La mayoría que se opone a la secesión de Cataluña lucha por unirse

A los opositores a la independencia les falta la cohesión de los separatistas

Lola Mayenco fue una de los 2,26 millones de catalanes que votaron en el controvertido referéndum del domingo. Su boleta, sin embargo, era diferente a la mayoría: estaba en blanco.

"No me gustan los nacionalismos, pero no votar me pareció perder una oportunidad democrática", afirma la escritora catalana.

Fue un pequeño gesto, sepultado bajo la violencia que ensombreció el día y la crisis política posterior. Pero también fue un síntoma de la incertidumbre que sienten muchos catalanes con respecto a la marcha precipitada hacia la independencia.

En medio del drama político de los últimos días, es fácil pasar por alto que una clara mayoría de catalanes no respaldó la separación de España el domingo 1 de octubre. De los 2,26 millones de votos emitidos, 2,02 millones fueron a favor de la independencia, lo que equivale a menos del 40% del electorado catalán.

El bando pro secesión tampoco puede decir que está ganando conversos en las urnas: el número de electores que votaron a favor de la independencia se mantuvo relativamente estable desde 2014.

"Cerca de 3,5 millones de catalanes no están a favor de la independencia o al menos no de la forma actual", afirma Miquel Iceta, líder del Partido Socialista Catalán, que se opone a la secesión. "Para llegar a la independencia, hay que lograr, como mínimo, la mayoría de votos.

Y los partidos independentistas no tienen la mayoría de votos. Entonces, ¿por qué tratan de imponer la independencia a una mayoría que no la quiere?"

La respuesta está, al menos en parte, en la naturaleza de la mayoría silenciosa de Cataluña, un grupo dividido en relación con todos los asuntos excepto el rechazo a la secesión. El grupo incluye a los izquierdistas radicales que aborrecen tanto al nacionalismo catalán como el español, empresarios preocupados por la estabilidad de la economía catalana y un gran grupo de personas que simplemente se sienten españolas, no catalanas, o que se sienten cómodas con su doble identidad.

Algunos quieren que Madrid tome medidas aún más enérgicas contra el gobierno pro independentista de Barcelona. Otros esperan ansiosamente un ofrecimiento de diálogo político por parte de España y un plan serio para detener el creciente conflicto. Unirlos bajo una bandera parece imposible, especialmente si esta bandera es la de España.

"No somos lo mismo. No tengo nada en común con el Partido Popular (el partido de centroderecha del primer ministro español Mariano Rajoy)", sostiene Joan Herrera, un abogado de Barcelona y ex dirigente del partido de izquierda ICV de Cataluña. "No estoy a favor de mantener las cosas como están, pero tampoco estoy a favor de la independencia".

Uno de los problemas es que el actual gobierno español nunca formuló una propuesta seria para abordar las preocupaciones catalanas, ya sea un nuevo sistema de financiación regional o una reforma de la constitución que reconozca la "realidad plurinacional" de España.

Como muchos catalanes que se oponen a la secesión, Herrera afirma que ambas partes lo decepcionaron. "Nos enfrentamos a un Estado que abandonó a Cataluña y a un gobierno catalán que actúa de manera muy irresponsable", señala. "Los últimos días fueron muy difíciles".

Después de votar el domingo 1 de octubre, Lola Mayenco dice que regresó a su casa del norte de Barcelona para almorzar con amigos. Pidió a los invitados que dejen los celulares en la entrada para dejar el enojo y las recriminaciones afuera. "Queríamos hablar tranquilos y evitar que se acumulara la bronca", señala la escritora. La conclusión del almuerzo fue que "ésta no es una guerra que queramos pelear", que los verdaderos problemas que enfrentan Cataluña y España tienen que ver con las escuelas y la economía, así como un sinnúmero de otras cuestiones, no la creación de una nueva frontera.

"Es entendible que haya personas a las que les preocupe profundamente este trozo de tierra". "Pero a nosotros nos preocupan más las personas que viven en este trozo de tierra", señaló.

Tags relacionados

Más de Financial Times

Noticias del día