Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La tecnología 5G superveloz va más rápido que la demanda

Grupos de telefonía móvil arriesgan invertir miles de millones en un servicio por el que nadie va a pagar

La tecnología 5G superveloz va más rápido que la demanda

Cuando el ministro de Economía Philip Hammond dijo que quería que Gran Bretaña se transformase en un "líder mundial de redes 5G" durante su declaración de noviembre sobre la economía del Reino Unido, sus colegas del Parlamento lo felicitaron.


De todos modos, Hammond llegó tarde, ya que desde hace dos años distintos gobiernos, empresas y académicos vienen haciendo esfuerzos por convertirse en pioneros de la tecnología 5G. A pesar de años de debate en la industria, aún no hay una definición clara de qué significa 5G, hace poco más de un año algunos países prometieron lanzar pruebas de red de la tecnología. Los estándares de hardware de la quinta generación de comunicaciones inalámbricas se establecieron en una conferencia en Nevada el mes pasado, pero los elementos de software aún no se han acordado, ya que los responsables de la industria siguen peleando por la supremacía.


Sin embargo, el ciclo de sobreexpectación va a toda velocidad. AT&T presumió de alcanzar velocidades de datos de 14 gigabits por segundo en pruebas de laboratorio de una tecnología similar a la 5G con Ericsson e Intel, y uno de los principales ejecutivos de la empresa de telecomunicaciones señaló que la próxima generación de redes tenía un "potencial ilimitado". Las empresas BT del Reino Unido y Huawei de China hicieron un pacto de "liderar el desarrollo mundial de tecnologías móviles 5G". Gavin Patterson, director ejecutivo de BT, dijo que su empresa estaba "decidida a maximizar el potencial de la tecnología 5G para nuestros clientes".


Las empresas que fabrican los equipos necesarios para alcanzar velocidades 5G encabezan los esfuerzos, ya que sostienen que los consumidores están ansiosos por tener velocidades de descarga más rápidas. Ulf Ewaldsson, director de tecnología de Ericsson, que está asignando la mayoría de su gasto de investigación anual de u$s 5000 millones a la nueva tecnología, sostiene que la tecnología 5G es la mejor oportunidad que tiene la industria de las telecomunicaciones de volver a crecer.


"Esta es una oportunidad muy grande para la industria", afirmó, si bien se mostró "tibio"" en cuanto a la capacidad de las empresas de telecomunicaciones de ganar dinero a partir del potencial de la tecnología 5G.
Sin embago, hay quienes han comenzado a decir que la industria de las telecomunicaciones corre riesgo de ir muy rápido e insistir demasiado con la tecnología 5G. El profesor William Webb, exdirector de Ofcom y presidente del Instituto de Ingeniería y Tecnología, sostuvo que el debate sobre las prestaciones que podrá dar la tecnología 5G se volvió "demasiado utópico" y que la industria arriesga invertir miles de millones en redes que ofrezcan velocidades que nadie precisa.


"Llegamos a un punto en el que todos pretenden admirar al emperador en su supuesto nuevo traje", sostuvo en relación con la propaganda de la tecnología 5G que proviene de académicos, fabricantes de equipos y gobiernos que ven capital político al defender sus afirmaciones.


Webb, que también integra un grupo asesor del Departamento de Cultura, Medios y Deporte, manifestó que la industria de las telecomunicaciones se había "obsesionado con la velocidad" tal como los ingenieros aeroespaciales durante la década de 1960 al comienzo de la era de los viajes supersónicos.


Esa ambición llevó al desarrollo del avión Concorde que podía alcanzar el doble de la velocidad del sonido y que funcionó como un servicio comercial durante 27 años. La influencia cultural del jet no puede dudarse, pero no contribuyó en mucho para acelerar el avance en la industria más amplia. La velocidad de crucero de los aviones comerciales de hoy solo es ligeramente más veloz que la de los aviones Comet que hicieron su debut en 1952, señala el profesor Webb.


"Si bien el Concorde era técnicamente posible, era inviable en términos económicos", sostuvo. Del mismo modo, Webb considera que las velocidades de descarga que se atribuyen a las futuras redes 5G de más de than 10 gigabytes por segundo son muy superiores a las curvas de demanda históricas para datos móviles. Como las velocidades de crucero, el profesor Webb predice que el ritmo de crecimiento de datos está bajando y podría alcanzar una meseta aproximadamente en 2027, luego de solo duplicarse en la era 5G.


El riesgo es que los operadores de telecomunicaciones gasten miles de millones en el apuro por lanzar redes 5G y se encuentren con que los consumidores no están dispuestos a pagar por la tecnología. No sería la primera vez que algo así ocurre en la industria de las telecomunicaciones, que ha sido testigo de un muchas quiebras entre las empresas desesperadas por invertir en nuevas redes que superaban la curva de demanda, en particular, las compañías de cable de fibra óptica en los años noventa y los servicios de banda ancha por satélite a principios de siglo.


Peter White, director ejecutivo y cofundador de Rethink Technology Research, dijo que la industria de las telecomunicaciones "tenía la fantasía desesperada de que la tecnología 5G está por llegar", impulsada por los fabricantes de equipos y las compañías de chips. Señaló que el único avance de consumo ofrecido por el 5G durante el debate actual es el vídeo de alta definición, pero se preguntaba si los consumidores querrían pagar por ello.


Esto llevó al lanzamiento de la tecnología 5G como un "Internet de las cosas" que ofrecerá comunicaciones sin demoras con un alcance más rápido, encendiendo un mundo de autos conectados, aplicaciones de realidad virtual, ciudades inteligentes y atención médica electrónica.


El profesor Rahim Tafazolli, director del Centro de Innovación 5G de la Universidad de Surrey en el Reino Unido, dijo que 2017 representaría un ""unto de inflexión" para el desarrollo del 5G debido a una serie de ensayos comerciales en torno a tecnologías tales como "redes de tecnología de banda angosta" que se convertirán en "trampolines" al sistema 5G completo.