Lunes  27 de Mayo de 2019

La ayuda al agro en EE.UU. no es buena idea

La ayuda al agro en EE.UU. no es buena idea

La agresión contra los socios comerciales también impacta sobre la economía local. Ésa es una lección de política comercial que la actual Casa Blanca ya debería haber aprendido.

Al presidente Donald Trump -a quien le gusta decir que los aranceles a las importaciones son un impuesto a las compañías chinas y no, a los importadores norteamericanos ni a los consumidores- parece que le sorprendió el impacto de la represalia que tomó China a raíz de los derechos aduaneros fijados por EE.UU.

Beijing es sumamente consciente de que los productores agropecuarios norteamericanos podrían quedar afuera de sus mercados externos. Los productos agrícolas estadounidenses, especialmente la soja, fueron uno de los primeros blancos de la acción recíproca china.

Si bien es bastante posible que el Congreso y los miembros de su administración le hayan advertido que eso sucedería, la respuesta de Trump es rescatar a los productores agropecuarios que hayan perdido mercados de exportación. Tras haber anunciado el año pasado una ronda de ayuda financiera por u$s 12.000 millones, el presidente ahora planea otra asistencia por u$s 16.000 millones.

Esa política tiene algunos puntos positivos. La forma que probablemente tome gran parte de la ayuda financiera "pagos directos" a los agricultores y no la compra de producción excedente en términos relativos no distorsiona el comercio y no llega, por poco, a ser una violación a las normas de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

De manera similar, Trump abandonó la idea inicial de comprar materias primas por miles de millones de dólares y enviarlas como ayuda alimenticia a países en desarrollo, un concepto que crea más problemas de los que resuelve.

Sin embargo, los inconvenientes que genera la ayuda financiera siguen siendo variados. No es nada justo que se elija un segmento de la economía en particular que se vio perjudicado por las políticas comerciales norteamericanas -especialmente un área que ya está fuertemente subsidiada-, y rescatarlo dejando afuera a productores de otros sectores.

Investigaciones de Financial Times muestran que gran parte de la primera ronda de ayuda financiera agrícola la recibieron agricultores adinerados, muchos de los cuales tienen gran experiencia en estructurar sus compañías para maximizar el cobro de subsidios federales. Preocupa poco en la Casa Blanca que haya decenas de millones de familias norteamericanas mucho menos solventes que van a pagar facturas más altas como resultado de los aranceles impuestos por EE.UU.

En términos más generales, es mala idea sobornar a determinados grupos locales para facilitar una guerra comercial global. No habría que recibir con buenos ojos ningún paliativo de corto plazo apuntado a ocultar el sufrimiento que provoca una mala política. Una cosa es amortiguar el perjuicio provocado por giros en el comercio vinculados con cambios en los costos o en la tecnología, como una mayor competencia de precios en el sector manufacturero proveniente de socios comerciales de bajo costo. Otra cosa es comprar el silencio de un pequeño y bien organizado grupo de productores para seguir adelante con una política comercial que intenta distorsionar el sistema mundial de comercio.

No queda claro si esta asistencia financiera ayudará a Trump políticamente. Hasta ahora a menudo da la impresión de que su popularidad en las zonas rurales y de pequeños pueblos depende del atractivo emocional que sientan los votantes, y no de cómo se aborde temas como el empleo y los ingresos. Definitivamente, la política comercial, en contraposición a otros asuntos, no parece perjudicar mucho a los republicanos en las elecciones de mitad de término que se realizarán en noviembre.

Los agricultores estadounidenses son altamente productivos y eficientes. necesitan mercados abiertos y mínima interferencia estatal. Quizas se justifique el recrudecimiento de la guerra comercial que inició la administración Trump contra China. Pero lanzar tal acción y luego compensar a las víctimas locales con dinero público es una mala idea.

Shopping

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,000076,500082,5000
DÓLAR BLUE1,6854177,0000181,0000
DÓLAR CDO C/LIQ0,0915-165,4649
EURO0,029991,268991,2961
REAL0,028913,833813,8378
BITCOIN2,048811.750,000011.755,9900
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS1,265830,0000
C.MONEY PRIV 1RA 1D-1,639330,0000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-1,515232,5000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000034,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)2,222292,0090,00
CUPÓN PBI EN PESOS-3,44831,681,74
DISC USD NY0,000061,1061,10
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL0,282049.024,0800
BOVESPA0,350098.309,1200
DOW JONES-1,440028.606,3100
S&P 500 INDEX-1,63303.483,8100
NASDAQ-1,650011.671,5550
FTSE 1001,10007.273,4700
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO0,4762387,6461385,8090
TRIGO CHICAGO0,2799230,3831229,7400
MAIZ CHICAGO0,6841159,3440158,2614
SOJA ROSARIO1,0886325,0000321,5000
PETROLEO BRENT-1,001642,500042,9300
PETROLEO WTI-0,097840,840040,8800
ORO0,01051.901,00001.900,8000

OpenGolf Newsletter

Anotate y recibí el resumen semanal del mundo del golf.

OpenGolf
Revista Infotechnology