Grandes petroleras enfrentan la fuerte caída del valor de sus activos

La pandemia aceleró el esperado cálculo mientras crece la posibilidad de que el impacto del virus en la demanda se extienda en el tiempo. Shell y BP ya hicieron anuncios

En anteriores crisis energéticas, los precios se desplomaban pero las empresas seguían confiando en sus inversiones en petróleo y gas. Esta vez podría ser diferente, dado que crece la posibilidad de que el impacto de la pandemia de coronavirus se extienda en el tiempo.

El foco de los ejecutivos está menos puesto en la respuesta a la crisis y más en la las perspectivas a largo plazo. Royal Dutch Shell advirtió esta semana que recortará en u$s 22.000 millones el valor de sus activos, una medida que le siguió al anuncio de BP de que hará lo mismo por hasta u$s 17.500 millones.

Las compañías -al menos en Europa- creen que la crisis acelerará la transición energética hacia los combustibles más limpios.

"Estas empresas decidieron que algunos de sus activos valen mucho menos que hace un año. De hecho, algunos de ellos no sólo valen mucho menos, sino que no valen nada", dijo Luke Parker de la consultora WoodMackenzie.

Más que un mero tecnicismo contable, agregó, los ajustes de los precios a mediano y largo plazo son una señal de agitación en el sector que le da otro golpe al argumento para invertir entre los productores de hidrocarburos.

"La demanda bien puede seguir creciendo y muchas empresas siguen persiguiendo una porción de ese crecimiento", afirmó Parker.

"Pero no se equivoquen, empresas como Shell y BP ya están entrando en sus últimos años de vida," agregó.

Los ejecutivos que durante años rechazaron la posibilidad de que queden "activos varados" están reconociendo públicamente el riesgo de que una parte de sus activos de petróleo, gas y refinería se vuelvan antieconómicos, y que queden sin extraer o quemar grandes reservas de hidrocarburos.

Los ambientalistas y los inversores activistas aseguran que ésta es la primera vez que los grandes actores del sector energético reconocen verdaderamente que sus empresas -pese a que la demanda de sus productos sigue siendo relativamente sólida- se encuentran en una espiral descendente.

Financial Times estimó a principios de este año que los activos inviables podían ascender a u$s 900.000 millones si los gobiernos intentaban agresivamente restringir a 1,5ºC el aumento de las temperaturas mundiales por encima de los niveles preindustriales.

Incluso antes de que los precios comenzaran a derrumbarse, a fines del año pasado las empresas energéticas ya estaban recortando pronósticos y planificando una reducción en los valores de sus activos.

Algunos escépticos sostienen que la última ronda de reducciones en los valores de los activos son sólo una parte de la contabilidad corporativa y una cuestión de conveniencia, ya que las empresas se enfrentan a una crisis financiera sin precedentes.

Las empresas europeas por ahora se adelantan a sus pares estadounidenses, aunque se esperan reducciones en los valores de los activos en todo el sector de shale.

Traducción: Mariana Oriolo

Tags relacionados