Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

La estancada Venezuela de Maduro está al borde del default

El país se queda sin opciones para enfrentar la inminente crisis de la deuda. El rumor de que el equipo económico bregaba por dejar de pagar derrumbó los bonos

La estancada Venezuela de Maduro está al borde del default

Algunos aseguran que Hugo Chávez tenía la capacidad de usar su carisma y la inmensa riqueza petrolera de Venezuela para alentar a los miembros de la OPEP a que eleven o estabilicen los precios del crudo. Pero tal como dice un refrán común en Caracas, Nicolás Maduro –el sucesor que eligió el fallecido líder socialista– no es Chávez.


Este mes el gobierno de Venezuela intentó pero no logró conseguir el apoyo de las naciones productoras de petróleo para convencer a Arabia Saudita de que baje su producción para apuntalar el precio del petróleo venezolano.


Esa parálisis diplomática se parece al estancamiento político que sufre el país, donde Maduro preside una economía destrozada. El miércoles los bonos venezolanos cayeron por tercer día consecutivo por el temor a que el país esté cerca de un default y porque circuló la información de que los miembros del equipo económico del gobierno habían debatido dejar de pagar la deuda exterior.


"Ya estamos en el abismo y no tengo dudas de que el gobierno caerá", dijo Felipe Pérez Martí, que fue ministro de Planificación en el gobierno de Chávez. Si eso ocurriera, Maduro se convertiría en el primer líder político nacional en caer como resultado del derrumbe de los precios del petróleo, que está provocando una escasez masiva de alimentos y una creciente expectativa de que Venezuela este año incumplirá el pago de u$s 10.000 millones en costos del servicio de la deuda.


Francisco Rodríguez de Bank of America sostiene que el cambio de régimen podría llegar antes que un default. "Venezuela podría dejar de pagar el salario de Maduro y sin embargo seguir pagando a los tenedores de bonos".
Si los precios del petróleo venezolano se mantienen en los actuales niveles cercanos a u$s 25 el barril, los ingresos por exportaciones del país caerán a u$s 22.000 millones, según cálculos de BofA. Menos los pagos de bonos, esa cifra quedaría en cerca de u$s 12.000 millones para saldar importaciones, menos de una tercera parte de la factura del año pasado. Además, Venezuela tiene que cancelar préstamos por u$s 6200 millones que obtuvo de China.


A menos que se haga algo, advierte Rodríguez, la escasez de productos de primera necesidad empeorará drásticamente y aumentarán las "grandes tensiones sociales". En el último golpe que sufrieron los consumidores, los centros comerciales empezaron a reducir el horario de atención debido al racionamiento de electricidad.
Este mes Venezuela debe hacer un pago de bonos de u$s 2400 millones. El gobierno viene saqueando sus reservas de divisas, que ahora se ubican en u$s 15.400 millones. Es casi la mitad de las argentinas, que ya está en default pero parece estar intentando volver a la normalidad económica.


Maduro niega los rumores de default y asegura que se trata de una campaña de difamación en medio de la "guerra económica" que tiene el país con sus enemigos, en gran parte EE.UU. Si bien otros productores de petróleo como Azerbaiyán, Nigeria y Surinam recurrieron al Fondo Monetario Internacional y al Banco Mundial en busca de ayuda, Jesús Faría, el nuevo ministro de Comercio Exterior e Inversiones, "negó absolutamente" ese curso de acción. "Nosotros no adoptamos medidas neoliberales . . . ni siquiera en la situación más extrema", agregó.


La situación de Venezuela ya es extrema. Le debe millones a tamberos uruguayos, a la ONU, que exige sus aportes anuales, y hasta a su único piloto de Fórmula Uno, que no puede correr porque la petrolera estatal PDVSA no pagó su auspicio.


Lorenzo Mendoza, CEO de Polar, la compañía privada más grande de Venezuela y productora de alimentos y bebidas, pidió al gobierno que deje de pelearse con el sector privado y busque ayuda financiera internacional para evitar el derrumbe total del abastecimiento de alimentos.


Maduro enojado le respondió: "Si no puedes con tus empresas, entrégale las empresas al pueblo que el pueblo sí puede‘. Y lo tildó de "ladrón", "oligarca" y "traidor a la patria‘. Mientras tanto, las filas de venezolanos son cada vez más largas.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar