Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Histórica caída del crudo dispara la polémica por el futuro del mercado

Especialistas debaten acerca de las posibilidades de recuperación del precio del petróleo. El cambio de la matriz energética y la recuperación de China son las claves

Histórica caída del crudo dispara la polémica por el futuro del mercado

El pésimo desempeño que ha mostrado el petróleo desde principios de este año continuó con el crudo Brent y la referencia estadounidense West Texas Intermediate (WTI) coqueteando con el barril a u$s 30. La preocupación por la economía de China junto con la producción norteamericana aún robusta y la mayor producción por parte de la OPEP, han llevado las cotizaciones a niveles nunca vistas en más de una década.


n Argumento pesimista, por Ed Morse, director global de investigación de commodities en Citigroup. "Se necesitaría una inusual serie de interrupciones de la oferta para que se modifique el actual comportamiento de los precios. En el corto plazo, el panorama del mercado de petróleo es bastante desolador. Después de un año en el que los inventarios probablemente aumentaron a un ritmo de 1,4 millones de barriles diarios, las reservas siguen subiendo. Eso se debe a que la demanda se mantiene débil en un escenario de economía global que crece más lento de lo previsto en medio de una menor demanda china de productos petroleros.


Del lado de la oferta, sigue siendo robusta la producción en los países no miembros de la OPEP, que desde 2010 son los responsables de la mayor parte del aumento de la oferta. Sigue creciendo en Canadá y Brasil, y apenas bajó en Estados Unidos. Entre los países de la OPEP, Arabia Saudita decidió apuntalar en el largo plazo su participación de mercado aunque haya más competencia; la producción iraquí está subiendo e Irán está a punto de volver a ingresar a los mercados porque en cualquier momento le levantarían las sanciones.


A medida que sigan subiendo los stocks globales de crudo y productos petroleros, la industria energética parece estar quedándose sin capacidad de almacenamiento, lo que probablemente debilite aún más los precios del petróleo colocándolos quizás cerca de los u$s 20.


No es que el mercado petrolero mundial eventualmente no volverá a equilibrarse, sino que para que eso suceda las condiciones tendrían que ser drásticamente diferentes a las actuales. Los precios altos de principios del S.XXI dispararon la explotación de arenas bituminosas, aguas profundas y shale. Cada una de estas bases de recursos terminaron siendo increíblemente caras y las nuevas tecnologías y menores costos de los servicios dieron paso a un período de seria deflación de costos que probablemente no ceda en lo inmediato.


Del lado de la demanda, la intensidad energética global en general y la intensidad del petróleo en particular están cayendo con rapidez en cuanto a la participación del PBI. El petróleo está perdiendo velozmente su monopolio como combustible para transporte en un mundo más sensible desde el punto de vista ambiental.


n Argumento optimista, por Paul Horsnell, director de investigaciones de commodities en Standard Chartered.
"El mercado no está cotizando sobre la base de ningún fundamental, por lo que no hay ningún piso sólido en el corto plazo. Podría llegar a los u$s 10 el barril. Eso sería demasiado absurdo para cualquiera. Pero hay un colchón muy bajo de capacidad sustentable disponible –cerca de 1%– y un elevado nivel de interrupciones del suministro inesperadas, de las cuales Libia representa la mayor parte.


Arabia Saudita podría equilibrar el mercado de inmediato, pero no quiere hacerlo sin una alianza de la OPEP con los productores no miembros del cártel. En ausencia de eso, la oferta no proveniente de la OPEP tendrá que reequilibrar el mercado, el cual nosotros esperamos que se contraiga en más de 1 millón b/d en 2016, siendo la mayor parte de eso petróleo shale estadounidense. La producción norteamericana de crudo ya se redujo en más de 500.000 b/d de su pico de abril 2015 y debería ayudar a que el mercado se equilibre este abril, y luego registre un déficit en la segunda mitad del año.


Pero la reducción de la producción convencional de los países no miembros de la OPEP implica que va a llevar muchos años volver atrás. Ésta es una contracción mayor a lo habitual, y requerirá de un auge superior al habitual cuando a partir de 2017 se sienta en su totalidad el legado de u$s 300.000 millones de recortes de inversión.


La velocidad de la caída de la producción norteamericana podría sorprender a todos, al igual que el tiempo que le llevaría al shale norteamericano recuperar el anterior pico de producción. También creemos que la relativa falta de producción adicional de petróleo de la OPEP será una sorpresa. En el frente geopolítico, el mercado no cree que la oferta pueda caer y subir, y se sorprendería con cualquier interrupción significativa de la oferta.


Hace un año, las expectativas para la demanda china de petróleo eran muy pesimistas, con la mayoría de las estimaciones mencionando una fuerte desaceleración en 2015, a 2%. El crecimiento real fue superior a 6%. Nosotros esperamos que el aumento de la demanda china de petróleo será otra vez superior.