U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Grupos de EE.UU. de shale oil festejan la autofinanciación

El giro hacia la autosustentabilidad elimina una de las principales inquietudes de los inversores. Suben las acciones del sector, que venían rezagadas

Grupos de EE.UU. de shale oil festejan la autofinanciación

La revolución del shale oil en Estados Unidos ha marcado un hito fundamental: las principales compañías del sector por primera vez generan suficiente dinero para cubrir el costo que implica explotar los pozos nuevos.

Desde que empezó el auge del shale oil hace una década, las compañías de exploración y producción necesitaban constantemente recibir flujos de capitales para solventar la perforación de pozos nuevos. Sin embargo, ahora gracias al alza de los precios del crudo, muchas lograron financiarse por sí mismas.

Los principales productores, que empezaron a cubrir su gasto de capital con sus flujos de caja operativos recién en el último trimestre del año pasado, ahora generan un flujo libre significativo, según la compañía de investigación Wood Mackenzie. 

"Para muchas de estas compañías, es dinero caído del cielo", aseguró Andrew McConn de Wood Mackenzie, que también afirmó que las compañías de shale oil más grandes de Estados Unidos necesitaban que el crudo tuviera un precio cercano a u$s 53 el barril para estar en condiciones de generar un flujo de fondos libre. El crudo norteamericano de referencia cotizaba a u$s 68 el barril el viernes.

El giro hacia la autosustentabilidad elimina una de las principales inquietudes que transmitían los inversores. Con la suba de los precios del crudo desde junio del año pasado, las acciones de las compañías de exploración norteamericanas, que normalmente siguen la evolución de la materia prima, quedaron rezagadas.

Sin embargo, este mes empezaron a subir. Desde principios de abril, las acciones de EOG Resources y Continental Resources subieron 11% y en el caso de Pioneer Natural Resources el alza fue de 17%.

Desde que se perforaron los primeros pozos de shale oil en Estados Unidos en 2008-09, el gasto de capital del sector superaba la generación de capital proveniente de las operaciones; y los productores sólo podían mantenerse en el negocio si conseguían financiación por cientos de miles de millones de dólares mediante ventas de bonos y acciones y tomando préstamos bancarios.

Desde 2008 hasta 2017, las compañías estadounidenses de exploración y producción recaudaron u$s 293.000 milones en ventas de bonos, según Dealogic.

Otro factor que ayudó a los productores a salir adelante es la constante inversión en técnicas de perforación horizontal y fracking (fracturación hidráulica), lo que les permitió disminuir drásticamente los costos.

Scott Sheffield, presidente del directorio de Pioneer Natural Resources, señaló que sus pozos de la Cuenca Pérmica de Texas y Nuevo México ahora son 300% más productivos que hace cuatro años, lo que reduce el precio del petróleo necesario para que la compañía genere ganancias.

"En 2014 nuestro precio de equilibrio en la Cuenca Pérmica era de entre u$s 55 y 60 el barril", dijo durante la Columbia Global Energy Summit la semana pasada. "Nunca pensé que en la Cuenca Pérmica se pudiera bajar el precio de equilibrio a veinte y pico de dólares. Y lo hicimos."

Las valuaciones de mercado en el sector estaban rezagadas debido a los temores a las fugas de liquidez y a los bajos retornos sobre el capital que registraba la industria. También preocupaba que la mayor producción norteamericana pudiera otra vez generar una superabundancia de crudo en los mercados mundiales y provocar una baja de precios tal como ocurrió en 2014.

Pero en los últimos meses, muchas compañías de shale oil venían diciendo que se focalizarían en mejorar sus retornos y no en el crecimiento a cualquier costo. Varias anunciaron mayores dividendos y recompras de acciones, incluyendo Anadarko Petroleum, Devon Energy y Hess. "Los inversores confían más en que el shale norteamericano no va a ser un tren descontrolado", dijo Trip Rodgers de BP Capital Fund Advisors, una firma de gestión de inversiones en energía.

Dadas las crecientes amenazas al abastecimiento global de petróleo, incluyendo la crisis en Venezuela, también mermó el miedo a otra caída de precios. "Muchos inversores todavía están aterrados por el derrumbe del petróleo de 2014 y 2015", dijo Max Gokhman, director de asignación de activos en Pacific Life Funds Advisors. "Están empezando a superar el miedo y vuelven a mirar los fundamentals, y los fundamentals son muy alentadores".

Más notas de tu interés

Comentarios1
Alejandro Fernandez
Alejandro Fernandez 24/04/2018 10:21:22

y ac? que opina el club de petroleros? andate aranguren.