Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La UE prepara medidas contra la reforma comercial de EE.UU.

Advierten que el plan de los republicanos "definitivamente no es compatible" con las normas de comercio mundial y podría provocar la mayor crisis en la historia de OMC

La Unión Europea (UE) y otros socios comerciales de Estados Unidos empezaron a preparar el terreno para presentar un recurso judicial a la propuesta fiscal norteamericana, una iniciativa que podría provocar la mayor crisis en la historia de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Las medidas coinciden con el intento de los legisladores republicanos de convencer al presidente Donald Trump de que apoye una profunda reforma del régimen impositivo corporativo de Norteamérica que incluiría nuevos "ajustes fronterizos".

Según la reforma, las importaciones estadounidenses estarían gravadas con nuevos impuestos. Si Norteamérica termina adoptando este mecanismo, representaría la mayor reforma del sistema fiscal corporativo a nivel global en casi un siglo, opinan los expertos. "Si alguien va contra nuestros intereses o contra la normativa internacional, utilizaremos los mecanismos de los que disponemos"‘, aseguró Jyrki Katainen, Comisario Europeo de Comercio.

En declaraciones a Financial Times, Katainen puntualizó que Europa quiere evitar una guerra comercial con EE.UU., porque tendría consecuencias desastrosas para la economía mundial.

No obstante, el Comisario dejó claro que Bruselas está dispuesta a actuar contra Norteamérica si el país decide levantar barreras comerciales de forma arbitraria. "Disponemos de mecanismos legales en el seno de la UE, pero también en la OMC, de la que formamos parte‘, añadió el Comisario.

Según Chad Bown, experto en comercio y miembro del Peterson Institute for International Economics, "los impuestos a las importaciones podrían dar lugar a represalias comerciales contra EE.UU. por u$s 385.000 millones al año".

Si EE.UU. ignora la normativa de la OMC, como ha amenazado Trump, podría ponerse en marcha un sistema internacional destinado a evitar guerras comerciales.

La propuesta del presidente estadounidense ya ha desencadenado una batalla a nivel nacional, que afecta a empresas norteamericanas con fuerte dependencia de las importaciones como Walmart y a grandes exportadores como General Electric.

No obstante, a la UE y otros socios comerciales de EE.UU. les preocupa también el impacto que las nuevas medidas tendrían en sus exportaciones. "En una primera evaluación, está claro que el nuevo régimen comercial en ningún caso sería compatible con la OMC"‘, asegura un alto cargo de la Organización, con sede en Ginebra.

Trump todavía tiene que aprobar la propuesta fiscal, presentada por Paul Ryan, el portavoz de la Cámara de Representantes, y por Kevin Brady, que preside el comité de impuestos de la Cámara. Pero destacados asesores lo elogiaron como forma de abordar lo que consideran un tratamiento injusto de la OMC de los impuestos.

Los críticos en EE.UU. denuncian las normas de la OMC que permiten a los países con regímenes fiscales basados en un IVA ofrecer reembolsos sobre las exportaciones mientras que los sistemas basados en ingresos no pueden hacer lo mismo. La reforma de los impuestos corporativos se encuentra aún en una fase inicial, y la propuesta sobre el gravamen fronterizo afronta serios obstáculos políticos. Entre los mayores se incluyen los republicanos del Senado, que han puesto como límite el cumplimiento de las normas de la OMC. Brady explicó que quiere asegurarse de que las reformas respeten las normas de comercio globales.

Pero las autoridades comerciales y los expertos afirman que probablemente eso sea difícil, ya que la propuesta de los republicanos afecta al flujo de caja de las compañías.

Las normas de la OMC permiten devoluciones fiscales cuando están vinculadas a productos, pero no a ingresos. La propuesta, señalaron autoridades y expertos, también parece violar dos principios básicos de la OMC: no se permite a los miembros discriminar las importaciones ni subvencionar sus exportaciones.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar