Lunes  20 de Mayo de 2019

La disputa comercial es sólo el inicio de un conflicto más amplio entre EE.UU. y China

La disputa comercial es sólo el inicio de un conflicto más amplio entre EE.UU. y China

Lo preocupante de la guerra comercial que inició EE.UU. contra China se debe a que es sólo el comienzo. Donald Trump está obsesionado con las balanzas comerciales y los aranceles. El presidente norteamericano añora los 50, década en la que la industria estadounidense era líder indiscutible. Sin embargo, para la creciente comunidad de halcones en Washington con respecto a China, el reajuste de los términos del comercio representa solamente un primer paso.

Mientras los negociadores intentaban, pero no lograban, un acuerdo comercial, Mike Pompeo, el secretario de Estado estadounidense, estaba de visita en Londres transmitiendo un mensaje quizás a Theresa May: si le permiten a la compañía china Huawei construir cualquiera de las redes de comunicaciones 5G británicas, pueden despedirse de la "relación especial" entre Reino Unido y EE.UU.

De regreso en Washington, Trump anunció nuevas medidas para básicamente prohibir que Huawei venda tecnología en el mercado estadounidense, y también es probable que le impida comprar semiconductores estadounidenses que son cruciales para su producción.

A casi 10.000 kilómetros de distancia, los barcos de guerra estadounidenses avanzaban por el mar de China Meridional. A la cabeza de una pequeña flota de embarcaciones japonesas, filipinas e indias, la marina estadounidense envió otro mensaje: mientras China convierta las islas en disputa en puestos militares para reclamar sus derechos a esas aguas, EE.UU. responderá con patrullajes más "libertad de navegación".

En Washington, algunos republicanos prominentes el senador texano Ted Cruz, su colega Marco Rubio de Florida y Newt Gingrich, el expresidente de la Cámara de Representantes se encuentran entre quienes advierten que China ha iniciado una nueva carrera armamentista.

Trump dijo que espera llegar a algún acuerdo con el presidente chino, Xi Jinping, cuando los dos se reúnan en la cumbre del G20. Los halcones de la política comercial con China ya abandonaron el tema de los aranceles. Ahora básicamente lo que quieren es desacoplar las economías de las dos naciones.

El presidente se inclinó en esa dirección fijando controles más estrictos sobre la inversión china en sectores vulnerables y nuevas restricciones para los chinos que quieran estudiar en las universidades de EE.UU. La respuesta de Trump ante las quejas de que los aranceles elevados están perjudicando a las empresas norteamericanas que operan plantas en China es clara: traigan la producción de vuelta a EE.UU. Si se desenredaran las cadenas de suministro estadounidenses y chinas se recuperaría la independencia nacional.

Hasta hace poco, a China se la consideraba un competidor económico que no seguía las reglas del juego. China burlaba al sistema manipulando las normas de comercio y de inversión forzando la transferencia de tecnología de los socios occidentales y robando propiedad intelectual. En EE.UU., el enojo frente a esas prácticas lo comparten tanto los demócratas como los republicanos. Los europeos han expresado la misma irritación por las restrictivas condiciones de inversión y las asimétricas normas comerciales impuestas por China.

Sin embargo, la pelea comercial está siendo incorporada dentro de una mucho más alarmante. La economía se ha fusionado con la geopolítica. China, según la Casa Blanca, no es sólo un competidor económico peligroso, sino una inminente amenaza existencial. Beijing tal vez no tenga las mismas ambiciones ideológicas que la Unión Soviética, pero sí amenaza la supremacía de EE.UU. Se necesita más que una igualdad de condiciones en el comercio para enfrentar este desafío.

El giro se observó en la Estrategia de Seguridad Nacional de Trump y en la Estrategia de Defensa Nacional producida por el Pentágono. "China está utilizando incentivos y sanciones económicas, operaciones de influencia e implícitas amenazas militares para convencer a otros estados de que tomen en cuenta su agenda política y de seguridad", indica el documento. En cuanto al mar de China Meridional: "China ha montado una rápida campaña de modernización militar apuntada a limitar el acceso de EE.UU. a la región y darle a China mayor libertad allí".

Asimismo, la Estrategia de Defensa Nacional del Pentágono busca disipar cualquier duda. "Durante décadas, la política estadounidense se basó en la creencia de que el apoyo al ascenso de China y a su integración al orden internacional de la posguerra liberalizaría a China. Contrariamente a nuestras esperanzas, China expandió su poder a expensas de la soberanía de los demás. China está construyendo el ejército más capaz y mejor financiado del mundo, después del nuestro". El objetivo, indicó el Pentágono, es "la hegemonía regional del Indo-Pacífico en el corto plazo y el desplazamiento de EE.UU. para lograr la supremacía mundial en el futuro".

La ironía es que el foco que hace Trump en los detalles del comercio durante 11 rondas de conversaciones entre Washington y Beijing, y su costumbre de elogiar a Xi, oculta este cambio en la política estadounidense.

Nada provoca neuralgia en EE.UU. como la tecnología. Más allá del impacto temporario que le produjo haber perdido la carrera espacial ante la Unión Soviética durante la década de 1950, EE.UU. siempre confió en su primacía tecnológica.

Ya no es así. Durante una reciente reunión , políticos y expertos estadounidenses expresaron el temor a que China les esté ganando de mano en lo que se refiere al uso de la tecnología digital 5G y de las aplicaciones de inteligencia artificial para sus operaciones militares.

El peligro de esto es evidente. Tratar a China como un innegable enemigo es una forma segura de persuadir a Beijing de que debería comportarse como tal. La desconfianza engendra desconfianza, lo que a su vez podría provocar un conflicto abierto.

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,869654,500058,0000
DÓLAR BLUE0,000061,000061,5000
DÓLAR CDO C/LIQ-0,5821-70,4323
EURO0,053761,874861,9193
REAL0,082013,782813,7938
BITCOIN0,152610.313,560010.321,4700
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS0,000060,5000
C.MONEY PRIV 1RA 1D-8,108168,0000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-7,894770,0000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000059,5000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)8,8462141,50130,00
CUPÓN PBI EN PESOS0,00001,701,70
DISC USD NY-3,125069,7572,00
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL1,410030.136,2800
BOVESPA0,1700103.501,1800
DOW JONES-0,520027.219,5200
S&P 500 INDEX-0,31363.007,3900
NASDAQ-0,28008.176,7130
FTSE 1000,14007.139,7600
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO0,0556330,4178330,2341
TRIGO CHICAGO1,0341179,4930177,6558
MAIZ CHICAGO1,6271147,5335145,1713
SOJA ROSARIO0,0000241,5000241,5000
PETROLEO BRENT13,118668,120060,2200
PETROLEO WTI12,798561,870054,8500
ORO0,65061.500,60001.490,9000