Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La OPEP busca retomar el control del precio del petróleo

Países productores y empresas necesitan mejorar sus ingresos para cortar con el financiamiento a través de emisiones de deuda. Quieren recuperar el manejo de la oferta

Los miembros de la OPEP se reúnen en Viena la próxima semana

Los miembros de la OPEP se reúnen en Viena la próxima semana

Mirar lo que hace la OPEP –para adivinar la dirección de los precios del petróleo– pasó de moda a principios de la última década. El acoso a los ministros de Petróleo cedió paso al análisis práctico de los barriles productores y movimientos de los buques cisterna. Ahora que Arabia Saudita está hace poco administrada por el príncipe heredero Mohammed bin Salman, los sabuesos de la OPEP han redescubierto la cacería.

Con razón; después de lo que pareció una pérdida del control en los últimos dos años, las acciones de la OPEP otra vez son relevantes.

Se espera bastante ruido en la reunión de la próxima semana en Viena. Las comercializadoras están a la caza de alguna pista sobre la dirección de la oferta. La OPEP produce un tercio del crudo mundial. Los precios subieron la semana pasada previendo el recorte de la producción acordado.

La producción de la OPEP este año aumentó a 34 millones de barriles por día, aproximadamente 2 millones más que el año pasado. Todos los caminos conducen a Arabia Saudita e Irán; estos dos países se deben poner de acuerdo sobre una disminución de la producción para que suban los precios. Otro comodín es la posibilidad de la incorporación de Rusia a la OPEP.

Dejemos de lado el argumento alcista de que existe poca capacidad productiva para satisfacer la demanda. Ignoremos que los precios del petróleo tienden a sufrir cuando el dólar sube. Arabia Saudita necesita los ingresos de exportación inmediatamente, pues su déficit presupuestario se infló y ahora representa una décima parte de su PBI, el mayor en dos décadas. Gran parte de la solución proyectada de u$s $100.000 millones para 2020 incluye la venta de bonos del Tesoro, como su compañía nacional de petróleo Saudi Aramco, y un mejor precio del crudo podría hacer más atractiva la venta.

Los sauditas no son los únicos que necesitan el flujo adicional de efectivo. Las compañías petroleras internacionales, como ExxonMobil y Shell, cuentan con un aumento de los precios del petróleo para generar el flujo de caja libre para cubrir dividendos sin vender activos. No muchas compañías petroleras –salvo Repsol y Galp– han logrado esto en los últimos años; el resto cubrió los vacíos con deuda.

Las pequeñas empresas de exploración, que luchan por financiarse con recursos propios, también han tenido que depender de los mercados de bonos, cubriéndose mediante la venta de petróleo a futuro. Pero el financiamiento mediante bonos parece más difícil que nunca. La emisión de bonos de petróleo y gas hasta septiembre sigue estando un 16% por debajo de los mismos períodos entre 2012 y 2014. El mercado de bonos bajista desde las elecciones presidenciales de EE.UU. tampoco ayuda.

Tras coquetear con la irrelevancia, la OPEP quiere controlar la oferta nuevamente. Si no, los precios se derrumbarán, al igual que su credibilidad.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar