Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La producción cayó más en América latina que en EE.UU. ante el crecimiento de Asia

Los datos globales debilitan la retórica de Trump sobre la pérdida de empleos estadounidenses durante los últimos 20 años por avance de China

La producción cayó más en América latina que en EE.UU. ante el crecimiento de Asia

La participación de América del Norte en la producción mundial disminuyó mucho menos que la de América Latina o Europa en los últimos 20 años, lo que debilita las afirmaciones del presidente estadounidense Donald Trump de que los injustos acuerdos comerciales han perjudicado a los trabajadores de su país en particular.
Desde 1997, la participación de Norteamérica en la producción mundial cayó de 28,5% del total a una proyección de 24,1% este año, lo que supone una disminución del 15%, según datos del grupo de investigación Euromonitor.


Pero en el caso Europa occidental su participación bajó 31% durante el mismo período, y se prevé que caiga por debajo de 20% primera vez en 2017, en comparación con el 29,1% en 1997.

A América Latina le fue casi igual de mal, pues su participación se redujo más de 25% a 5,1%.
Todas las regiones están lidiando con el creciente poder de las economías asiáticas, que van camino a representar el 40% de la producción mundial de este año, comparado con el 26,3% en 1997.

"El cambio de los últimos 20 años fue la ampliación de las cadenas de abastecimiento mundiales en la que Asia, especialmente China, se incorporó al sector manufacturero mundial", dijo William Jackson, economista principal de mercados emergentes de Capital Economics.
 

Trump aseguró que los "horribles" acuerdos comerciales firmados por sus predecesores provocaron que los empleos se escapen hacia México y China. También dijo que la medida de abandonar el Acuerdo Transpacífico de Asociación Económica (TPP por sus siglas en inglés) entre 12 naciones es "algo muy bueno para los trabajadores estadounidenses".

Pero los datos indican que otras naciones europeas y latinoamericanas perdieron mucho más.
Indre Cesniene, jefa de investigación industrial de Euromonitor, dijo: "En 2017...Asia representará el 70% de todos los productos de alta tecnología producidos en todo el mundo, y prácticamente todas las grandes compañías cuentan con capacidades productivas en la región".

Asia también representa más de la mitad de la producción mundial de bienes intermedios y de maquinaria. En el sector manufacturero en su conjunto, se prevé que Asia tenga una participación cercana a 45,5% este año.
Cifras separadas de las Naciones Unidas sugieren que, entre 1990 y 2015, China pasó de ser el 8º fabricante más grande del mundo a ser el primero, Corea del Sur del 12º al 5º lugar, India del 14º al 6º, e Indonesia del 18º al 11º.

Sin embargo, Asia sigue siendo mucho más débil en los sectores de servicios, y representa menos de una cuarta parte del volumen de negocios en áreas como las finanzas y los seguros, y los servicios empresariales.
Euromonitor estima que la participación de Asia en la producción mundial crecerá aún más, hasta casi el 49% del total para el año 2025, con 75% de participación en sectores como el textil y los equipos de transporte.

Pero Jackson, dijo que era "poco probable que este avance continuara al mismo ritmo"‘, dado el aumento del proteccionismo y el hecho de que impulsos únicos como la integración de China a la Organización Mundial del Comercio (OMC) en 2001 no se pueden repetir. "Ya estamos viendo señales de que la integración de las cadenas de abastecimiento de fabricación probablemente ha alcanzado un pico", aseguró Jackson.
Cesniene dijo que ella no contempla que las medidas de Trump vaya a hacer mucha mella en el auge de Asia, argumentando que los fabricantes, como las automotrices, quieren estar en la región pues es el lugar donde viven cada vez más sus clientes.

Las cifras se basan en los datos de cuentas nacionales y encuestas de la industria, estandarizados por Euromonitor para eliminar las diferencias metodológicas y de cálculos.