U$D

LUNES 18/02/2019

La oposición venezolana tiene un plan para derribar al gobierno de Maduro

El presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, dice que las deserciones entre los partidarios del presidente son una indicación de fragilidad

El presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, fue detenido por el gobierno y liberado por la presión internacional

El presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, fue detenido por el gobierno y liberado por la presión internacional

Si Juan Guaidó está preocupado por la represión del gobierno venezolano, los asaltos patrocinados por el Estado o incluso por la posibilidad de acabar en la cárcel y el exilio, cosas que han padecido muchos de sus compañeros, el joven líder de la oposición no lo demuestra.

El recién elegido jefe de la Asamblea Nacional, (el Congreso, del país) quiere duplicar los esfuerzos de la oposición para poner fin a lo que él y la mayor parte del mundo llaman la "dictadura" del presidente Nicolás Maduro.

"Nadie quiere vivir así, sea cual sea su política: las personas pasan cinco o seis meses sin agua en sus casas, sin medicamentos, sin dinero suficiente para comprar alimentos", afirmó el congresista de 35 años al Financial Times en Caracas.

El diputado Guaidó, vestido con un traje oscuro y sentado en su nueva oficina en el edificio de cúpula dorada que es la sede de la Asamblea Nacional, dice que la oposición tiene un plan claro para "ponerle fin de la usurpación del poder de Maduro y para establecer un gobierno de transición que conduzca a elecciones libres".

Eso es más fácil de decir que de hacer. Nicolás Maduro asumió su segundo mandato presidencial de seis años, el cual cerca de 50 naciones consideran ilegítimo después de las elecciones fraudulentas el año pasado.

"El régimen de Maduro ahora está totalmente establecido como una dictadura", dijo Chrystia Freeland, secretaria de Relaciones Exteriores de Canadá.

Sebastián Piñera, presidente de Chile, estuvo de acuerdo: "Chile no reconoce el régimen de Nicolás Maduro. Damos todo nuestro apoyo a la Asamblea Nacional y a su nuevo líder Juan Guaidó".

Estados Unidos, la Unión Europea y Brasil emitieron declaraciones similares, pidiendo una transición hacia un gobierno democrático.

Pero Maduro no ha mostrado señales de ceder. A medida que las crisis sociales y políticas de Venezuela se agravan, la economía estalla y millones de personas desesperadas huyen del país. Sin embargo, el gobierno, que cuenta con el apoyo de los militares y controla los suministros de alimentos, simplemente se volvió cada vez más intransigente.

Guaidó comenzó su mandato la semana pasada emitiendo un plan de acción de ocho puntos para enfrentar al mandatario recién asumido. Incluye medidas simbólicas y algunas medidas tangibles, incluyendo un llamado a establecer un fondo fuera del país donde se puedan retener los ingresos confiscados de la corrupción venezolana hasta que haya un cambio de gobierno.

Pero a menos que los militares se rebelen en contra de Maduro, o que su gobierno sea desgarrado por trastornos internos, hay pocas acciones concretas que la oposición desorganizada puede tomar para alentar una transición, advierten los analistas.

"Es fácil para la oposición hablar vagamente sobre sus demandas para que Maduro deje el poder", dijo Luis Vicente León, jefe de la encuestadora venezolana Datanálisis. "Lo difícil es unirnos en torno a una estrategia real, un plan de acción, un liderazgo único".

Guaidó insiste en que la oposición está unificada.

"Nicolás Maduro no va a tener una revelación que lo va a convencer a hacerse a un lado", dijo: "Pero hay signos claros de deserción dentro del Chavismo", refiriéndose al movimiento socialista fundado por el fallecido líder bolivariano Hugo Chávez Frías.

La deserción de la semana pasada de Christian Zerpa, un juez de alto perfil, quien alguna vez fue un partidario leal del régimen chavista, es la última indicación de estas grietas en la élite gobernante.

Julio Borges, un líder de la oposición ahora en el exilio, dice que hubo al menos seis intentos de golpe de Estado el año pasado y que decenas de miembros rebeldes de las fuerzas armadas fueron encarcelados.

Algunos funcionarios que habían sido considerados como "chavistas" leales, como los ex ministros Elías Jaua y José Vicente Rangel, se volvieron cada vez más críticos. Según un informe publicado en el diario estadounidense Washington Post, el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, incluso le pidió a Maduro que renunciara el mes pasado y dijo que lo haría él mismo si el presidente se negaba.

Como nieto de un sargento de la Guardia Bolivariana y un capitán de la armada venezolana, Guaidó conoce la importancia de los militares para resolver la crisis.

"Los militares están sufriendo como todos los demás", dice. "Están sufriendo deserciones en las filas y escasez de alimentos", agrega.

Michael Penfold, profesor en el Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA), una escuela de negocios en Caracas, dijo que Venezuela era tan frágil "que si Maduro entra en una verdadera crisis, es posible que los militares no tengan que intervenir para provocar un cambio. Una simple declaración podría ser suficiente para inclinar la balanza".

Las fuerzas armadas dijeron en un comunicado el jueves que "reafirmaban su lealtad absoluta a Maduro".

El hecho de que la Asamblea Nacional es la única institución elegida democráticamente que queda en el país significa que será clave para cualquier eventual acuerdo político. Por lo mismo el posible que Maduro tal vez intente cerrarla.

Justo al otro lado del corredor se encuentra la Asamblea Constituyente rival, que Maduro estableció en 2017 para respaldar y autorizar sus medidas, iniciando meses de protestas en las que murieron al menos 125 personas.

"La Asamblea Nacional se encuentra en el corazón de cualquier solución", dijo Phil Gunson, un analista de Crisis Group. "Pero existe una amenaza muy real de que el gobierno puede actuar para disolverla". Si eso sucediera, desataría una indignación internacional.

"Cuando comenzamos a protestar en 2014, muchas embajadas extranjeras no nos querían recibir", recordó Lilian Tintori, esposa del líder opositor Leopoldo López, quien permanece bajo arresto domiciliario en Caracas. "Pero hemos estado defendiendo nuestro caso. Ahora, la mayor parte del mundo nos apoya. Y no reconocen a Maduro".

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés