Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La corrupción, su punto débil

La gran debilidad política de Mariano Rajoy es la repugnancia popular ante la corrupción que tanto ha nutrido a partidos como Ciudadanos y Podemos. Desde principios de 2013, cuando el PP fue golpeado por revelaciones sobre la existencia de un fondo para sobornos, los escándalos de corrupción provocaron una ola de renuncias y arrestos, como así también el enojo de la gente hacia los altos dirigentes del partido. Como líder del partido durante ese período, Rajoy recibió críticas desde todas partes.
Pero Rajoy se defiende: "Mi partido no es corrupto. Hubo personas que hicieron cosas que no debieron hacer. Pero ya fueron todas fueron obligadas a irse".