U$D

DÓLAR
/
MERVAL

Las startups brasileñas desafían el pesimismo por la economía local

Pese a la incertidumbre política y la lenta salida de la recesión, las empresas nacientes logran captar niveles de inversiones sin precedentes

Nubank, unicornio y la firma fintech más grande del país

Nubank, unicornio y la firma fintech más grande del país

Federico Vega recuerda el día que estuvo tentado a abandonar su startup tecnológica brasileña, CargoX, una especie de Uber de camiones. Mientras buscaba capital inicial en San Pablo, un inversor local le dijo al entrepreneur argentino que se olvide de la idea. El sector de camiones en Brasil , le aseguró, es uno de los más complejos del mundo en uno de los países con más delincuencia, burocracia e informalidad. No hay lugar para un principiante, ni hablar para un extranjero, le aseguró. "Pensé que no recaudaría nada", contó Vega.

Pero las cosas cambiaron. Incluso mientras la economía de Brasil pelea por emerger de la recesión, y crece la incertidumbre política con vistas a las elecciones de octubre, CargoX y otras startups brasileñas están captando fondos récord.

Las inversiones de capital de riesgo en América latina superaron los u$s 1.000 millones por primera vez el año pasado, siendo Brasil el país que recibió la mayor parte. Esa cifra duplica la suma del año anterior, según Latin American Private Equity & Venture Capital Association (Lavca). Los inversores extranjeros participaron del 61% de las rondas de inversión, según un informe de CB Insights.

Brasil este año produjo dos de los llamados unicornios, que son compañías no cotizantes valuadas en más de u$s 1000 millones. Una es Nubank, la firma de fintech más grande del país, y 99, una aplicación de transporte adquirida por la china Did Chuxing, que es la Uber del gigante asiático.

"Los inversores institucionales que tradicionalmente ignoran el capital de riesgo, o en general no se centran en el área de tecnología, ahora están realmente interesados en el capital de riesgo y en las operaciones con tecnológicas", dijo Cate Ambrose, presidente y directora ejecutiva de Lavca.

"El ecosistema del capital de riesgo aún es nuevo comparado con Estados Unidos y otros mercados internacionales, por lo que existe una gran oportunidad para las startups", señaló Hillel Moerman, director de Goldman Sachs Private Capital Investing Group, un inversor de CargoX.

CargoX en sólo dos años armó una red de choferes que comprende el 30% del millón de camioneros dueños de sus vehículos que tiene el país. La firma captó u$s 35 millones si bien en una nueva recaudación conseguirá "mucho más", aseguró Vega.

"Brasil es un país inmenso, es la sexta o séptima economía del mundo, pero está en sus primeras etapas del desarrollo de compañías tecnológicas jóvenes", explicó Cliff Sobel, socio de Valor Capital Group, otro inversor de CargoX.

La ronda Series E por u$s 150 millones organizada por Nubank en marzo de este año, liderada por la rusa DST Global, le permitió al banco online recaudar u$s 330 millones con sólo cinco años de vida. Nubank dice ser la mayor fintech en términos de cantidad de clientes fuera de Asia, con 4 millones de titulares de tarjetas de crédito y 1,5 millones de cuentas corrientes. Las cuentas se abren online y no tienen comisiones, una revolución para el burocrático sector bancario brasileño. "Eso explica por qué Nubank pudo crecer más rápido que cualquier otro banco digital en EE.UU. y Europa, pese a que la macroeconomía ha sido mucho peor", aseguró David Velez, fundador y CEO de Nubank.

Las fintech en general son una inversión popular en Brasil. Hay otras empresas que salen a recaudar fondos incluyendo Creditas, una startup de préstamos garantizados, y PagSeguro, compañía de pagos que hizo una oferta pública de acciones en Nueva York. "Tenemos mucho interés en las compañías fintech como PagSeguro", dijo Roderick Greenless, director global de banca de inversión en Itaú BBA.

La demografía también impulsa el crecimiento de las startups tecnológicas en Brasil, según Thomaz Srougi, fundador de Dr Consulta, dado que la enorme y envejecida población de Brasil impulsa la demanda de servicios de salud. Su cadena de clínicas médicas de bajos costos en tres años se amplió de 1 a 51 sucursales y asegura que ya tiene la mayor base de datos clínicos de un millón de pacientes. A través de la tecnología, hemos logrado que el cuidado de la salud sea más accesible y más barato", dijo Srougi. Sus consultas médicas cuestan u$s 25 comparado con los al menos u$s 90 en otras clínicas privadas en un país.

Por supuesto que las startups brasileñas siguen siendo mínimas comparado con sus rivales más establecidos. El banco del sector privado más grande de Brasil, Itaú Unibanco, por ejemplo, tenía más de 300 millones de titulares de tarjetas de crédito al 31 de marzo. Los bancos tradicionales de Brasil también cuentan con una sofisticada tecnología financiera y se ocupan de desarrollar servicios de banca móvil.

Y si bien los inversores de las compañías de rápido crecimiento normalmente no se focalizan en las consideraciones macroeconómicas, un inversor dijo que la volatilidad de la moneda brasileña es un obstáculo para algunas de ellas.

Sin embargo, Tomo Stafford, del inversor de Nubank DST Global, dijo que espera que Brasil se convierta en un centro tecnológico en los próximos cinco a diez años. "Brasil tiene un mercado grande, una población entendida en tecnología con atractiva demografía y decente talento en ingeniería y computación. Tienen todos los ingredientes para que se desarrolle un ecosistema", aseguró Stafford.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar