Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La retórica electoral de Trump y Hillary retrae la inversión en EE.UU.

Las propuestas proteccionistas que se debaten en la campaña electoral no ayudan a que las empresas extranjeras decidan llevar emprendimientos a ese país

Trump puso patas para arriba la postura pro comercio de su partido

Trump puso patas para arriba la postura pro comercio de su partido

La campaña presidencial repleta de retórica proteccionista y temores al impacto de la globalización está entorpeciendo los esfuerzos de Estados Unidos por atraer inversión extranjera. Además amenaza con debilitar una de las historias de éxito económico de la administración Obama.

"No hemos visto este nivel de preocupación en 25 años," dijo Nancy McLernon, presidenta del directorio y CEO de la Organización for International Investment, que representa a las compañías extranjeras que invierten en Estados Unidos. "El nivel de inquietud que estoy viendo se parece al que había cuando la organización recién empezó a operar [a principios de los ‘90]. Y es alarmante", señaló.

Norteamérica el año pasado recibió inversión extrajera directa (IED) por una cifra récord de u$s 348.000 millones, y en un encuentro que el lunes se inauguró en Washington los funcionarios del presidente Barack Obama volvieron a describir al país como un refugio para la inversión extranjera de largo plazo."Ningún otro país puede agregar más innovación a sus negocios", dijo Obama dirigiéndose a los inversores. "Creo que invertir en Estados Unidos es la mejor decisión que puede hacer una compañía".
Pero esta charla promocional se produce con un telón de fondo electoral en el que Donald Trump, el supuesto nominado presidencial republicano, puso patas para arriba la postura normalmente pro comercio de su partido y en el que Hillary Clinton, su rival demócrata, juega a la izquierda de su partido en lo que respecta al comercio.

McLernon contó que durante un reciente viaje a Japón se reunió con varios inversores de largo plazo y que ellos le contaron que estaban perplejos por los mensajes proteccionistas de los candidatos y que habían decidido esperar y ver qué pasa en vez de comprometer capital. "Están tocando el botón de pausa en las decisiones de inversión", contó

En una entrevista, Penny Pritzker, secretaria de Comercio, insistió en que EE.UU. sigue observando un saludable interés por parte de los inversores extranjeros pese a la retórica de la campaña. Este año, señaló, ella esperaba un IED en línea con el promedio anual de u$s 270.000 registrado en los últimos cinco años.

"Las elecciones siempre hacen mucho ruido", dijo a FT. "Pero las empresas están pensando en el largo plazo y les gusta lo que ven acá". Sin embargo, advirtió que las políticas proteccionistas como las que propone Trump –que pidió aranceles punitivos sobre los productos provenientes China y México para tratar de recuperar actividad manufacturera en el país– no concuerdan con la realidad y amenazan con dañar a las compañías norteamericanas.

"Lo que está en riesgo es la posición a largo plazo que tiene las empresas estadounidense en todo el mundo", agregó. Trump prometió castigar a las compañías norteamericanas que trasladen sus fábricas al exterior y quiere eliminar el Nafta (Tratado de Libre Comercio de América del Norte) –que se firmó en los noventa– y el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, por sus siglas en inglés), el enorme pacto nuevo negociado por la administración de Barack Obama con Japón y otras 10 economías.

El temor es que si lleva adelante esas políticas, Trump provocaría una guerra comercial que podría ser un desastre para las economías norteamericana y global. Pero los inversores también ven un lenguaje proteccionista más sutil en la campaña de Clinton, que expresó escepticismo sobre el TPP pese a haberlo llamado un acuerdo "patrón oro" mientras se desempeñaba como secretaria de Estado.
McLernon señaló que los esfuerzos del país por atraer IED, la cumbre de inversión SelectUSA en la que Obama habló el lunes, está "nadando contra la corriente [política] en este momento."

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar