Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Japón quiere atraer a más mujeres al mercado laboral

Japón hizo del aliento a las mujeres para que trabajen la pieza angular de su presupuesto para 2017 planteando una reforma radical de las deducciones fiscales para el cónyuge dependiente.
Con la promesa de resolver la escasez de mano de obra en la sociedad envejecida mediante un "cambio drástico" de actitudes sociales, el ministerio de finanzas aumentó el monto que un cónyuge dependiente puede recibir de 1,03 millones a 1,5 millones de yenes (u$s 12.750).

El cambio tiene por objeto estimular más horas de trabajo de personas que limitan deliberadamente sus ingresos anuales a 1,03 millones de yenes para que su cónyuge principal pueda reclamarlos como dependientes y recibir una generosa deducción impositiva.
Shinzo Abe, primer ministro, espera mantener el crecimiento de la economía fomentando una mayor participación en el mercado laboral. Pero el cambio también pone de manifiesto el hecho de que muchas de sus reformas "feministas" ayudan a que las mujeres ocupen puestos de trabajo a tiempo parcial mal pagos en lugar de hacer más fácil sostener una carrera.

Abe se apartó de las propuestas para desechar la deducción por dependientes. El cambio se sufragará retirando la deducción de los que ganan más de 12,2 millones de yenes, lo que resulta en un aumento significativo de impuestos en los hogares de mayores ingresos.

En lo que se considera un presupuesto fijo para el año fiscal que comienza en abril, los gastos previstos aumentarán un 0,9%, y se prevén pocos cambios en los ingresos.

La mayor parte del crecimiento del gasto es en seguridad social, destinado al envejecimiento poblacional, donde el presupuesto se eleva un 1,6%. Sin embargo, el gasto en defensa subió 1,4%, a 5,1 billones de yenes, por quinto aumento anual consecutivo.

El aumento destaca la determinación de Abe de fortalecer la seguridad nacional. El gasto en defensa es apenas 5,4% más alto que cuando Abe llegó al poder en 2012 y sigue siendo menos del 1% del PBI.

Entre las pocas sorpresas ocurridas durante el proceso de adquisición, se financiarán otros seis aviones F-35A Joint Strike Fighters a un costo de 88.000 yenes y otro submarino de la clase Soryu, a un precio de 73.000 yenes.

El presupuesto también asigna 11.500 yenes al desarrollo de nuevos misiles de superficie a nave y de aire a buque. Los misiles, que tendrían un alcance de unos 300 kilómetros, están diseñados para influir en la estrategia militar china en torno a las islas en disputa en el Mar de China Oriental.


En otras partes, el presupuesto pone de relieve la restricción fiscal de Japón, obteniendo ahorros de la seguridad social haciendo que los pensionistas más ricos paguen más y reduciendo el precio pagado por el medicamento Opdivo para ahorrar 19.600 millones de yenes.

Mediante una reforma a las deducciones fiscales de investigación y desarrollo se pretende recompensar a las empresas que aumentan los gastos de I+D en lugar de aquellas con niveles absolutos altos.

Pero hubo pocas señales de un cambio más amplio de un sistema tributario corporativo que todavía tendrá un alto índice global de 29,74%, a pesar de que los esfuerzos de reforma tributaria en Estados Unidos se aceleran tras la elección de Donald Trump como presidente.