Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La oferta de nueva deuda argentina genera entusiasmo de inversores

La colocación de bonos por alrededor de u$s 12.000 millones pone a prueba el apetito de las administradoras de fondos por las emisiones de deuda del mercado emergente

El interés de los inversores por una multimillonaria oferta de bonos en dólares que hará Argentina llegó a un cenit en el preciso momento en que el soberano latinoamericano, alejado de los mercados de deuda internacionales desde su default en 2001, comienza una gira de promoción de cinco días por EE.UU. y el Reino Unido.
La colocación, que se espera que supere los u$s 12.000 millones, pone a prueba el apetito de las administradoras de fondos por la deuda del mercado emergente, después de una profunda liquidación y posterior repunte, situación exacerbada por la volatilidad de los precios de las materias primas y el temor a una desaceleración de la actividad económica mundial.
A los inversores se les dijo que la oferta podría llegar a los u$s 15.000 millones entre los tres vencimientos de bonos a 5, 10 y 30 años. Los banqueros midieron la demanda inversora para un rendimiento de 8% en notas a 10 años, con precios sobre los otros vencimientos cayendo a su debido tiempo, según contaron dos inversores.
Los bonos probablemente se vendan la semana del 18 de abril, agregaron varias personas allegadas a la operación.
Pese a que Argentina cayó en default ocho veces desde su independencia en 1816, la victoria electoral y asunción del presidente Mauricio Macri, la designación de un equipo de funcionarios pro mercado y el arreglo con los acreedores holdouts aumentaron el entusiasmo de los inversores por la nueva deuda argentina.
"El cambio de dirección de las políticas ha sido radical", aseguró Alejo Czerwonko, estratega de mercados emergentes en UBS Wealth Management. "Fue un giro de 180 grados. La reforma estructural en los mercados emergentes es escasa y se está consiguiendo mucho de eso en Argentina".
El llamado roadshow, donde los banqueros presentan los títulos de deuda argentinos a los inversores que se ofrecerán en el mercado financiero, comenzó ayer en Londres y en Nueva York. Los funcionarios argentinos también tienen programado viajar a Los Ángeles, Boston y Washington.
"Dado que ésta es la primera colocación soberana en más de 15 años, es primordial que hagan un gran esfuerzo en explicar la historia de Argentina, explicar cómo cumplirán con las metas del gasto, cómo controlarán la inflación, qué hacen las reservas", aseguró Sean Newman, administrador de carteras de Invesco.
Lo recaudado por la venta de bonos –que será más de
u$s 12.000 millones– se destinará al pago de los acreedores de deuda defaulteada, incluyendo los fondos que administra Elliot Management de Paul Singer.
Los funcionarios argentinos admiten que el país probablemente no pueda pagar a los holdouts el 14 de abril, la fecha fijada por Thomas Griesa, el juez neoyorquino del juicio.
Eso se debe a que el 13 de abril habrá una audiencia en el tribunal de apelaciones que determinará si ratifica o no la decisión del juez Griesa de levantar las medidas cautelares que impiden a Argentina pagar a los holdouts.
Aún así, Argentina probablemente proceda rápidamente a hacer el pago después de que el Secretario del Tesoro norteamericano Jack Lew la semana pasada pidió al ministro de Hacienda argentino Alfonso Prat-Gay, abonar a los holdouts "lo más rápido posible"