Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La turbulencia política en Brasil afecta el mercado agrícola

La depreciación de la moneda que tuvo lugar durante los escándalos de corrupción provocó un incremento de las exportaciones, lo que hizo bajar los precios en el mundo

La turbulencia política en Brasil afecta el mercado agrícola

La corrupción, las acusaciones de conspiración y la batalla por un impeachment han provocado una agitación en torno a la política brasileña que no ha pasado desapercibida entre los operadores de materias primas agrícolas durante los últimos meses.

La crisis política y económica deprimió la moneda brasileña, que a su vez también atrasó los precios de los commodities agrícolas, en un momento en que el país sudamericano ha elevado las exportaciones de soja y maíz.

Brasil siempre ha sido el exportador dominante de azúcar y café, con el real influyendo fuertemente en los precios de esos dos productos básicos. Pero como el país se convirtió en el mayor exportador de soja y uno de los principales vendedores de maíz, la correlación entre esos mercados y el real también se intensificó.

Con la mayoría de las materias primas agrícolas valuadas en dólares, la depreciación del real elevó la competitividad de las exportaciones del país. Eso condujo a una inundación de azúcar, café y soja proveniente del país latinoamericano en los mercados internacionales, lo que deprimió los precios.
"Esos commodities vienen zigzagueando debido al real", dijo Kona Haque, de ED&F Man.

El último giro fue un pronunciado rebote del real que se produjo a raíz del proceso de impeachment contra la presidenta Dilma Rousseff. Eso hizo que la venta atada a la moneda de alguna manera cayera.
El real venía bajando desde 2011 y perdió la mitad de su valor entre 2014 y 2015. Sin embargo, la divisa recuperó más de 12% desde principio de año, cotizando ahora a cerca de 3,35 reales el dólar, y es una de las monedas con mejor desempeño este año.

Preocupados por el impacto negativo sobre las exportaciones, el banco central de Brasil intervino este mes para evitar que el real se aprecie demasiado. La agricultura ha sido un punto positivo para la castigada economía. "[El banco central] quiere apoyar el sector exportador. No quieren matar a la gallina de los huevos de oro", dijo Michael McDougall, de Société Générale en New York.

El deseo de mantener bajo el real no sorprende. Brasil exportó niveles récord de café en 2015. El país representa cerca del 40% del mercado exportador de arábica, el grano de mayor calidad, y los analistas sostienen que las ventas al exterior no han disminuido con la apreciación del real de este año.

En 2015 Brasil subió las ventas de soja en los mercados internacionales en casi 20% hasta 54 millones de toneladas, según datos de la aduana del Centro de Comercio Internacional. Embarcó más de las tres cuartas partes del total hacia China, lo que le permitió aumentar su ventaja sobre EE.UU. en exportaciones al mayor comprador mundial de la semilla oleaginosa. Este año las lluvias excesivas en Argentina, un importante exportador de harina de soja, han elevado los precios –y la semilla oleaginosa repuntó casi 17% desde principio de año– por encima de los u$s 10 por bushel. En los mercados de maíz, Brasil exportó la cifra histórica de 29 millones de toneladas del producto básico en 2015, convirtiéndose en el segundo mayor exportador después de EE.UU. Hace menos de cinco años, la cosecha de maíz de Brasil se vendía casi exclusivamente a la industria ganadera local. Pero el repunte de las ventas al extranjero del año pasado redujo la oferta local, y el gobierno se vio obligado a bajar el arancel a las importaciones de maíz.

El azúcar se libró de los "grilletes" que lo ataban al real en septiembre pasado y ahora se mueve más en función a su oferta. Y como Brasil representa más de la mitad de las exportaciones del mundo, eso fue suficiente para elevar el precio del mercado. Además, influyó el impacto de las sequías causadas por el fenómeno climático de El Niño.