Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

La banca de inversión europea pierde fuerza frente a sus rivales de EE.UU.

En el segundo trimestre de este año el desempeño de las entidades del viejo continente fue muy inferior. Los analistas creen que la tendencia se acentuará

Los bancos de inversión de Europa tuvieron un desempeño abruptamente inferior al de sus rivales norteamericanos en el segundo trimestre de este año. Se trata de la continuación de una tendencia pos crisis que permitió a las entidades estadounidenses fortalecer su dominio en todo el mundo.
Los bancos europeos grandes sostienen que pueden contraatacar –al menos en algunas áreas– y que las condiciones del mercado no siempre favorecerán a los norteamericanos de la manera que ocurrió en el segundo trimestre. Sin embargo, los analistas, inversores y académicos son escépticos: ellos creen que los europeos cederán aún más terreno en los próximos trimestres. Esa es la opinión de los mismos bancos norteamericanos, algo que no sorprende.
Definitivamente, las últimas cifras son malas para Europa. Los cuatro grandes bancos de la región –Barclays, Credit Suisse, Deutsche Bank y UBS– sufrieron una caída de 17,5% en sus ingresos provenientes de banca de inversión y trading en el segundo trimestre de este año, comparado con 2015. Los cinco mayores bancos de inversión de Estados Unidos –Goldman Sachs, Morgan Stanley, JPMorgan, Bank of America, y Citigroup– incrementaron sus ingresos 3,4% pese a la elevada volatilidad, la agitación geopolítica,y el lento crecimiento económico y la letanía de otros vientos en contra mencionados por los CEOs durante sus anuncios de resultados.
"Todavía se están produciendo cambios en las participaciones del mercado, no creo que hayan terminado", dijo Andreas Nigg, director de Estrategias con Acciones y Commodites en Vontobel Asset Management en Zurich. "La razón realmente es la situación de capital . . Son dos mundos diferentes. Ellos [los bancos norteamericanos] están mucho mejor capitalizados. Los bancos europeos van a tener que tomar algunas decisiones duras", agregó.
Las decisiones de capital que ya han tomado los bancos europeos –reducir decenas de miles de millones de los balances de sus bancos de inversión para fortalecer sus ratios de capital– sin duda tienen que ver con su contracción, si bien los CEOs de los bancos a menudo tratan de restarle importancia al impacto sobre las ganancias que tienen los recortes de recursos, diciendo que simplemente están "optimizando" sus negocios.
Una de las peores áreas de los europeos son la asesoría, el negocio de ayudar a los clientes a hacer operaciones de fusiones y adquisiciones y otros proyectos corporativos. Los ingresos por asesoría en Credit Suisse, Deutsche y UBS cayeron 22% en el trimestre. Los ingresos en las cinco instituciones norteamericanas subieron casi 7% (Barclays no informa sus comisiones por asesoría).
"La intención [de los europeos] es probar y mantener esos negocios", dijo Guy Moszkowsk, analista de bancos en Autonomous con sede en Nueva York, agregando que una caída "sostenida" en el negocio de asesoría sería "preocupante"
El descenso más abrupto –casi 48%– fue en Deutsche Bank. Alasdair Warren, director de banca corporativa y de inversión en Europa, Medio Oriente y Africa, sostiene que la posición del banco en el segundo trimestre no es "para nada" su estado permanente. Según él, era "inevitable" que los cambios y el entorno externo influyeran en el personal del banco.
Deutsche Bank este año se quedó afuera de la lista de los diez bancos que más facturan en el área de Fusiones y Adquisiciones. La institución alemana era la sexta más grande en esa área en 2013, según muestran datos de Thomson Reuters.
Entre los cambios recientes se encuentra la partida del co-CEO Anshu Jaim, uno de los mejores generadores de negocios en el sector, un plan estratégico nuevo, y la designación de una nueva serie de gerentes entre ellos Warren, que dejó Goldman Sachs para incorporarse a la entidad alemana en noviembre.
Los bancos europeos también recibieron un golpe en las divisiones de ventas y trading, un negocio que en nueve bancos genera ingresos diez veces superiores a los de asesoría. En trading de renta fija, monedas y materias primas, las entidades europeas sufrieron disminuciones de 14% en sus ingresos, mientras que los bancos estadounidenses registraron un salto de 21%. En compraventa de acciones, las entidades europeas cayeron 28% mientras que los norteamericanos retrocedieron 5%. Brad Hintz, of NYU Stern, sostiene que el resultado del referéndum sobre el Brexit tuvo un "significativo" impacto en esos resultados.
Un área donde las instituciones europeas superaron a las norteamericanas fue en mercados de capitales. En acciones, los bancos norteamericanos tuvieron ingresos 45% inferiores, mientras que en los europeos la caída fue de 41%. En deuda, Estados Unidos descendió 1,5% y Europa subió 11%.
"Los mercados de capitales en acciones definitivamente fue intenso para Europa desde el punto de vista del volumen, dado que el mercado de salidas a Bolsa en Estados Unidos se movió increíblemente lento", dijo Christian Meissner, director de banca de inversión y corporativa en Bank of America.
"El mayor tema –que el mercado norteamericano es más atractivo en este momento dados los volúmenes, comisiones y estructura del mercado– no ha cambiado y, más bien al contrario, Brexit acelerará eso debido a la incertidumbre en Europa", afirmó.