Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

La filtración de los ‘Panama Papers’ abre un nuevo capítulo en el drama de corrupción argentina

Los e-mails investigados revelan que el estudio Mossack Fonseca intentó destruir evidencias sobre operaciones con empresas fantasma de Lázaro Báez en Nevada

El objetivo de NML era incautar entre u$s 50 y u$s 60 millones que Báez supuestamente había transferido al exterior

El objetivo de NML era incautar entre u$s 50 y u$s 60 millones que Báez supuestamente había transferido al exterior

Los Panama Papers han puesto en un aprieto al nuevo presidente de Argentina Mauricio Macri –cuyo nombre aparece en los documentos filtrados–, pero también expusieron un problema mayor de supuesta corrupción en la segunda economía más grande de Sudamérica.

El escándalo reaviva las dudas sobre el proceder del gobierno de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, y plantea nuevas sobre con qué seriedad se toma la nueva administración la tarea de combatir la corrupción, una promesa central de su campaña electoral del año pasado.

Los e-mails enviados por los empleados de Mossack Fonseca–a a los que tuvo acceso el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación– sugieren que el estudio jurídico panameño intentó esconder o destruir evidencia de su control sobre una subsidiaria en Estados Unidos que estaba siendo investigada por un hedge fund de Nueva York que quería cobrar una deuda en default que mantenía con Argentina.

NML Capital, uno de los acreedores "holdouts" de Argentina que hace poco llegó a un acuerdo con el gobierno de Macri, estaba buscando información sobre MF Corporate Services (Nevada) Limited. Esa firma había armado 123 compañías fantasma para Lázaro Báez, un empresario argentino allegado a la pareja presidencial Kirchner.

El objetivo de NML era incautar entre u$s 50 y u$s 60 millones que Báez supuestamente había transferido al exterior a través de las empresas fantasma. El argumento era que él había obtenido ese dinero ilícitamente mediante contratos de obras públicas otorgados gracias a su vinculación con Fernández y Néstor Kirchner, su esposo y predecesor como presidente.

"Mossack Fonseca no fue a tope y abiertamente desafió al juez –dada la opción entre cooperar o desacatar al tribunal, los Kirchner habrían elegido esto último– pero cumplieron en lo mínimo e indispensable", comentó una persona con conocimiento de la causa.

Mossack Fonseca, según consta, trató de bloquear la citación negando que MF Nevada formara parte de su grupo. Sin embargo, la investigación del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación concluyó que era de total propiedad de Mossack Fonseca, que "tomó medidas para borrar los registros potencialmente perjudicales de los teléfonos y computadoras para proteger los datos de sus clientes y que no lleguen al sistema judicial de Estados Unidos".

Sara Montenegro, directora de asuntos legales de Mossack Fonseca, dijo que las acusaciones de FT de que la firma había destruido evidencia en Estados Unidos es "falsa". En una entrevista con Ramón Fonseca en la Ciudad de Panamá, ella aseguró que la compañía, al igual que muchas otras, tiene la política de destruir documentos simplemente por cuestiones de espacio.

Los holdouts acordaron renunciar a todo litigio contra Argentina a cambio de recibir el pago que pondrá fin a una larga disputa por la deuda, que depende del resultado de una audiencia en un tribunal de apelaciones de Nueva York el 13 de abril, la cual según los observadores será favorable para el país sudamericano.

Báez fue arrestado después de aterrizar en un jet privado en las afueras de Buenos Aires el martes y enfrenta un interrogatorio por las acusaciones de malversación y lavado de dinero. Báez fue acusado por el fiscal José María Campagnoli de lavado de dinero en representación de Néstor y Cristina Kirchner.

Este mes, una serie de altos funcionarios del anterior gobierno deberán presentarse en la Justicia por un número de políticas polémicas aplicadas durante la anterior era Kirchner, incluyendo proyectos turbios de obra pública. La semana pasada, un ex secretario de transporte de los Kirchner fue detenido por la compra de trenes viejos y en algunos casos obsoletos a España y Portugal, operación que se hizo a precios inflados.

Fernández misma será indagada la semana próxima en la primera de varias causas que se espera tendrá que enfrentar por la venta de dólar futuro por parte del banco central a un valor muy bajo, medida apuntada a estabilizar la moneda.

Macri convenció hasta a algunos miembros de la oposición de que él no cometió ningún ilícito desempeñándose como director sin ser accionista de compañías que pertenecían a su padre y que aparecen en los Panama Papers. Pero todavía tiene que convencer a los argentinos de que está totalmente abocado a combatir la corrupción.

"Resolver el programa de la corrupción y de la impunidad es uno de los mayores desafíos que tiene este gobierno", dijo Margarita Stolbizer, una influyente legisladora. Ella asegura que la solución está no sólo en investigar anteriores ilícitos, sino en establecer normas, procedimientos, estándares y regulaciones que impidan que se vuelvan a cometer.

Hasta ahora, los analistas sostienen que Macri ha tenido más éxito haciendo cambios en las políticas económica y de exterior que en su lucha contra la corrupción. Eso se da pese a que su triunfo en las elecciones del año pasado se debió en gran parte a que el pueblo rechazaba la corrupción que percibía en la anterior administración peronista.

Refiriéndose a la ola de intolerancia frente a la corrupción en Brasil que está poniendo en peligro el futuro de la presidenta Dilma Rousseff, Stolbizer señaló que lo mismo podría ocurrir en Argentina. "La gente se vuelve intolerante ante la corrupción cuando está mal de dinero. Si no, hay una gran tendencia a minimizar el problema", agregó.

Más notas de tu interés

Comentarios1
Carolina Herrera
Carolina Herrera 08/04/2016 03:30:26

Van a buscar cuentas de los Kirchner y ¡qué encuentran? las empresas offshore de macri y toda su banda. Por favor no sigan porque solo Dios sabe qué más podrían encontrar del dios de "la alegría".