con más riesgo, para compensar las pérdidas en el margen de tasa de interés.


Este "efecto rebalanceo de la cartera" en teoría debería impulsar el crecimiento al brindar fondos a las partes de la economía que necesitan crédito y bajar el costo de endeudamiento para los bonos soberanos y las compañías con más riesgo.


n ¿Entonces, dónde están poniendo su dinero los inversores?
Unos u$s 6 billones de deuda soberana colocada por Japón y países de Europa ahora tienen rendimientos inferiores a cero. Cerca de dos terceras partes de los bonos del gobierno japonés rinden tasas negativas mientras que en Alemania el bono a 10 años rinde sólo 0,16%.


Los inversores están vendiendo acciones y bonos corporativos y comprando deuda soberana que todavía ofrece un rendimiento positivo. Sólo esta semana, hemos visto fuertes recuperaciones en los precios de bonos de Estados Unidos y del Reino Unido, lo que colocó sus rendimientos a diez años por debajo de 1,60% y 1,3% respectivamente.


n ¿Por qué comprar un bono de rendimiento negativo?
Llamémosla la teoría de inversión "del más tonto". La compra de bonos con rendimiento negativo conlleva una pérdida garantizada si se lo retiene hasta su vencimiento; pero un operador bursátil puede generar una ganancia vendiendo sus tenencias a un precio superior y a un rendimiento inferior, siempre y cuando alguien más piense que los bancos centrales seguirán empujando las tasas para que se ubiquen en niveles inferiores a cero.