Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La migración masiva hacia Europa es imparable

La presión demográfica en África y el Medio Oriente impulsará la inmigración en el futuro

En los siglos XVIII y XIX, los europeos poblaban el mundo. Ahora el mundo está poblando Europa. Más allá del furor por el impacto de los más de un millón de refugiados que llegaron a Alemania en 2015 se encuentran grandes tendencias demográficas. La crisis actual de la migración es impulsada por las guerras en el Medio Oriente. Pero hay también fuerzas más grandes en juego que aseguran que la inmigración en Europa siga siendo un tema controvertido mucho después de que termine la guerra en Siria.

Europa es un continente rico y envejecido cuya población está estancada. Por el contrario las poblaciones de África, el Medio Oriente y Asia del Sur son más jóvenes y pobres y crecen rápidamente. En 1900 - el apogeo de la época imperial - los países europeos representaban alrededor del 25% de la población mundial.

Hoy en día, las 500 millones personas que conforman la UE representan aproximadamente el 7% de la población mundial. Por el contrario, en la actualidad hay más de 1000 millones de personas en África y, según la ONU, habrá casi 2500 millones para el año 2050.

La migración de africanos, árabes y asiáticos a Europa representa la reversión de una tendencia histórica. En la época colonial Europa practicó una especie de imperialismo demográfico, cuando los europeos blancos emigraron a todos los rincones del mundo. En América del Norte y Australasia, las poblaciones indígenas fueron sometidas y muchas veces asesinadas y continentes enteros se convirtieron en vástagos de Europa. Los países europeos también establecieron colonias en todo el mundo y se establecieron como inmigrantes, mientras que al mismo tiempo varios millones de esclavos vivieron migraciones forzadas de África al Nuevo Mundo.

Cuando los europeos fueron poblando el mundo, a menudo lo hicieron a través de "migraciones en cadena". Un miembro de la familia se establecía en un nuevo país como Argentina o EE.UU.; enviaban noticias y dinero; y, en poco tiempo, otros los seguían.

Ahora las cadenas van en la dirección contraria: desde Siria hasta Alemania, desde Marruecos hasta los Países Bajos, de Pakistán a Gran Bretaña. Pero en estos días, no es una cuestión de una carta a casa seguida de un largo viaje marítimo. En la era de Facebook y los teléfonos inteligentes, Europa se siente cerca incluso si uno está en Karachi o Lagos.

Países como Gran Bretaña, Francia y los Países Bajos se han vuelto mucho más multirraciales en los últimos 40 años. Los gobiernos que prometen restringir la inmigración, como la administración británica actual, han encontrado que es muy difícil cumplir sus promesas.

La posición de la UE es que, mientras que los refugiados pueden solicitar asilo en Europa, los "migrantes económicos" ilegales deben regresar a casa. Pero esta política es poco probable para detener el flujo de migrantes por varias razones.

En primer lugar, el número de países afectados por las guerras o Estados fallidos en realidad puede aumentar; las preocupaciones sobre la estabilidad de Argelia están aumentando, por ejemplo.

En segundo lugar, la mayoría de los que se consideran "inmigrantes económicos" en realidad nunca dejan Europa. En Alemania sólo el 30% de los solicitantes de asilo rechazados dejan el país voluntariamente o son deportados.

En tercer lugar, una vez que se establecen grandes poblaciones inmigrantes, el derecho de "reagrupación familiar" asegurará un flujo continuo. Así que es probable que Europa siga siendo un destino atractivo y asequible para los pobres y ambiciosos de todo el mundo.

Una posible reacción para Europa es aceptar que la migración desde el resto del mundo es inevitable, y aceptarlo de todo corazón. Las endeudadas economías europeas necesitan una inyección de juventud y dinamismo. ¿Quién va a trabajar en sus asilos para ancianos y obras de construcción si no lo hacen los inmigrantes del resto del mundo?

Pero incluso aquellos europeos a favor de la inmigración tienden a argumentar que, por supuesto, los recién llegados al continente deben aceptar los "valores europeos". Eso puede ser poco realista, en parte porque muchos de estos valores son relativamente recientes.

En las últimas décadas, el feminismo ha tenido grandes avances en Europa y las actitudes hacia los derechos de los homosexuales se han transformado. Muchos inmigrantes procedentes de Medio Oriente y África traen actitudes mucho más conservadoras y sexistas con ellos. Tomará más de unas pocas clases de educación cívica para cambiar esto.

Los europeos están profundamente confundidos acerca de cómo responder a estos nuevos desafíos. En la época del imperialismo, justificaron la colonización de tierras con la confianza de que traían los beneficios de la civilización a las partes más atrasadas del mundo.

Pero la Europa post-imperial y post-Holocausto es mucho más cuidadosa de afirmar la superioridad de su cultura. Ha reemplazado su creencia en su misión civilizadora y la Biblia con el énfasis en los valores universales, los derechos individuales y los tratados internacionales.

La gran pregunta para las próximas décadas es cómo la fe de Europa en los valores liberales universales resistirá el impacto de la inmigración masiva. Una batalla entre los nativistas y liberales está empezando a dar forma a la política.

A la larga, creo que los nativistas perderán, no porque sus demandas son impopulares, sino porque son inaplicables. Puede ser posible para las naciones isla rodeadas por el Océano Pacífico, como Japón o Australia, mantener un estricto control sobre la inmigración. Será casi imposible para una UE que es parte de una masa de tierra de Eurasia y está separada de África solamente por secciones estrechas del Mar Mediterráneo.