U$D

DOMINGO 19/05/2019

La dura postura comercial de Trump amenaza el signo positivo del mercado

El resultado de las conversaciones entre EE.UU. y China tendrá grandes implicancias no sólo para los mercados financieros, sino también para la economía global

La guerra comercial preocupa a los operadores del mercado

La guerra comercial preocupa a los operadores del mercado

Donald Trump agitó los mercados con su última amenaza de elevar los aranceles a China. La pregunta es si ésto es el comienzo de un renovado brote de turbulencia financiera, o sólo una pausa en la sólida tendencia alcista de 2019.

Después de algunas rápidas subas en los precios de las acciones este año, la amenaza que tuiteó el presidente de EE.UU. afirmando que elevaría 25% los aranceles sobre todas las importaciones chinas -y que establecería impuestos similares sobre u$s 325.000 millones en productos chinos hoy no gravados- fue un golpe para muchos inversores.

Los mercados norteamericanos ayer retrocedieron. El S&P 500 cayó 1,65% en Nueva York, mientras que el índice de volatilidad Vix, conocido a menudo como el "indicador del miedo" de Wall Street, trepó a su nivel más alto desde enero. Los mercados chinos cerraron levemente arriba ayer después de que habían perdido 6% el lunes.

"Éste es un riesgo eventual que está muy concentrado y es relevante", dijo Alessio de Longis, gestor de carteras en OppenheimerFunds. "La totalidad del repunte del mercado registrado en lo que va del año se debe a dos cosas: a la política del banco central más expansiva y a la creencia de que las tensiones comerciales están cediendo. Ahora, estamos quitando una de ellas".

Pese a esta última caída, desde principios de año el S&P 500 subió más de 15%, las acciones chinas ganaron 23%, los papeles europeos casi 13% y los mercados emergentes algo más de 10%. Dicho esto, fue hasta el último salto de la volatilidad el cuarto mejor arranque de año desde 1970 para el índice MSCI World, y el cuarto mejor desde 1929 para las acciones de Estados Unidos, según Goldman Sachs. Eso inquietó a los inversores, que temen que se produzca un giro en la tendencia.

"Los mercados estaban en sus picos históricos, por lo que había un cierto nivel de despreocupación por el comercio", dijo Tobias Levkovich, estratega jefe de acciones estadounidense en Citigroup. "Existe la sensación de que los mercados están vulnerables a algo".

Esa vulnerabilidad quedó a la vista desde que Trump amenazó con la suba de aranceles, pero los inversores aún esperan que este último shock proveniente de su administración termine siendo una mera pose antes del acuerdo comercial definitivo entre EE.UU. y China.

Los inversores esperan que si Washington y Beijing llegan a un acuerdo, eso podría ayudar a reencuazar la economía global. Si se desarma el acuerdo, corre riesgo el tibio resurgimiento que se observó recientemente. "Si podemos superar esta situación comercial, podríamos ver un regreso del crecimiento global sincronizado y aún baja inflación, lo que sería positivo para las acciones", señaló Sen

"Hay voluntad de ambas partes para llegar a una solución, y un entendimiento de que las sanciones recíprocas de 2018 no son útiles para ninguno", dijo Anik Sen, director global de acciones en PineBridge Investments.

El giro de Trump en la retórica se produce días antes de que los funcionarios norteamericanos reciban a decenas de delegados chinos en Washington para negociar los detalles finales de un acuerdo comercial. Esas conversaciones todavía están en pie, pero se dice que los funcionarios de Beijing están "furiosos" con las nuevas amenazas.

Sonal Desai, directora de inversiones para renta fija en Franklin Templeton, señaló que la escalada es claramente parte de la estrategia de negociación de la administración Trump. Por esa razón, ella espera que las tensiones comerciales aumentarán la volatilidad, pero sólo de a ratos. "Habrá períodos de mayor tensión, pero luego desaparecerá", afirmó.

El resultado de las conversaciones comerciales entre EE.UU. y China tiene enormes implicancias no sólo para los mercados financieros, sino también para la economía global en general.

El crecimiento recién se reactiva en la eurozona, donde en el primer trimestre la expansión fue de 0,4%, según estimaciones preliminares. Y en China, hay señales de que la última ronda de medidas de estímulo del gobierno está surtiendo efecto. La economía se expandió a una tasa anualizada de 6,4% entre enero y marzo, impulsada en parte por un repunte de la producción industrial.

Sin embargo, la incertidumbre comercial podría seguir persiguiendo a los mercados por más tiempo del que hoy anticipan los inversores, incluso en el caso de un resolución a este enfrentamiento entre las dos mayores economías del mundo.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés

Shopping