Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

La era de los petrodólares terminó y barrió con viejas certezas

Aún tiene sus devotos la idea de, que por tratarse de un recurso finito, el petróleo está "condenado" a subir. Pero la evidencia apunta a un cambio estructural que va a mantener los precios relativamente bajos

Vladimir Putin, el presidente ruso, está siendo obligado a considerar una venta de liquidación de los bienes del Estado, incluso mientras intensifica los bombardeos a las fuerzas de la oposición en Siria. En medio de una guerra de palabras con Irán, Arabia Saudita está planeando su debut en los mercados internacionales de bonos. Nigeria ha iniciado conversaciones para un rescate del Banco Mundial. Venezuela está al borde de la quiebra. Bienvenido al mundo del petróleo a u$s 30.
Las conversaciones sobre el mercado del petróleo solían iniciar a partir de dos supuestos incuestionables: en primer lugar, que el petróleo barato era bueno para el crecimiento global, porque los países consumidores están más inclinados que los productores a gastar beneficios excepcionales. En segundo lugar, los disturbios en Medio Oriente alzarían aun más los precios por lo que el Occidente respaldaría a los autócratas árabes que mantienen los pozos de bombeo.
La sabiduría recibida se ha puesto patas arriba. La caída de u$s 100 el barril en 2014 debería haber causado que los países consumidores lanzaran sus sombreros al aire. Nada de eso. Europa, acosado por el estancamiento y abrumado por los refugiados, tiene otras cosas en su mente. Estados Unidos, ahora productor tanto como consumidor, se ha quedado atascado con un crecimiento anémico. China, la economía mas sedienta del mundo, tiene sus propios desafíos. Las bolsas mundiales han caído en tándem con el precio del petróleo.
La geopolítica es igualmente contraria a la intuición. Los precios han caído aun cuando los combates en Irak, Siria, Yemen y Libia se ha intensificado. Arabia Saudita, una vez el garante de un precio mínimo, ahora despliega una mayor producción como arma contra Irán. El acuerdo nuclear con Irán ha dejado a Occidente dividido entre la vieja lealtad a Riad y el encanto de distensión con Teherán.
La tercera ley de petróleo —que las caídas de precios son siempre las desviaciones cíclicas de un aumento inexorable— parece inestable. La evidencia acumulada apunta a un cambio estructural que va a mantener los precios relativamente bajos. Durante el siglo antes de la gran crisis de los precios de la década de 1970, el costo real de un barril de petróleo era de entre u$s 10 y u$s 40. Los economistas de Llewellyn Consulting en Londres tienen la convicción de que este rango de operación ofrece una plantilla aproximada para el futuro.
El choque de los 1970 reescribió las reglas de las relaciones internacionales. Medio Oriente se convirtió en un foco de atención geopolítico. A la Unión Soviética se le dio una nueva oportunidad de vida. Venezuela, Brasil, México y Nigeria estaban entre los benditos (o tal vez malditos) por el alza de los precios. Ahora, este paisaje cambia de forma permanente en una era del petróleo barato. Algunos productores tendrán mejores resultados que otros, pero el poder del petrodólar se ha ido.
Mi sensación es que los políticos occidentales todavía se aferran a la idea de que nada ha cambiado mucho. Los bajos precios serán disruptivos –peligrosamente en algunos lugares– pero temporales y por lo tanto es improbable que afecten el equilibrio geopolítico mucho. Los productores se espabilarán, los pozos de alto costo irán a la quiebra y el retorno del crecimiento global verá el aumento de los precios de nuevo. La doctrina del "pico del petróleo" –que un suministro finito de hidrocarburos con el tiempo siempre va a tirar los precios hacia arriba– tiene sus devotos.
Sin duda, habrá picos de precios, pero hay fuertes razones para suponer que las reglas han cambiado. Hace una década, EE.UU. era el mayor importador de petróleo del mundo. El gas y petróleo de esquisto ahora le aseguran de autosuficiencia energética durante la década de 2020. Los pozos de esquisto pueden ser tapados y destapados de forma relativamente barata, proporcionando un amortiguador en los mercados internacionales.
La OPEP se ha debilitado. Un recorte de 1% en la producción de petróleo debe hacer subir los precios en un 10% en el corto plazo, pero no hay un único proveedor que tenga la capacidad suficiente para aumentar los ingresos mediante la reducción de la producción. El resultado es un vacío donde todos lucharan por la cuota de mercado.
Las leyes ambientales y fuentes de energía alternativas conspiran contra los hidrocarburos. Uno no tiene que creer que los gobiernos cumplirán sus objetivos de cambio climático para pronosticar un cambio acelerado en las energías renovables y fuentes de energía alternativas, ya sea a través de los coches eléctricos o la energía solar. La eficiencia energética está presionando en la misma dirección.
Todo esto significa que los políticos deben pensar mucho más sobre la geopolítica.
No hay mucho que sea tranquilizador para un mundo ya descrito por sus inseguridades. Sean cuales sean los beneficios teóricos, la escala y la velocidad de la caída de los precios del petróleo ha añadido un nuevo giro a las fuerzas desestabilizadoras que conducen a la fragmentación y el conflicto.
Rusia, frente a poderosos vientos en contra económicos y demográficos, se debilitará aún más. Los acontecimientos en Siria sugieren que Putin puede ser aún más amenazante.
Los poderes declinantes pueden ser más peligrosos que los crecientes. La caída de los ingresos del Estado amenazan con socavar los avances logrados por Nigeria en la lucha contra la corrupción y la amenaza a la seguridad de Boko Haram. La última caída de los precios del petróleo fue uno de los factores desencadenantes de la guerra civil en Argelia.
El petróleo barato agudiza el enfrentamiento entre suníes y chiíes en el Golfo, podría socavar fatalmente el gobierno iraquí y se está debilitando a los kurdos que luchan contra ISIS. También puede acelerar la retirada de EE.UU. y Europa de la región. ¿Por qué participar si ellos no necesitan el petróleo?
Al igual que la Guerra Fría, la era del petrodólar impuso una previsibilidad en el mundo. Sería absurdo lamentar su paso, pero igual de imprudente hacer caso omiso de las consecuencias. Podemos descubrir muy pronto que el petróleo a US$30 viene con otro tipo de precio.