Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La gran victoria de la oposición abre una batalla por el poder en Venezuela

El presidente rechazó conceder amnistía a los presos políticos, a quienes se refirió como "asesinos". De aquí a enero serán nombrados una docena de jueces del Tribunal Supremo

El gobierno socialista de Venezuela se ha mostrado desafiante ante la victoria de la oposición que obtuvo una mayoría cualificada histórica en las elecciones legislativas. Esto resultó en una dura derrota para el presidente, Nicolás Maduro, quien corre el riesgo de ser destituido de su cargo.
El martes por la noche, poco después de que los resultados oficiales mostraron que la coalición de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) obtuvo 112 escaños de un total de 167, Maduro sostuvo en televisión nacional: "Los malos ganaron con mentiras y ofertas engañosas".
Una mayoría cualificada sacude el equilibrio de poder en Venezuela y debilita gravemente a su líder, cuya popularidad ha sufrido duros golpes en medio de una crisis económica que empeora.
Maduro ha amenazado con detener la construcción de viviendas sociales como respuesta al mal resultado electoral y fuertemente reprendió a aquellos que votaron en su contra. Su partido gobernante tuiteó citas de Josef Stalin citando a Vladimir Lenin: "No se quejen, camaradas, estamos obligados a ganar, porque tenemos la razón".
Maduro dijo que rechazaría una propuesta de la oposición a conceder amnistía a los presos políticos, a quienes se refirió como ‘asesinos‘. Diosdado Cabello, presidente saliente de la asamblea, también dijo que una docena de jueces del Tribunal Supremo serán nombrados por la legislatura actual antes de que se disuelva en enero.
"La presidencia todavía es muy poderosa, y es importante recordar que el ejecutivo controla todos los otros órganos del Estado, en especial la Corte Suprema", escribió Phil Gunson, analista sénior para la región andina para el International Crisis Group. "Se va a centrar mucha atención en la rama constitucional de la Corte".
La oposición ha llamado al diálogo con el gobierno. Pero Henrique Capriles, el líder de la oposición – quien perdió por un estrecho margen las presidenciales ante Maduro– dijo al Financial Times que las señales son "preocupantes".
"Estoy muy preocupado porque las declaraciones del gobierno están completamente fuera de lugar teniendo en cuenta lo que pasó el domingo, que fue una clara señal de que este país quiere un cambio. El gobierno sufrió una paliza, el resultado fue aplastante y aun así permanecen desafiantes", agregó.
Capriles dijo que la nueva asamblea dominada por la oposición llevará a cabo una revisión exhaustiva de los presupuestos y cuestionará a miembros del gabinete económico. También exigirá datos de inflación que se han mantenido en secreto y detendrá los envíos de petróleo subsidiado a aliados comunistas, como Cuba. También podrían revisar acuerdos con China, uno de los principales prestamistas de Venezuela.
Los analistas sostienen que la clave para la estabilización de una de las peores crisis económicas en la historia del país es que el gobierno y la coalición de la oposición trabajen juntos y discutan soluciones.
"Sólo hay dos escenarios ahora: la guerra o la negociación", dijo Luis Vicente León, director de Datanálisis.
Sin embargo, los legisladores que salen podrían otorgar poderes de decreto a Maduro para eludir a la asamblea antes de salir en enero. La asamblea dominada por la oposición entrante podría entonces tratar de revertir la medida, pero el máximo tribunal de Venezuela podría entonces revertir la decisión de la asamblea nueva.
"Ésta será la carta ganadora del gobierno: básicamente cualquier cosa que cualquiera haga puede ser declarada inconstitucional por estos jueces del Tribunal Supremo", añadió el encuestador.
Capriles advierte que "si el gobierno no cambia, tendrá que ser cambiado". Eso podría ser o bien a través de un referendo revocatorio sobre el mandato de Maduro, o una enmienda constitucional para acortar el período presidencial, que debe concluir en 2019.